Staff
Cure White
pdt8806
Cure Elegance
Últimos temas
»  Kirakira! PreCure À La Mode, (es oficial)
Ayer a las 18:20 por Cure Elegance

» Glitter Force Dokidoki
Jue 10 Ago 2017, 05:41 por Cure Elegance

» Nueva temporada sobre precure all stars
Mar 08 Ago 2017, 16:30 por Cure Elegance

» precure all stars la leyenda del jardin infernal
Sáb 05 Ago 2017, 04:44 por mariae

» Happiness Charge Pretty Cure!
Jue 20 Jul 2017, 20:53 por pablot8806

» Actualizaciones del foro
Jue 13 Jul 2017, 12:30 por pablot8806

» Nuevos rangos!
Miér 12 Jul 2017, 11:59 por Cure Elegance

» Aviso de confirmaciones
Miér 12 Jul 2017, 11:55 por Cure Elegance

» Grupos del foro ♥
Miér 12 Jul 2017, 11:51 por Cure Elegance

Novedades
00.00
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

00.00
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

00.00
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

00.00
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
Disclaimer
Creative Commons LicenseFutari Wa PuriKyua/Pretty Cure es un anime del genero Magical Girl (Mahou Shojo) que fue creado por Daisuke Nishio y Komura Toshiaki. Pretty Cure All Stars DX Foro no esta relacionado con los autores de dicho anime,ni con las compañia de televisión Toei Animation. Todos los graficos utilizados en este foro son pura y exclusivamente propiedad de sus dueños,a menos que especifique lo contrario. Todos los Derechos Reservados a Pretty Cure All Stars DX Foro,2010-2016. All Right Reserved to Pretty Cure All Stars DX Forum,2010-2016.
Afiliados Elite
Afiliados Hermanos
0 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33
Crear foro

Alive! Pretty Cure

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

:dream: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Bunbee-san el Jue 12 Dic 2013, 18:03

Antes de decir una palabra sobre esto, LO SIENTO EN EL ALMA pero estoy absolutamente bloqueado con Zetsubou no monogatari. Sé lo que tiene que pasar y ya lo relaté una vez pero esto de que se borrara y tenerlo que volver a hacer me frustra muchísimo. NO tengo intención de abandonarlo, pero quizás deba despejarme un poco con algo nuevo como es esto. El caso es que he querido iniciar esto para no tener tan abandonada mi pasión por escribir sobre Pretty Cure Dios, qué triste suena eso.

Señoras y señores, tengo el placer de presentar mi nuevo fanfic: Alive! Pretty Cure. Hoy os traigo tan sólo un entrante, el prólogo. También os traigo el primer personaje dibujado, que pondré al final de este post. Iré poniendo los dibujos a medida que los personajes vayan apareciendo, que es lo más lógico, y os adelanto desde ya que los personajes principales están ya definidos; el único que es sólo un concepto pero que no tiene una forma asignada es el jefe final. Mi intención es dedicar tanta atención a los villanos como a las chicas, pero vamos a ver en qué deriva. Um... creo que nada más, espero que tenga una buena acogida, no sé cómo sentará que empiece otro teniendo el otro abierto, es como si Elegance se atascara con KPC y empezara un proyecto nuevo, quizás no sea muy profesional por mi parte. El caso es que espero que no seáis muy crueles con mis dibujos, ya que están muy limitados por mi capacidad.

.............................................................................................................................................................................

PRÓLOGO

Una vez, hace mucho tiempo, vivió un gran árbol en un paraje inexplorado y aislado. Este árbol durante mucho tiempo produjo oxígeno para nutrir la vida de la Tierra, e incluso sirvió de vivienda para una gran cantidad de animales y plantas: ese gran árbol era la definición de vida. Sin embargo el tiempo pasó, y el árbol terminó por marchitarse y morir. Poco a poco los seres que lo habitaban partieron buscando  un nuevo hogar, abandonando el árbol hasta que se quedó solo. Poco le duró la soledad a lo que quedaba de aquel árbol majestuoso, ya que pronto encontró nuevos hospedadores, las setas, y éstas empezaron a convivir con él, consumiéndolo y haciéndolo cada vez más frágil. El lugar donde vivía, antaño rodeado por gran vegetación y agua, poco a poco se convirtió en un sitio oscuro y húmedo, hasta que quedó totalmente aislado de la superficie. A día de hoy este árbol aún sigue descomponiéndose por las setas y bacterias que un día lo invadieron. De todos ellos, la seta más antigua que lo colonizó fue uno de los protagonistas de nuestra historia, que entonces dominaba sus entrañas. Era una seta tan antigua que había desarrollado la capacidad de moverse, e incluso de pensar. Su nombre era Copelandia (コッペランディア). Copelandia era una seta alta y delgaducha, tan vieja que su cuerpo se había empezado a cubrir por moho. Su sombrero estaba cubierto por manchas rojas, su velo aún no se había desprendido de su cuerpo y sus hifas habían evolucionado hasta tal punto que ahora funcionaban como tentáculos, lo que le permitía a Copelandia moverse. Usaba un viejo y arqueado bastón para apoyarse, y lo sujetaba con unas manos decrépitas y frágiles, con unas uñas largas, irregulares y desagradables. La expresión de su rostro era siempre la misma, y en ella se podía ver cómo el peso de la vida lo hacía parecer indiferente a todo cuanto le rodeaba. Copelandia era consciente de que su vida estaba cercana a su fin.

En una ocasión, Copelandia se hallaba enterrado en una enorme rama de aquel gran árbol cuando sintió que algo se aproximaba. En ese momento pensó que no recordaba la última vez que alguien entraba en ese lugar. De repente alguien cayó de la oscuridad que se hallaba encima del árbol, de rodillas y en frente de Copelandia, y éste enseguida se levantó de su letargo y avanzó unos pasos hacia su invasor.

-¿Quién? –La voz de Copelandia era frágil y difícilmente audible. Se produjo un silencio entre ambos mientras aquella sombra se incorporaba y encaraba a la arcana seta.

-Mis disculpas por invadir su terreno, anciano, pero en nombre de Chimaera-sama necesitamos este lugar para cumplir nuestra misión. Le pido amablemente que no oponga resistencia –La voz que habló pertenecía a una mujer, era una voz firme y decidida. Copelandia se mantuvo en silencio unos segundos.

-¿Qué objetivo? ¿Quiénes sois?

-Pertenecemos a un lugar llamado Mystic Forest (ミスティックフォレスト). Estamos aquí porque nuestro deseo es despertar al gran Chimaera-sama y para ello necesitamos ciertos objetos que se encuentran aquí. Estoy segura de que si ayuda a conseguir nuestro objetivo él será generoso con usted –La mujer paró unos segundos para acercarse un poco más a Copelandia mientras miraba a su alrededor -. Veo que esto está lleno de setas. Estoy segura de que cuando Chimaera-sama destruya este planeta, todas estas setas podrán adueñarse de todo cuanto quede en él –La mujer paró y él desvió la mirada, pensativo.

-Entendido –la seta se dio la vuelta y empezó a retirarse, para sorpresa de aquella mujer. Había pensado que iba a ser difícil convencer a aquel individuo, incluso pensó que tendría que recurrir a la fuerza, pero no parecía importarle lo más mínimo. Mientras Copelandia se retiraba, paró a medio camino -. ¿Cuál es tu nombre, muchacha?

-Puede llamarme Discolor (ディスコロー).

-Copelandia –Dijo el anciano antes de la obvia pregunta -. La única condición que exijo es que no ataquéis a mis setas, Discolor-dono –y siguió andando hacia la oscuridad.

-Así será, Copelandia –inmediatamente después chasqueó los dedos y el árbol empezó a moverse. Gruesas lianas emergieron de él y se acomodaron formando una especie de trono improvisado, que daba la espalda hacia el tronco del árbol. Discolor avanzó hacia su trono y se sentó en él, cruzando las piernas y posando su cara en una de sus manos y sonrió -. He esperado tanto tiempo… por fin podré demostrar mi potencial. Chimaera-sama, sólo un poco más…

Y así fue como los guerreros procedentes de Mystic Forest entraron en la Tierra, dispuestos a cumplir con su objetivo.

.............................................................................................................................................................................

¿Corto, verdad? Me pondré con la historia principal lo antes posible. Supongo que es obvio qué dibujo pondré.

Dibujos:


avatar
Phoenix Mode
Cure Favorita :
Cure Lemonade

Fecha de inscripción :
16/01/2013

Localización :
Mystic Forest

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Cure Elegance el Sáb 14 Dic 2013, 09:15

Me siento terriblemente decepcionado y animado. Lo primero porque me da que ese serial no va a tener final concluso nunca (o al menos mientras yo siga aquí xD), lo segundo porque al menos tenemos un nuevo serial de chicas <3
Por cierto, ese supuesto nunca ocurrirá porque KPC es lo único que tengo relativo a Pretty Cure xD Bueno, tenía a los Star Guardians, pero eso eran personajes que incluía en revisiones de cada temporada como 'escolta' de las Cure y nunca llegué a hacer nada más que diseñarlos, así que...

Bueno, has comenzado con un prólogo basado en los villanos, así que mucho no tengo que decir. Es algo original, pocas temporadas (si no, ninguna) han comenzado así, pero por otra parte eso produce un llamamiento de atención más hacia los villanos que las chicas protagonistas, cosa que no me resulta  particularmente correcta. Está bien descrito todo, y me agrada el detalle de poner los nombres en kanji.  Me interesa ver de qué va la trama y quién es Chimaera-sama (aunque ya tengo una imagen predefinida de él), pero sobre todo, tengo ganas de ver la temática de la serie y las chicas... ¿Puede que el concepto muerte y vida?

Con respecto al dibujo... LOL Calamardo ahora es una seta
No por ser malo, te quedó guay el dibujo, pero es que en esa primera imagen fue lo primero que pensé xD  En el segundo se ve mucho mejor. Me gusta la idea y el diseño, así como su nombre (aunque en romanji sería mejor 'Copperandia' si acaso, porque con el 'landia' lo primero que pensé fue en un parque de atracciones de Coppe-sama =P). Buen concepto del personaje, también, como 'villano voluntario'. Espero un Gooyan II. ;3
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
Cure Elegance

Fecha de inscripción :
05/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por pablot8806 el Dom 15 Dic 2013, 23:24

bien bunbee me gusto la intro, vaya vos empezaste y yo apenas estoy en el rediseño de una de las cure, y pues tengo tantas ideas q no se cual tomar..espero q pongas mas pronto los cap de lo q lo hace elegance Razz
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
todas

Fecha de inscripción :
13/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Bunbee-san el Dom 22 Dic 2013, 16:25

Muy buenas a todos, hoy tampoco os voy a traer el primer capítulo (oooooh), pero sí vengo con el dibujo y los datos básicos de uno de los personajes principales: Masayoshi Rei.

Hablando de vuestro comentarios, antes de nada muchas gracias por comentar y valorar :)Además ¡muy bien Elegance, ese es el concepto de este fanfic! de todas formas supongo que no era difícil de averiguar XD y respecto a Copelandia... XDDD pues tienes toda la razón, no se me había ocurrido. Sin embargo existe una razón para no ponerle Kopperandia, y esa razón espero que averigües (y averigüéis) tú, aunque si me lo pedís lo digo y se acabó XD y lo del parque de atracciones me ha matado XD y no son kanjis, son katakana, pero vamos XD

Sin más preámbulos, el dibujo:
______________________________________________________________________________________________________________________



Masayoshi Rei (正義霊)

• 正義, “justice”
• 霊, "spirit" or “ghost”

• Edad: 16

• Color de los ojos: verdes

• Color del pelo: rubio oscuro

• Familia: PENDIENTE

• Cure: Cure Bios (キュアバイオス)

• Color de la Cure: verde y blanco

• Aficiones: Le gusta observar aves, ya que está en el club de ornitología de su instituto. Por eso mismo le encanta la naturaleza, no soporta ver que otros seres vivos sufren. Su mayor sueño es viajar por el mundo conociendo aves de todas partes.

• Personalidad: Es una chica muy energética, no para quieta. Aunque cuando se trata de hacer algo que le gusta no pierde la concentración. Tiene un temperamento algo fuerte, y muchas veces pierde el control discutiendo, lo que le hace sentirse mal consigo misma. Es una chica muy responsable, y le sienta mal que otras personas no lo sean. Es muy sincera con la gente, hasta el punto de no saber cuándo parar. Puede ser muy estricta.

• Objeto de transformación: Pegasus Mystic (ペガサスミスティック).

• Frase de transformación: Pretty Cure Wake up! /// プリキュアウェイクアップ! /// Purikyua weiku appu!

• Frase de presentación: ¡Sobrevive! ¡La defensora de la vida, Cure Bios! /// 生き残れ!生活の擁護者キュアバイオス! /// Ikinokore! Seikatsu no Yougo-sha, Cure Bios!

• Primer ataque: Pretty Cure Sylvan Beam! /// プリキュアシルヴァンビーム! /// Purikyua Shiruvan Biimu!

______________________________________________________________________________________________________________________

La información que está como "no disponible" será revelada en el primer capítulo, y tranquilos, ya está casi terminado. En cuanto al dibujo tengo que decir que para mí no está mal dentro de lo que cabe, esperaba que me fuera a salir peor, pero espero con nerviosismo vuestras críticas XD El objeto de ponerle Rei fue que su significado puede hacer alusión tanto a la vida (espíritu) como a la muerte (fantasma), y creo que materializa claramente el objetivo de este proyecto. Yo me niego a seguir estándares que se han tomado últimamente, como la Cure principal rosa y torpe, así que pondré unas tantas novedades, que puede que alguno no encuentre placenteras, no lo sé.

Y bueno, nada más, dentro de poco vendré con mas cositas, ahora que por fin estoy de vacaciones.


Última edición por Bunbee-san el Miér 01 Ene 2014, 23:38, editado 1 vez
avatar
Phoenix Mode
Cure Favorita :
Cure Lemonade

Fecha de inscripción :
16/01/2013

Localización :
Mystic Forest

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Cure Elegance el Lun 23 Dic 2013, 11:17

La verdad, teniendo ya un fanfic que se centre en los villanos, preferiría que éste se centrase en las chicas... Ya contaba con que tuvieses un buen subplot para los villanos, con lo que éstos quedasen como remarcables secundarios más que protagonistas, pero en fin, allá usté. Al menos innovador será, de eso no me quejo. xD

Creo que lo único que falla en el concepto son los ojos. Las proporciones son complicadas de lograr correctamente y demás así que procuro no fijarme, pero esos ojos son... bastante creepy. xD Por lo demás me parece bastante original el personaje en sí, no sólo por el look sino por las aficiones (aunque yo me la imagino con el pelo verde oscuro y los ojos morados) y su alter ego, con un nombre bastante... Científico. Con respecto al carácter, esperaré a verlo en el serial, dado que lo que se planea no siempre sale... Yo quería a hacer a Elegance sofisticada y educada pero accesible, estilo Alice, con algo de energía, pero al final me ha salido bastante payasa xD Le daré un cambio a mitad de temporada cuando se ponga la cosa más seria, supongo. No es el tema.

Vamos, que menos adelantos y más ir al grano e__e

P.D: Con kanji suelo referirme a cualquier silabario porque soy demasiado vago para escribir silabario pero no para escribir críticas de página y media.
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
Cure Elegance

Fecha de inscripción :
05/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Bunbee-san el Mar 24 Dic 2013, 14:34

La verdad es que tras leerte me puse a pensar "¿y si me estoy confundiendo por completo y no he captado el espíritu de las Pretty Cure?". Al fin y al cabo sigue siendo un anime para niños, y tengo la sensación de hacerlo mucho más serio y enrevesado de lo que es en verdad. Independientemente de ello traigo hoy el primer capítulo, porque también tienes razón en ello, es mejor empezar cuanto antes, y no sé si hacer como tú y hacer un tema para los dibujos, aunque los míos no serán fondos de escritorio ni cosas chulas XD Además me he notado mucho más amargado con la serie últimamente, ni siquiera me tomo en serio doki y sólo digo cosas malas, cuando, por ejemplo, me encantó cuando Regina enchufó al Jikochu con el láser en el 44 en plan "arriba, vago" XD

En fin, al lío. No pienso centrarme en los villanos, sólo dije que les daría protagonismo; para eso tengo chicas propias y objetos e historias, será como una temporada de Pretty Cure más o menos normal. En cuanto a los ojos... en los dibujos de hoy te darás cuenta de que se me dan FATAL. En cuanto lo dijiste me fijé y tienes toda la razón, voy a ver si puedo mejorar eso practicando. En el capítulo de hoy podrás ver más o menos la orientación de la chica, aunque no se centra tanto en su carácter ordinario sino más bien en el acontecimiento principal, que es, evidentemente, su transformación en Cure. El capítulo en sí de hecho creo que es corto, quizás debí meter más pre-combate, pero bueno, espero ir adquiriendo un ritmo apropiado. Oh y a mí me gusta la Elegance payasa, pero los cambios siempre le dan dinamismo a una historia por lo que está guay.

Sin más dilación, el capítulo primero:

______________________________________________________________________________________________________________________

¡Nace una nueva Cure! ¿¡Tengo que luchar contra esos tipos!?



-¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!!

-¡OH!

Rei acababa de salir al jardín y se había encontrado con sus mejores amigos reunidos alrededor de una enorme tarta de chocolate con dieciséis velas encima. Esos amigos eran tres: por un lado estaba Shouta, que era un chico más alto que ella, de pelo oscuro, normalmente tranquilo y soportaba con calma las locuras de sus otros tres compañeros de aventuras. Normalmente era la voz de la razón de cuanto hacían los cuatro juntos. Por otro lado están los hermanos mellizos Tsubasa y Tsubame, que sólo se diferenciaban en que uno era un chico y la otra una chica. Ambos eran más bajos que Rei y tenían un aspecto físico infantil, normalmente eran tomados por estudiantes de secundaria más que de preparatoria. Los hermanos eran tremendamente hiperactivos, y normalmente embaucaban a Rei con sus locuras y extravagancias. Por otra parte, Tsubasa era muy olvidadizo y llegaría tarde a todos sitios si no fuera por su hermana, cosa que Rei no veía muy bien pero Tsubame siempre estaba ahí para evitar conflictos. Los cuatro eran estudiantes del instituto de preparatoria Hiyama, que se ubicaba en la ciudad del mismo nombre. Era el único instituto de este estilo en la pequeña ciudad, por lo que abarcaba todo tipo de áreas educativas. Los cuatro eran alumnos del primer curso de la preparatoria para ciencias y, aunque los mellizos y Rei se conocían ya desde secundaria, Shouta se había mudado recientemente a la ciudad y los conocía desde hace relativamente poco, pero aun así Rei y los mellizos lo recibieron con gran entusiasmo. Además, los cuatro eran los miembros del club de ornitología del instituto gracias a su pasión por la naturaleza: los cuatro pasaban prácticamente el día juntos y es por eso que Shouta no tuvo grandes problemas en adaptarse al estilo de vida frenético de sus amigos, o al menos en gran parte. Sin embargo era un club costoso, necesitaban mucho dinero para poder viajar y comprar materiales, por lo que Rei trabajaba los fines de semana como dependienta para poder pagar parte de los gastos.

Antes de que pudiera reaccionar, los mellizos la cogieron cada uno de un brazo y la acercaron a la tarta, y la invitaron a soplar las velas.

-¡Vamos! ¿A qué esperas? ¡Sopla ya que tengo hambre! –decía Tsubasa con impaciencia.

-Cálmate, Tsubasa-kun, que la cumpleañera tiene que pedir un deseo –dijo Shouta mientras le revolvía el pelo, que era como su vicio secreto-no-tan-secreto que hacía con las personas de confianza.

-Tarta… –Tsubame parecía incluso más impaciente, pero menos ruidosa, lo que la hacía más peligrosa.

-Un deseo… –masculló Rei mientras se fijaba en que la tarta estaba algo deforme, lo más seguro es que la hubieran hecho los tres juntos. Rei supo que se empezaba a emocionar. Sopló las velas tras un instante y, mientras sus amigos aplaudían, se giró e intentó abarcarlos a los tres con un gran abrazo -. Gracias… –su voz parecía quebrada y los tres sonrieron.

-¡Ey! ¿Qué has pedido? –dijo rápidamente Tsubasa para romper el hielo.

-Es secreto –le respondió ella guiñándole un ojo, y Tsubasa le respondió con una cara de reproche -. ¿Y Toriyama-senpai? –preguntó tras darse cuenta de que alguien faltaba. Los tres se miraron incómodamente.

-La invitamos, pero nos dijo que estaría ocupada y no podría venir –Rei desvió la mirada y quedó con aire taciturno. Ante esto, Shouta se apresuró en cambiar de tema -. Venga, vamos a comer. Tsubame-san, ayúdame a cortar la tarta.

-Tarta… –Tsubame no parecía interesarse por nada más.

-Tranquilo, Shouta, ya te ayudo yo –dijo Rei con una sonrisa, con los ojos aún vidriosos.

-Gracias, Rei-san –Shouta le respondió con ternura. Mientras ayudaba a su compañero, Rei se sentía la chica más afortunada del mundo, rodeada de amigos estupendos y con un futuro brillante. Sin embargo Rei ignoraba por completo que su futuro no sería como ella esperaba, pero no por ello menos brillante. Todo sería cuestión de ella.

(...)

La fiesta de cumpleaños tenía lugar en casa de los mellizos, quienes eran hijos de una familia adinerada y sus padres les habían dejado celebrarla en uno de los inmensos jardines de aquella casa de estilo tradicional. La fiesta empezó por la mañana y estuvieron hasta bien entrada la tarde jugando, comiendo y hablando. Shouta fue quién pidió a una de las compañeras de Rei que la sustituyera ese día en la tienda. Al final del día y tras ayudar a limpiar el desastre, Rei y Shouta se despidieron de los mellizos y empezaron a andar juntos hacia sus casas. Rei cargaba una bolsa con unos cuántos peluches que le habían regalado los mellizos y unos nuevos prismáticos que le había regalado Shouta.

-Han debido costarte una fortuna –Rei se refería a los prismáticos, mirándolo a él.

-Hacía mucho que ahorraba para comprármelos para mí. Pero ahora los podemos compartir.

-Por supuesto –y los dos rieron. Tras unos metros en silencio, llegaron a un cruce en el que sus caminos se separaban.

-Bien Shouta, hasta mañana –Rei lo miraba, sonriente.

-No se te ocurra olvidarte de que hemos quedado mañana a las diez en el parque, ¿eh? –Shouta adoptó una postura seria de repente.

-¿Cuándo me he olvidado yo de algo? –dijo Rei medio ofendida. Entonces Shouta empezó a reír, confundiéndola.

-Ya vuelves a ser la Rei-san de siempre, es que estabas muy sensible –Rei se sonrojó y apartó la mirada.

-I-idiota… Adiós –Rei empezó a andar aceleradamente, dejándolo allí de pie.

-¡Rei-san, espera! –Rei paró en seco y esperó a que continuara. Shouta parecía nervioso. Tardó unos segundos en continuar.

-T-Ten cuidado –No dijo nada. Tardó un momento en responder con un “tú también” y prosiguió sin dirigirle la mirada. A medida que Rei se alejaba, Shouta la miraba como decepcionado. Cuando  la perdió de vista, sonrió y siguió su camino. Pensó entonces que ese había sido el mejor día de su vida.

(...)

Rei sonreía mientras andaba, ahora con un ritmo más moderado. Los pensamientos se aglomeraban en su cabeza, y cuando se calmaron un poco, se dio cuenta de que sonreía como una idiota y cambió su gesto. Pero no tardó en empezar a hacerlo de nuevo. Andaba tan embobada que no se dio cuenta de que había un anciano delante de ella y tropezó con él. Salió rápidamente de su mundo para ver a aquel hombre con barba prominente tumbado en el suelo, con gesto de dolor.

-¡Oh perdone, señor! ¿Se encuentra bien? –rápidamente se agachó para ayudarlo a levantarse.

-Ayayay… Tranquila señorita, no es nada grave –el hombre se agarró a ella y ambos empezaron a incorporarse.

-Lo siento mucho, de verdad, andaba totalmente distraída –la chica se inclinó en señal de arrepentimiento, en cuanto se aseguró que el anciano se hallaba de pie y sin rasguños.

-No te preocupes, en serio. Pero ten más cuidado la próxima vez.

-¡Sí! –Rei se veía aún preocupada, pero el anciano sonreía a pesar del choque.

-Bueno, señor, me tengo que ir. ¡Y lo siento otra vez! –La chica empezó a moverse despidiéndose moviendo la mano, pero el anciano la frenó.

-¡Señorita, espera! –el hombre se acercó a la chica con andares frágiles -. ¿Te conozco de algo?

-Mmm… creo que no, señor –Rei parecía confusa.

-Siento… siento que un aura especial te rodea –las palabras del anciano parecían confundir aún más a la chica. Mientras observaba al anciano, se dio cuenta rápidamente de lo tarde que se hacía.

-¡Ah! Lo siento, señor, pero tengo que irme, ¡que tenga un buen paseo! –el hombre hizo ademán de detenerla pero no hubo manera, se limitó a observarla mientras se alejaba. Aquel hombre no dejó de mirarla con gran interés y, cuando desapareció en el horizonte, prosiguió con su paseo.

Rei casi corría, sabía que se le hacía muy tarde y no quería preocupar a sus padres, a pesar de que se imaginaba que sabrían lo de la fiesta. La casa de los mellizos y la de Rei quedaba ciertamente lejos en comparación con el instituto o la tienda en la que trabajaba, por lo que Rei debía pasar por casi toda la ciudad cuando los visitaba. La noche ya había envuelto prácticamente toda la ciudad cuando Rei pasaba por un enorme descampado, y vio algo que hizo detenerla. Al principio pensó que sería una luciérnaga; cuando recordó que en esa época del año era imposible, le prestó más interés. Se acercó poco a poco a una luz verde, brillante, que flotaba en el aire, se movía de arriba abajo suavemente, como intentando hipnotizarla, y parecía haber funcionado. La chica perdió el miedo y se acercó con más rapidez, pero cuando extendió una mano para cogerla, ésta se empezó a desplazar. “Espera” le dijo mientras salió en su persecución, y la luz aceleró su vuelo. Rei se metió por toda clase de callejuelas persiguiendo la luz, como si fuera su deber protegerla. Algo dentro de ella le decía que no la debía dejar escapar. Finalmente ambos llegaron a una pequeña plaza con una fuente seca en medio, decorada con la estatua de una sirena y la luz se puso justo al lado de la fuente. Rei paró y observó que encima de la cabeza de la sirena se hallaba un objeto que también brillaba, pero cuyo brillo era mucho más tenue. Rei se acercó despacio y se detuvo justo enfrente de la luz que la había llevado hasta allí, extendió a mano y esta vez la luz se disipó y algo cayó en su mano: era una especie de lágrima de cristal, preciosa, verde como una esmeralda y perfectamente pulida. Estuvo unos segundos embobada con la piedrecita hasta que recordó aquel objeto, entonces guardó la lágrima en su chaqueta y se encaramó con destreza encima de la fuente para agarrarlo. Era una especie de reloj con un corazón que hacía de pantalla. En cuanto Rei agarró el reloj, unas preciosas alas blancas salieron de súbito del objeto, y la pantalla empezó a teñirse con un brillo verde pálido que parecía desprender un calor especial, lo que hizo que la chica se asustara y por poco dejara caer aquel curioso objeto. Rei bajó de la fuente y con suavidad, como con miedo de romperlo, se puso el reloj en su muñeca desnuda, y sonrió sin creerse lo que acababa de pasar. Cerca de la escena, una pequeña criatura, que había llegado cuando Rei agarró la lágrima, observó como la chica se ponía el reloj. Así que es ella… murmuró para sí mismo sin quitarle ojo de encima.

-¿No es un poco tarde para que una chica decente esté sola por las calles? –una voz chirriante sonó de repente en la pequeña plaza, distrayéndola de sus pensamientos.

-¡Si eres un pervertido, te advierto de que sé el karate suficiente como para que te arrepientas de por vida de lo que piensas hacer! –Rei miraba a todos sitios, con el ceño fruncido y su mano derecha sobre su reloj.

-Oh, querida, no tendrás esa suerte –algo cayó de uno de los techos de las casas que rodeaban la plaza. Era algo tan pesado que hizo un considerable agujero en el suelo, y empezó a andar unos pasos tras su aparatoso aterrizaje. Pronto se dejó ver un individuo pequeño y gordo que parecía un robot. Andaba torpemente, era increíble que una cosa tan pequeña, pesada y con extremidades tan diminutas pudiera desplazarse. Era de color azul claro, con un enorme taladro encima de su cabeza, casi tan grande como la mitad de su cuerpo. Sus pequeños brazos estaban protegidos por dos sendos escudos, con otro taladro al final de cada uno. Tenía una larga cola que movía con delicadeza y su cara tenía una expresión siniestra: tenía una sonrisa enorme, antinatural, con la que sólo dejaba ver sus dientes, y sus ojos estaban totalmente dilatados; todo ello daba una expresión fantasmagórica. Rei, en cuanto vio que aquello empezaba a avanzar hacia ella, cambió su expresión de lucha a una de terror, y empezó a retroceder.

-¿Q-Qué eres? ¡Aléjate!

-¡Por supuesto! Pero necesito que me des esa pequeña piedra que acabas de recoger –cuando aquella cosa hablaba, su boca no se movía, lo que atemorizaba aún más a la chica. Instintivamente se llevó su mano al bolsillo de la chaqueta, pero encaró a aquel ser.

-¡No pienso darte nada! –intentaba aparentar no estar asustada, pero no lo consiguió.

-¿Ah sí? Entonces tendré que quitártela por la fuerza –al oír esto, Rei empezó a correr, dejando aquel individuo atrás, girando su cabeza para ver que no la perseguía. Tomó el camino que pensó que la llevaría de vuelta al descampado y tras unos giros frenéticos lo consiguió. Cuando empezó a sonreír por su triunfo, no tardó en ver que esa cosa estaba esperándola allí mismo. Frenó tan de repente que casi se cae.

-¿Cómo has…?

-Vamos, niña, no me hagas perder la paciencia. ¡He dicho que me des esa lágrima! –esta vez gritó con el ceño fruncido, extendiendo una de sus pequeñas manos.

-¡Espera! –la chica oyó que una voz infantil salía de donde ella venía, y vio a un pequeño animal acercándose rápidamente.

-¿Un koala que habla? ¿Pero qué demonios pasa hoy en esta ciudad? –Rei parecía al borde de un ataque.

-¡No soy un koala! Pero no hay tiempo para explicaciones, ¡tienes que transformarte-kari!

-¿¡Que tengo qué!?

-¡Pulsa la pantalla con el pulgar y levanta el brazo, rápido-kari! –Rei, sin saber muy bien qué estaba pasando, hizo lo que la criatura le pedía, porque no tenía tiempo para pensar en nada. Aquel hombre-robot observaba aquel espectáculo con interés. Pero la chica, tras hacer lo que el animal le pidió, empezó a rodearse de una luz brillante y blanca, confundiendo a aquel ser.

-¡Pretty Cure, wake up (プリキュアウェイクアップ!)! Espera, ¿qué?

-¿Wake… up? –El animal dijo con aire confuso.

-¡Si no lo sabes tú, ya me dirás! –La pantalla en forma de corazón se llenó de un brillo verde y súbitamente la luz blanca que la rodeaba se reemplazó por este color. La chica bajó el brazo derecho y de su brazo izquierdo empezó a salir seda brillante que envolvió a la chica en un capullo. Después el capullos se rompió por el centro y del cuerpo brillante de la chica surgió una falda y su torso; después se rompió la parte de los brazos y surgieron sus guantes; luego se rompió la parte de sus piernas y surgieron sus botas; y lo restante del capullo se fusionó en un remolino para dar lugar a su largo abrigo. Su cabeza, aún brillante, se transformó de tal modo que su pelo, teñido de rubio, quedó recogido en una coleta, y como detalle final, un pin con un pequeño pollo surgió en la parte derecha de su pecho.

-¡Sobrevive! ¡La defensora de la vida, Cure Bios! (生き残れ!生活の擁護者キュアバイオス)! –estuvo un rato manteniendo la pose sin saber muy bien qué hacer. Tras unos segundos, miró al animal, confusa.

-¿Cure… Bios?

-Cure Bloom ya estaba cogido-kari.

-¿Qué?

-¿Qué?

-Jajajajaja –los dos miraron hacia adelante y vieron a aquel tipo acercarse lentamente -. ¿Qué se supone que eres, Miss Carnaval?

-¡Pues deberías mirarte a un espejo! ¿No son muy caros, sabes? –Aquel individuo cambió el dibujo de su boca curvándola y frunció el ceño de nuevo.

-¡No tienes ni idea de dónde te has metido, mocosa! Vamos, entrégame la lágrima antes de que te hagas daño, ¿o te crees que por disfrazarte podrás evitar que friegue el suelo contigo?

-¡Ja! Pues que sepas que… que… Oye Koala-kun, ¿y ahora qué?

-¡Que no soy un koala! Ejem, ¡Ahora eres la guerrera legendaria Cure Bios-kari! ¡Tienes la fuerza de un luchador de la justicia, podrás hacerle frente! ¡Vete a por él-kari!

-E-Entendido –Cure Bios observó a su rival fijamente. Ya había luchado antes contra gente normal, sabía qué debía hacer. La pregunta era si de verdad tenía ahora la capacidad de enfrentarse a ese engendro o si ese sería el final de Masayoshi Rei. Odiaba vivir con miedo y ser una cobarde, desde muy pequeña lo aprendió. Lo que es más, sabía que aunque no se enfrentara a ese tipo y le diera lo que buscaba, ya lo había visto y dudosamente dejaría que escapara sin más. Tras hallarse totalmente decidida, se lanzó corriendo hacia él.

-¡Pero qué ven mis ojos! ¿En serio pretendes atacarme? Jajaja está bien, dejaré que te rompas la mano tú solita –Cure Bios se halló entonces frente al individuo aquel y, con toda la fuerza que pudo, golpeó el centro de su cuerpo. La expresión de su rival cambió radicalmente, y éste retrocedió unos metros propulsado por la fuerza de la guerrera, dejándolos a ambos, atacante y rival, estupefactos. Una sonrisa se dibujó en cara de Bios rápidamente.

-¡Lo he hecho!

-¡Te dije que podías, guerrera legendaria-kari! –en la retaguardia se veía al pequeño individuo saltar de alegría.

-¿¡Qué!? –El hombre no tardó en incorporarse. Bios se lanzó de nuevo contra él pero esta vez la bloqueó con el escudo, y atacó con su taladro izquierdo al cuerpo de la guerrera. Bios reaccionó rápido y agarró este brazo, dando un salto y quedando en su espalda, atizándole una serie de golpes que lo desestabilizaron hasta caer de bruces. Cuando la chica fue a rematarlo, éste rodo rápidamente y salió del escenario, y se incorporó lo más rápidamente que pudo, totalmente fuera de sí.

-¿¡QUÉ SIGNIFICA ESTO!? Ahora te vas a enterar. ¡PRIONPIRE (プリオンパイア), It’s show time! –Aquel hombre alzó un brazo y de él surgió un objeto prismático, al que orbitaban tres pequeñas esferas azul, roja y amarilla a gran velocidad. Aquel objeto, que cambiaba de color vertiginosamente, cayó al suelo y se clavó en la tierra. Poco después empezó a temblar, las pequeñas esferas desaparecieron, su color se fijó en uno oscuro y en él apareció una cara siniestra con una boca roja sonriente con dos colmillos. Entonces se empezó a alzar mientras se construía bajo él una estructura que parecía ser su cuerpo. Era un cilindro largo, limitado por dos discos, uno superior sobre el que se posaba la extraña cabeza y salían dos brazos que acaban en pinza, otro más ancho del que salían cuatro patas acabadas en punta y unos colmillos bajo él. Cuando aquella estructura robótica se hubo construida, empezó a crecer de tamaño hasta adquirir uno varias veces mayor al de Cure Bios.

-Pupupu ¡Paia! –el grito de la criatura era estridente y profundo.

-O-oye ¿Do-dónde me has metido? –Cure Bios empezó a retroceder, todavía sin creer lo que acababa de pasar ante sus ojos.

-¡Cure Bios! Ese es tu enemigo, ¡Debes derrotarlo-kari! –aquel pequeño animal movía sus bracitos enérgicamente, mirándola con seriedad.

-¿Yo? ¿A esa cosa? ¿Pero acaso no has visto lo grande que es?

-¡Pero tú eres fuerte! ¿O acaso no viste cómo tienes la fuerza golpeando a Bderobi (デロービ)? Has sido elegida porque en tu corazón está la energía de la vida-kari. Sin ti la muerte se adueñará de todo y la esperanza desaparecerá. El mundo no se puede transformar en un lugar yermo y estoy seguro de que tú quieres despertarte cada día y ver que la vida ilumina tu alma. ¡Está en tus manos el destino de este mundo, Cure Bios, guerrera legendaria y protectora de la existencia-kari! –mientras el pequeño hablaba, Bios sintió cómo el valor volvía a fluir por sus venas. No sabía si todo eso lo decía sólo para que luchara o porque lo pensaba de verdad, pero una cosa era cierta: no pensaba dejar que esos tipos hicieran lo que quisieran en su ciudad, y menos si tenía el poder para impedirlo.

-Koala-kun… –dijo cuando terminó de hablar.

-¡Que no me llames así, jo! –y la chica rio ante la rabieta de la criatura.

-¿Qué, vais a seguir de cháchara o me vas a dar esa piedra de una vez? –La chica se puso en guardia tras escuchar a su enemigo.

-¿Bderobi-san, no es así? No pienso darte la piedra, y menos si me amenazas con ese bicho gigante.

-¿Oh, así que quieres luchar? ¿Por qué no me la das en lugar de dañarte innecesariamente? ¡Ni siquiera sabes qué es lo que tienes en tu poder!

-Puede que no comprenda su significado, pero sí sé que si alguien que no tiene ningún respeto por esta ciudad la quiere, lucharé con todas mis fuerzas para evitarlo.

-Bueno, he intentado solucionarlo sin violencia. Pero tengo que admitir que prefiero verte sufrir. ¡Prionpire, acaba con ella!

-¡Paiaaa! –el monstruo avanzó amenazante hacia Bios, mientras ésta lo esperaba en guardia. A cada paso que el monstruo avanzaba, la chica sentía cómo la adrenalina la consumía. Sentía que la espera se hacía eterna. Finalmente llegó el momento en el que la criatura asestó un golpe con uno de sus mecánicos brazos, y entonces ella rezó por que su salto fuera igual de prodigioso que su fuerza. Y así fue, Bios sintió cómo voló por encima del monstruo hasta situarse detrás de él, y al aterrizar se giró hacia el confuso monstruo y trató de desestabilizarlo rompiéndole una pata a puñetazos. El Prionpire se movía como si perdiera el equilibrio, pero cuando Bios sintió que conseguía su objetivo, el cuerpo de la bestia giró sin confiar en sus patas, lo que sorprendió a la chica. El monstruo entonces la golpeó, y ésta pensaba que era el fin. Salió disparada de la escena, sin embargo aterrizó consciente, y fue entonces cuando supo que contaba con una fuerza sobrehumana: sonrió con impaciencia y alivio y volvió a por el Prionpire. Corrió hacia él, evitó el primer ataque con su brazo saltando sobre él y caminando por encima, esquivó el segundo brazo, haciendo que éste rompiera el primero y avanzó entonces por el segundo hasta llegar a la cabeza improvisada de ese ser, y fue entonces cuando se lanzó con una patada, gritando con todas sus fuerzas, contra su cara. El  impacto fue limpio y la chica cayó de pie mientras su rival se balanceaba y caía de espaldas. Bios se vio ganadora, pero enseguida notó una presencia a su espalda que la hizo estremecerse.

-¿Te habías olvidado de mí? –antes de que pudiera darse la vuelta, un taladro impactó con fuerza sobre su costado, lanzándola contra el Prionpire. Mientras Bios intentaba incorporarse y se preguntaba cómo había podido moverse tan rápido, enseguida obtuvo respuesta: vio cómo aquel pequeño individuo formaba una especie de cápsula con su cuerpo, retrayendo todas sus partes, y su cola empezó a moverse helicoidalmente, avanzando a una velocidad increíble hacia la chica. Ella reaccionó como pudo, y aun así Bderobi consiguió alcanzarle el brazo derecho. Sujetándolo, con dificultad, vio cómo su enemigo giraba y se disponía a atacar de nuevo. Pensando rápido se colocó tras el monstruo para protegerse con su cuerpo, pero su rival manejaba con precisión sus movimientos, leyendo qué era lo que pretendía.

-¡Paiaa-! Aaaah~ –Sin embargo no contaba con que el monstruo reaccionara, por lo que al final terminó por impactar contra él y ambos avanzaron unos metros hasta que Bderobi cesó el ataque.

-Qué poco faltó… –susurró el villano mientras observaba a la chica muy estresada.

-¡Intenta acabar con él usando tus poderes mágicos-kari! –oyó que el animal le habló desde su espalda.

-¿Qué poderes mágicos?

-¡Usa la lágrima que tienes en tu poder, pósala sobre tu Pegasus Mystic (ペガサスミスティック)! –de su bolsito empezó a brillar algo, parecía que aquella piedra la acompañaba con su nuevo vestido. Dedujo que el tal Pegasus Mystic sería aquel reloj e hizo lo que su aliado le pedía. Tras hacerlo, el extraño objeto se tragó la lágrima y las alas volvieron a surgir, esta vez de color verde. Dirigió su brazo instintivamente hacia sus dos rivales, mientras el reloj iba tiñéndose de verde poco a poco en su totalidad. Finalmente, y tras sentir un torrente de energía cálido por su cuerpo, agarró su brazo izquierdo con el derecho, aún dolorido, y sintió que diría otra extraña frase de nuevo.

-Pretty Cure Sylvan Beam (プリキュアシルヴァンビーム)! –un rayo en espiral, verde oscuro salió del brazo de Bios, por lo que Bderobi se quitó de en medio e impactó sobre el monstruo. Éste, totalmente desprotegido, se rodeó de un aura verde que acabó con todo su cuerpo hasta dejar aquella cápsula, que cayó al suelo, vacía, y se desintegró. Cuando terminó de lanzar el ataque, el reloj volvió a su forma natural y la lágrima salió del reloj, regresando a su mano, y notó cómo la energía de la lágrima había conseguido palear su dolor. La Cure lo observó todo con asombro, y sonrió cuando vio que, al final, lo consiguió.

-Pretty Cure… –La voz de quién invocó la criatura, Bderobi, sonó de repente. Bios entonces se giró hacia su rival, desafiante.

-Ahora estamos tú y yo –sonó seria y confiada, pero su expresión cambió cuando vio a aquel individuo estallar en una carcajada.

-¿De verdad pensabas que esa era toda mi fuerza? –consiguió articular cuando acabó de reír -. Si quisiera acababa contigo aquí y ahora, pero tengo todo el tiempo del mundo para quitar esa Lágrima de Chimaera –Bios lo miró, como no entendiendo lo que decía. Pero volvió a recuperar su compostura poco después.

-Deja esta ciudad y no vuelvas nunca más –Bderobi cerró un momento los ojos, como buscando las palabras.

-Cure Bios, la próxima vez no seré tan misericordioso. Disfruta mientras puedas de tu preciada ciudad ¡JAJAJAJAJAJA! –y mientras reía, desapareció como si nada de la escena, dejando el eco de su macabra sonrisa en el aire. Cuando pasaron unos instantes, Bios miró a su compañero y le sonrió. Rei volvió a su forma normal gracias a que la criatura le dijo que debía desearlo para hacerlo.

-Esto es increíble, ¿qué acaba de pasar? ¿Quién eres tú? ¿Quién era ese? –la chica miraba al animal inquisitivamente. La criatura adquirió una pose seria y empezó a hablar.

-¡Mi nombre es Yukari (ユカリ), Encantado-kari!

-Oh… yo soy Masayoshi Rei, encantada igualme- ¡PERO QUE TARDE ES! –de repente Rei salió corriendo, horrorizada, y Yukari salió tras ella -. ¿Por qué ha tenido que aparecer ese tipo a estas horas? ¡Ya verás lo que van flipar mis padres y mis amigos!

-¿Qué dices? No puedes decir nada, a saber lo que podría pasar-kari –Yukari corría como un conejo, y hablaba como podía mientras intentaba seguir el ritmo de la chica.

-¿Cómo? Entonces, ¿qué se supone que les voy a decir por llegar a estas horas?

-A mí no me preguntes, sólo soy un koala y los koalas no hablan-kari.

-Jo, mira que eres rencoroso…

Los dos siguieron corriendo bajo una noche estrellada pero sin luna. Esta fue la primera aventura de Rei como Pretty Cure, en la que conoció a Yukari y empezó a luchar contra las fuerza encargadas de extender la muerte.

(...)

Bderobi apareció encima de un inmenso árbol en descomposición, rodeado de oscuridad y en apariencia desierto. Sin embargo no tardó en escuchar una voz que resonó en el área.

-¿Has conseguido la Lágrima Plantae, Bderobi-kun? –aquel hombre no se alteró por la voz y empezó a andar por una inmensa rama en dirección al tronco del árbol.

-He tenido una complicación, Discolor-san. Al parecer la lágrima buscó refugio en una humana. Le dio el poder de transformarse en Cure Bios.

-¿Las Pretty Cure? –la voz sonó interesada por lo que le contaba Bderobi.

-Sólo era una, pero no parece mayor amenaza –el hombre paró en frente de un trono sobre el que se hallaba una sombra sentada.

-Quiero esa lágrima en mi poder lo antes posible, Bderobi-kun. La próxima vez que salgas ahí fuera quiero resultados.

-No entiendo tu agobio, Discolor-san. Esa mocosa no es rival para mí, ni siquiera tuve que transformar al Prionpire para que lo pasara mal –la voz de Bderobi sonaba cada vez más confiada -. ¡No tardaré mucho en aplastar a esa humana! No hace falta que hagas nada más, déjamelo a mí –Bderobi entonces se empezó a retirar, a la vez que Discolor le hablaba.

-Muy bien. Estoy segura de que eres consciente de las consecuencias del fracaso. Hay muchos deseando demostrar que son mejores que tú, así que no me des motivos para dejarte a un lado –las palabras de aquella mujer atacaban su orgullo, pero no quería mostrarse inferior y no respondió a sus provocaciones. Él sabía que era mejor que esa cría y no había razón para regalarle a Discolor una escenita. En cuanto recuperara las lágrimas restantes, Chimaera-sama lo haría su brazo derecho, de eso no tenía ninguna duda. Bderobi por fin abandonó la escena, dejando a la sombra sola sentada en su trono.

-Así que la leyenda era cierta… –aquella mujer divagaba para sí -. Guerreras legendarias, no dejaré que os interpongáis.

[PREVIEW]

-¡Las Pretty Cure son las guerreras legendarias que liberarán el universo del mal! Pero no sé cuántas hay… ¡Pueden ser 2 o incluso 50!

-¿¡Tengo que buscar 50 chicas como yo!?

-Me conformo con que busques solo a una, ¡si tú eres una Pretty Cure, no andará muy lejos! Tiene que ser uno de tus amigos.

-Shouta como Pretty Cure… ¿Cure Macho?

-Creo que no lo has pillado…

Episodio 2: ¡Rei-tantei en el instituto! ¡En busca de la segunda Pretty Cure!
______________________________________________________________________________________________________________________

Bueno, pues eso es todo por hoy, ahora pondré los dibujos de los personajes que han aparecido hoy (salvo el de Cure Bios, que lo pondré en el siguiente).

Spoiler:



A la izquierda el Pegasus Mystic; a la derecha el objeto primario del Prionpire.





Bderobi, en forma normal y en forma ataque.





Yukari perdonad lo de los ojos D:


Última edición por Bunbee-san el Mar 07 Ene 2014, 19:09, editado 2 veces
avatar
Phoenix Mode
Cure Favorita :
Cure Lemonade

Fecha de inscripción :
16/01/2013

Localización :
Mystic Forest

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por pablot8806 el Mar 24 Dic 2013, 15:16

me gusto, pero yo soy de los q se acostumbro a la lider rosa, como al ranger rojo Razz, lo q si no me quedo bien en claro el nombre del monstruo de turno, y en cuanto a la preview con el dialogo no me sono mucho a precure al igual q el chiste de cure bloom(lo vi como parodia), no es clasico hacer referencia de otras cure, es exclusivo de las all star, despues el dialogo post frase de transformacion la unica q lo hizo fue nagisa, pero ahi quedo no se paso a conversacion con las hadas. me explico?es mas creo q en todas las transformaciones q vi hasta ahora de magical girl no vi conversaciones de por medio
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
todas

Fecha de inscripción :
13/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Mei Yukishiro el Sáb 28 Dic 2013, 21:10

Me he enamorado de la serie. Eres muy original Bunbee-san, y eso hace que sea muy especial. Lo que más me gusta es que la cure lider no sea rosa (¡odio el rosaaaaaa!) En fin, que lo único que te tengo que reprochar son los ojos de Yukari y que el nombre de el monstruo no engancha, como lo hacian Zakenna o Kwaina (o como leches se escribiera).
avatar
Max Heart
Cure Favorita :
Cure White

Fecha de inscripción :
07/04/2013

Localización :
Puedes buscarme en casa de mi querido Jude.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Cure Elegance el Lun 30 Dic 2013, 20:02

Xxana escribió: Lo que más me gusta es que la cure lider no sea rosa (¡odio el rosaaaaaa!)

Y tiene de avatar a Lovely

Bueno, ahora voy a ir en serio: lo primero que me ha sorprendido ha sido el tamaño del post. Para un capítulo no es tanto, pero como yo lo parto me ha parecido algo muy bestia (claro que fijo yo posteé cosas más largas, pero como el formato del foro va cambiando ni lo noté xD). No es queja, al contrario, me encanta ver que alguien por fin escribe tochos bien detallados con capítulos medianamente diseñados para durar lo mismo que la serie. <3

Partamos del punto: me ha encantado la introducción. El empezar con un cumpleaños, si bien no es tan innovador como podría pensarse (fue el argumento del capítulo 2 de PCSS), es algo poco usado y muy buen recurso. Los personajes ya me han enganchado, con un romance marcado desde el primer capítulo y dos mellizos/gemelos, que no recuerdo que se vieran hasta ahora (y encima Tsubasa parece ser del tipo de personaje que me encanta, de las que apenas dicen nada pero siempre lo petan <3).

Siguiendo con la historia, he podido imaginarme bastante bien todo el desarrollo, y la dificultad supuesta en los personajes principales (Bderobi y Bios) ya la solventaste con los dibujos. No pude evitar acordarme de mi serial (disculpad mi egocentrismo xD) cuando cogió el reloj de la fuente, pues lo mismo tuvieron que hacer las chicas de KPC con el Kyoutai (no es algo particularmente... que se le ocurra a todo el mundo con tanta obviedad, creo yo), lo cual me alegra porque a) cameo/inspiración de KPC o b) piensas igual que yo. Con todo la escena y localización de la fuente las imaginé totalmente diferentes.

El chiste de 'Bloom ya estaba cogido' fue bestial, por cierto xD Aunque como dijo pdt, no es propio de una saga vincularla a otras y menos en chascarrillos, pero me ha hecho gracia y no me quejaré por ello =P El hecho de que la chica se adaptase tan bien a la situación sería motivo de queja de no haberlo explicado con tanta claridad, con lo que también quedo contento con esa parte. La batalla está bien narrada y me la imaginé perfectamente, nada que decir que no sepas ya: se te dan bien las batallas. Puede que incluso mejor que a mí, que voy a todo detalle mientras que tú das los justos. El monstruo me costó un poco imaginármelo (su invocación sin embargo no, y me pareció muy original), pero la continuación de la batalla fue fluida en mi mente. El hecho de que Bderobi no se quedase quieto también me gustó, evidentemente, y el final... Bueno, pues no mucho que decir, es un buen final tanto de batalla como de capítulo para un primer episodio xD

Ahora bien, me conocéis de sobra: ¿de verdad esperábais que fuera a ser todo galletitas de chocolate? Pues no, dejé las quejas para el final <3 Ahora me toca ir con los puntos de mi absoluto desagrado (?):

- ¿Y la transformación? Es siempre el elemento más importante de todo primer capítulo, el inicio de toda la historia: la chica adquiere sus poderes por primera vez y mediante ellos se desarrolla la trama. Ya ves su importancia que en varias ocasiones han llegado a cortar y dejar la batalla para el capítulo siguiente, pero jamás han dejado la transformación pasar del primer capítulo. No digo que la hicieras épica, pero saltártela en el primer capítulo es un fallo importante, no puedo verlo de otro modo.
- ¿Dónde están las muletillas? Eso me ha dolido, en serio. Son detalles de las hadas y los monstruos que caracterizan a dichos personajes (por eso siempre desprecié a los Desertrian), y si bien me gustan buenas innovaciones y cambios, el hada (que por cierto esperaba un nombre original, otra decepción) debe tener coletilla o me enfadaré muuuuuuuuuucho.
- ¿El Prionpire poseyó algún objeto? ¿La calzada? No me ha quedado muy claro y creo que simplemente adoptó una forma mecánica a partir del prisma (que no es, por cierto, tal; me parece un dodecaedro o icosaedro). Creo que no ha poseído nada, y ya he manifestado en ocasiones mi desagrado a esa otra violación de los soldaditos de la villanía.
- El ataque... Vale que sea el básico, pero lo noté sin gracia para un nombre tan chulo. Ni frase introductoria (como casi todos esos ataques individuales básicos, ya lo sé xD), ni detalles en la descripción, me hicieron pensar exactamente eso, un rayo verde en espiral sin destellitos ni fondo ni nada. Aunque creo que esto lo digo más por fastidiar ya xD
- ¿Por qué te refieres a Discolor como un hombre si ya todos sabemos que es una mujer...?


En fin, para resumir, ha sido un muy buen capítulo pese al importante detalle de la transformación, creo que debiste haber esperado un poco a publicarlo para añadirla. Las innovaciones en gran parte (falta esa muletilla, aparte de la transformación) me agradaron bastante. Adoré la pelea y los personajes, que por cierto si bien el dibujo es algo simple como ya reconoces es suficiente para hacernos la idea ;3 Aunque esa hada...

Spoiler:


Vale que reconozcas que fallan en algo, pero CÁMBIALE ESOS OJOS POR DIOS QUE ACOJONAN LA DE MI MADRE xD

Y hale, con esto termino mi primera crítica que tócate las narices tiene el tamaño de tu capítulo.


P.D: como pongas Cure tíos te mato.
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
Cure Elegance

Fecha de inscripción :
05/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por pablot8806 el Mar 31 Dic 2013, 13:47

elegance pense lo mismo cuando lei a xxanaxx..

yo también te iba a decir q si ponías un cure hombre me iba a molestar pero bueno no quería sonar fuerte.

por cierto
" unos nuevos prismáticos que le había regalado Shouta.

-Ha debido costarte una fortuna –Rei se refería a los plasmáticos, mirándolo a él."
Razz

la transformación esta, simple pero esta..
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
todas

Fecha de inscripción :
13/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Cure Elegance el Mar 31 Dic 2013, 14:50

pdt8806 escribió:elegance pense lo mismo cuando lei a xxanaxx..

yo también te iba a decir q si ponías un cure hombre me iba a molestar pero bueno no quería sonar fuerte.

por cierto
" unos nuevos prismáticos que le había regalado Shouta.

-Ha debido costarte una fortuna –Rei se refería a los plasmáticos, mirándolo a él."
 Razz  

la transformación esta, simple pero esta..

Bunbee y yo tenemos confianzas, como nosotros dos xD Ahora, que sólo las ejerza yo es cosa vuestra... Por cierto, ¿le mencionas eso pero no el 'calló' del verbo caer? xDD

Sólo mencionó que se transformó. Date cuenta de que en un serial escrito hay que describir bien ese detalle, piedra angular del primer capítulo. Que luego se lo fume o use copia-pega como hago yo es otra cosa, ¿pero cómo te sentaría si ahora en Hacha no hubiese animación de henshin al menos en el primer capítulo?
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
Cure Elegance

Fecha de inscripción :
05/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Bunbee-san el Sáb 04 Ene 2014, 17:47

Bueno, hoy los comentarios precapítulo serán largos, yo aviso. Lo primero que quiero hacer, como pelota innato que soy, es agradecer a todos los que lo hayan leído y especialmente a los tres que habéis comentado: el hecho de que la opinión general haya sido buena es algo que no soy capaz de apreciar con palabras, ya sabéis que valoro mucho estas cosas porque me encanta escribir y saber que hay gente a la que le gusta.

Después de esta adorable introducción, quiero empezar por lo que me parece más importante de mis fallos: tengo que reconocer que ni se me había ocurrido el poner una secuencia de transformación. Hombre, yo mientras escribía imaginaba una secuencia parecida a la de Fresh, que es la que más me mola de toda la saga, pero no había prestado especial atención a ello. Teniendo en cuenta que esto es un magical girl para niños considero que este fallo es importantísimo, así que he dedicado tiempo para relatar una transformación en este segundo capítulo (que por cierto al final no ha quedado como en Fresh).

Lo segundo que considero importante aclarar es el origen de Prionpire. Prionpire viene de prion+vampire, y esto es porque el monstruo está basado en un bacteriófago, que es un virus con una estructura compleja y en la que está basada la forma del Prionpire (si buscáis en google bacteriófago podréis ver bien cuál es la forma que adoptó el monstruo en el primer capítulo). La parte de "vampire" viene a que los bacteriófagos "muerden" a las bacterias y de ellas salen más virus (por eso la cara del monstruo tenía unos colmillos). Además, lo que pasó en este primer capítulo es que el Prionpire no poseyó ningún objeto, aunque eso no quiere decir que no pueda hacerlo, como lo veréis en este segundo capítulo. Por cierto, tuve un completo lapsus, la cápsula del monstruo es un icosaedro y no un prisma, como bien dices.

Considero que estos dos aspectos anteriores son los más importantes, así que haré referencia ahora a todo lo demás. Lo primero es que lo de la transformación y la conversación no considero que tenga mayor importancia, al igual que el preview, ya que he visto multitud de previews en Pretty Cure como conversaciones, aunque igual no es una conversación propia de un preview, eso ya no lo tengo tan claro. Después lo del ataque pues no se XD de todas formas el ataque ya iba a recibir mejoras en un principio, como lo veréis ahora. Y lo de la muletilla... sinceramente, no es algo que considere indispensable. Es decir, Tart, si mal no recuerdo, no tenía muletilla, si bien puede que fuera suficiente con ese acento de Kansai, pero no la tenía. He decidido agregarle muletilla porque en verdad no me importa, pero si así te gusta más, pues no pasa nada XD por cierto el nombre deriva de Yuukari (Eucalipto), pero estoy de acuerdo en que es poco original, en verdad no lo pensé mucho XD Por cierto, lo de los prismáticos debió ser cosa del corrector u otro de esos lapsus míos, pero lo del "calló" sí que es para crucificarme.

Y no tengas miedo en decir o que piensas, pdt, si aquí estamos para escuchar :)jo ¿por qué no queréis Cure tío? XD es broma, eso no pasará en una historia mía, pero tenéis que entender que los personajes no pueden leer el futuro y no saben lo que se encontrarán. Y lo de Cure Bloom me hizo mucha gracia en mi cabeza y lo puse aunque pareciera tonto, pero bueno XD

Tras esto, vamos al lío. Espero que disfrutéis leyéndolo tanto como disfruto yo escribiéndolo.

______________________________________________________________________________________________________________________


¡Rei-tantei en el instituto! ¡En busca de la segunda Pretty Cure!



Rei estaba sentada de rodillas, con un semblante serio y la mirada clavada en Yukari, quien también estaba de rodillas, con la cabeza gacha y sudando a más no poder.

-Yukari-kun, ayer al llegar a casa mi madre me riñó como nunca por no llegar ni a cenar –los sudores de la criatura se incrementaron -. Encima ni siquiera te quedaste para acompañarme, apareciste después por la ventana de mi habitación –Yukari empezó a chorrear sudor -. Y por si fuera poco no le pude dar una explicación normal y me castigó hoy sin salir –El pequeño era prácticamente un oleaje de sudor.

-¡Lo siento mucho, Rei-san, todo fue por el bien de Pretty Cure-kari! –se inclinó hasta tocar el suelo con la cabeza en señal de arrepentimiento. Rei lo miró un momento y suspiró, entonces le acarició la cabeza.

-Vale, vale, tenías tus propios motivos. Pero quiero que me lo expliques todo. Quiero saber qué es lo que está pasando aquí –Yukari recobró enseguida la compostura tras oír esto.

-¡Está bien, te contaré todo lo que sé-kari!

[OPENING]

-Bien Yukari-kun, ¿de dónde vienes?

-Vengo de un lugar hermoso, cubierto por un gran bosque con árboles de todo tipo. Los manantiales puros le daban un color plateado a todo cuanto recorría, y todos los que lo habitábamos lo cuidábamos con todo nuestro corazón: ese era nuestro querido Mystic Forest –Yukari empezó a hablar con ojos brillantes, y Rei escuchaba con atención lo que la criatura tenía que contarle -. Quien hizo posible vivir en armonía fue nuestro querido Chimaera-sama. Chimaera-sama nos crio a todos, nos enseñó a cultivar la tierra y a valernos por nosotros mismos. Él era como nuestro padre-kari –el semblante de Yukari cambió súbitamente -. Pero un día empezó a comportarse raro, empezó a exigirnos trabajo y a tratarnos como si fuéramos sus esclavos. Muchos de nosotros aún teníamos la esperanza de que eso fuera pasajero, por eso lo aguantamos todo. Pero la situación sólo fue a peor y cada vez era más duro con nosotros. Por ello nos rebelamos y luchamos contra Chimaera-sama, y tras una dura batalla, conseguimos vencerle. Todo lo que quedó de Chimaera-sama fue su cuerpo inerte, que guardamos en un altar, y su alma la atraparon nuestros sabios en seis piedrecitas,  las Lágrimas de Chimaera. La lágrima que tienes en tu poder es la Lágrima Plantae-kari –la chica observó aquella gema en su palma con interés -. Tras todo esto nuestro hogar quedó en ruinas y la gran parte de los nuestros, abatidos, se marcharon de Mystic Forest hasta quedar el lugar solo. Bueno, no del todo. Yo me quedé-kari.

-¿Por qué? –Rei seguía atentamente cada palabra que salía de Yukari.

-Porque yo quería a Chimaera-sama. ¡Estoy seguro de que algo malo tuvo que pasarle para que cambiara tan repentinamente, así que me quedé allí e investigué-kari! –el animal miraba a Rei con una decisión que abrumaba a la chica -. Así que los sabios dejaron las lágrimas bajo mi protección antes de marchar, por si de verdad conseguía encontrar y eliminar aquello tan malo, entonces podría resucitar a Chimaera-sama-kari.

-¿Y lo encontraste?

-No… –Yukari bajó la cabeza -. Pero eso no fue lo peor. Hace poco unos tipos siniestros llegaron al lugar. Hablaban de resucitar a Chimaera-sama, no sé por qué razón. Me encontraron y me persiguieron, logré escapar pero dejé caer una de las lágrimas y ahora está en su poder. Viajé con las lágrimas a la Tierra, y cuando llegué todas se dispersaron. Estaba buscándolas cuando te encontré a ti-kari.

-Ya veo… –Rei calló un momento antes de seguir preguntándole -. Pero, ¿y qué tengo que ver yo con todo esto?

-No lo sé… pero el poder de Pretty Cure te ha elegido a ti, tendría sus motivos. Todo esto está en la leyenda de Pretty Cure. Cuando aparecieron las lágrimas un libro apareció como de la nada y hablaba de que los guerreros legendarios aparecerían para salvar al universo del poder de la muerte. No esperaba que ese poder fuera concedido a una niña-kari.

-Así que por eso sabías lo que tenía que hacer ayer. ¿Y qué debería hacer ahora?

-Hum… –Yukari se quedó pensativo un buen rato, hasta que se dirigió a la chica con una gran sonrisa -. ¡Ya sé, podrías buscar a tus compañeros-kari!

-¿Compañeros? ¿Qué compañeros? ¿Cuántos compañeros? –Rei parecía excitada y confusa por lo que acababa de oír.

-El libro siempre habla en plural, por lo que tienes que tener amigos que te puedan ayudar, pero no sé cuántos sois en total. Te vendrá bien encontrarlos, esos tipos son muchos y Bderobi no es el más poderoso de todos ellos, ya que estaba al servicio de una mujer rara llamada Discolor. Aunque por encima de todo debemos evitar que ellos encuentren todas las lágrimas-kari –una imagen de Shouta en faldita haciendo el símbolo de la paz abordó su mente y empezó a reír sola, para consternación de la criatura. Poco después, Rei se levantó de un salto y Yukari cayó de espaldas por el susto.

-¡Muy bien! Pues mañana en el instituto buscaré a mi compañero. ¡Te ayudaremos a recuperar las lágrimas y a enderezar a ese Chimaera!

-Rei-san… –Yukari la miró con admiración, aunque su expresión cambió poco después -. Pero, ¿y cómo lo harás-kari? –Rei no respondió.

-Confía en Cure Bios –le proporcionó la más grande y convincente de las sonrisas que era capaz de darle.

-Vamos, que no tienes ni idea-kari.

(...)

-He oído que has perdido contra una niña, Bderobi-dono –Bderobi se encontraba en un rincón oscuro, y Copelandia se le acercó sigilosamente hasta el punto de sorprenderlo cuando le habló.

-Cállate Copelandia. No perdí, sólo la dejé ir –Bderobi empezó a alejarse de allí, pero la seta lo persiguió.

-Oh, era eso. Pero aun así es extraño, ¿No crees Bderobi-dono? Que la chica te diera problemas siendo su primer día…

-¡Tú no eres el más apropiado para hablar! –paró y se dio la vuelta para encararse con él -. Te recuerdo que ni siquiera eres uno de los nuestros, no has combatido una sola vez. ¿Aún te crees con el derecho de criticarme? ¡Mi coraza será suficiente ante los ataques de esa mocosa!

-No es tu coraza lo que debería preocuparte, Bderobi-dono –dijo Copelanda antes de que partiera su interlocutor.

-¿Qué quieres decir?

-Puede que tú soportes los ataques de esa pequeña. Pero la pregunta es, ¿soportará ella los tuyos? No creo que Discolor-dono te dé todas las oportunidades que quieras –Bderobi dudó unos segundos antes de responder.

-¡Ya he tenido suficiente! Saldré ahí y os demostraré a todos que Cure Bios no es rival para mí. ¡Ve preparando mi regreso triunfal! –y salió de la escena rápidamente.

-Buena suerte, Bderobi-dono –dijo para sí Copelandia, cuando Bderobi no podía escucharlo.

(...)

Esa tarde fría de Domingo, Rei fue a la tienda a trabaja como de costumbre y pidió perdón en persona a sus amigos por no haber podido ir al parque esa mañana. Todo ese tiempo fue para Rei tan rutinario que casi se sorprendió de nuevo cuando vio al pequeño animal en su habitación tras regresar a casa. Después de cenar, la chica estuvo pensando en qué hacer el día siguiente e incluso decidió llevarse a Yukari consigo en la mochila, a pesar de que el peso añadido era notable.

Al día siguiente la chica partió como lo habían planeado. El buen tiempo y el que cargara a Yukari sin muchos problemas la pusieron de buen humor, haciendo que Rei no pudiera esperar para empezar a investigar quién sería su nuevo compañero de luchas; estaba nerviosa, excitada y llena de curiosidad. El camino que tomaba Rei al que tomaban los mellizos y Shouta era totalmente diferente y sólo coincidían ya llegando al centro, por lo que todos los días hacía el recorrido en solitario. Sin embargo de vez en cuando encontraba por el camino a la presidenta de su club, Toriyama Misaki, en esos casos iban juntas al instituto mientras ella intentaba sacar temas de conversación, ya que su senpai no era muy habladora. Tras un camino no muy largo, la chica se halló en el instituto, buscando con la mirada a sus amigos, a quienes encontró en el patio del instituto. El área estaba plagada de chicos y chicas vestidos con el uniforme del Hiyama, que consistía en una falda o pantalón verde estilo escocés, una camisa blanca y una chaqueta verde clara, acompañado de un lazo o corbata azul con rayas blancas. El centro estaba compuesto por tres edificios: el primero y central era el que albergaba todas las aulas, que alojaban a todos los alumnos que cursaban la preparatoria independientemente de su especialidad. En los alrededores del edificio había jardines y fuentes, ideales para comer y pasar el tiempo con los amigos; el segundo era el polideportivo, que contaba, además, con campos exteriores para jugar a deportes como el fútbol o el béisbol, siendo el tenis el deporte por el que era conocido el instituto; y el tercero era el auditorio, donde se representaban las obras y los conciertos, y donde muchos de los clubs del instituto se reunían. Todo el complejo estaba compuesto por aulas modernas y recientemente renovadas por el hecho de que era el único instituto de preparatoria de la ciudad, e incluso chicos de ciudades cercanas que se lo podían permitir asistían al Hiyama sólo por el prestigio.

-Matemáticas a primera hora… Rei, ¿estás segura de que eso no es ilegal? –la razón por la que Tsubasa le preguntaba esto a Rei con un aire aciago era porque su padre era abogado.

-Tsubasa, eso dejó de tener gracia la segunda vez que lo dijiste –Tsubame y Shouta rieron.

-Por cierto Rei-san, aún no nos has dicho por qué te castigaron tus padres ayer –Shouta se dirigió a la chica con una sonrisa. Yukari, echo una bola en la bolsa, empezó a sudar de nuevo.

-E-Esto, bueno… me entretuve por el camino, no tiene mayor misterio jajaja… –si había una cosa que se le diera mal a Rei, esa era mentir y disimular.

-No me digas que… ¡ayer quedaste con un chico! –la expresión de Shouta decayó por completo ante las palabras de Tsubasa.

-¿Qué? No, yo…

-Venga, dinos ¿quién es? ¿Es de este instituto? –Tsubame se acercó a Rei con expresión inquisitiva.

-No si yo-

-¿Entonces es mayor? ¡Es universitario!

-¡Deja de inventarte las cosas! –antes de que Tsubame siguiera preguntando con gran interés y de que a Shouta le diera un ataque, entró por la puerta el profesor de Matemáticas y tutor de la clase, Minami Masao. La clase estaba compuesta por diecisiete alumnos, siendo cuatro de ellos Rei y sus amigos. Rei se sentaba justo al lado de la puerta, mientras que Shouta y los mellizos se sentaban uno detrás de otro en la fila de la ventana.

-¡Rei-san, no te olvides de la misión de hoy-kari! –mientras todos se sentaban en sus pupitres Yukari empezó a hablarle a la chica, haciendo que esta se sobresaltara -. ¡Yo te ayudaré en lo que pueda-kari!

-¡Ya lo sé! Pero sé discreto al hablar, que me buscas la ruina –Yukari se disculpó y Rei se dispuso a empezar la clase. Las horas del día se hicieron eternas para Rei, esperaba con ansias empezar a averiguar la identidad de su compañero. ¿Sería un chico o una chica? ¿También se transformaría y diría cosas raras? ¿Quién se quedaría a Yukari? ¿Compartirían la custodia? En más de una ocasión le tuvieron que llamar la atención por encontrarse en las nubes. Por fin el descanso para comer llegó y la chica supo que el momento había llegado: alguien de esa aula tenía que ser su compañero y estaba a punto de averiguarlo.

-¿Te apetece que vayamos hoy al jardín a comer, Rei? –Tsubame parecía haberlo hablado ya con los otros dos.

-Lo siento chicos, pero hoy no podré comer con vosotros, tengo algo que hablar con Minami-sensei –Rei juntó sus manos y sonrió en señal de arrepentimiento.

-¿En serio? Jo está bien –se volvió a disculpar con sus amigos y estos se fueron. Gracias a que tuvo toda la noche para pensar en sus excusas y planificar sus asaltos no pareció muy falsa. Una vez sus amigos se fueron, decidió empezar su investigación. De las trece personas restantes de la clase, dos grupos de cuatro personas quedaron comiendo en el aula, por lo que decidió poner en práctica su plan de asalto número 1 para cazar a su compañero. Rei avanzó con nerviosismo hacia el frente de la clase, parando justo en la mesa del profesor. Yukari se asomó un poco desde la bolsa para ver qué tenía planeado la chica. Rei golpeó súbitamente con las palmas la mesa y los ocho alumnos le prestaron atención.

-¡Ho-hola chicos! M-me estaba preguntando, ¿sabéis lo que es Pretty Cure? –los ocho se miraron entre sí desconcertados.

-Eso es, con delicadeza-kari -Yukari se llevó las patas a la cara.

-¡Sí hombre, e-es esa nueva peli que han sacado! ¿Seguro que NO SABÉIS a qué me REFIERO? –Yukari hacía un gran esfuerzo por no morirse allí mismo.

-Esto, Masayoshi-san, ¿estás bien? –una de las chicas del aula la miró con preocupación -. ¿Te llevamos a la enfermería?

-¡Nononono! ¡Jajajajaja! –la chica empezó a sonrojarse y a sudar -. E-es igual, ahora me tengo qu-que ir, ¡adiós! –Rei salió de allí con pasos torpes mientras agarraba la bolsa que contenía a Yukari. Una vez fuera, en el desierto pasillo, Yukari salió visiblemente enfadado.

-¿Se puede saber qué haces-kari? ¡Parecía que los estuvieras interrogando-kari! –el animal movía sus bracitos furioso.

-¿Tan mal ha ido? –Rei intentaba cesar su enfado con una sonrisa.

-¡Ha sido desastroso-kari! ¡Intenta ser más sutil la próxima vez-kari! ¡Y además!, ¿Qué te hace pensar que-? –antes de que la criatura terminara su riña Rei le tapó la boca y ocultó de nuevo en la mochila al ver que venía gente. Una vez se quedaron solos de nuevo, se asomó al escondite y susurró:

-Está bien, seré más discreta, así que pondré en marcha el plan de asalto número 2, tú tranquilo.

-¿Tranquilo? ¡No me gusta ese nombre para un plan-kari! ¡Y escúchame que no he terminad-! –de nuevo la chica encerró a Yukari y se dispuso a buscar a las cinco personas que le faltaban de la clase. Buscó por el edificio y salió hacia los otros dos, evitando ser vista por sus amigos. Tras andar un rato se topó con otro grupo de cuatro chicos en el polideportivo, por lo que se armó de valor y se acercó a ellos.

-Somos Preeeetty Cuuuuure♫ laralaralaralara –Rei pasó al lado de sus compañeros mientras cantaba de improviso, y estos se giraron extrañados.

-kaririri…

-Luchamos contra tipos rarooooos♫ lerelerelerelerei –iba y venía mientras miraba de reojo si alguien le prestaba especial atención.

-Eh, Masayoshi-san, ¿querías algo? –uno de los chicos se decidió a preguntarle.

-¿Eh? Ah no, sólo cantaba la Canción de la justicia, ¿a nadie le suena? –ellos se miraron desconcertados.

-Hala, Masayoshi, no sabía que te gustara el anime. ¿Ese cuál es? No me suena.

-¿Eeeeeh? Jajajaja nonono. Tengo que irme –ante lo difícil que se iba a poner la cosa decidió salir corriendo -. Buf, ha faltado poco. Creo que sólo me queda por revisar la azotea del edificio central, allí debe de estar Kawaguchi-kun  –Rei hablaba para sí mientras escuchaba una voz quejarse desde su mochila, pero prefirió ahorrarse el sermón. Subió rápidamente las escaleras hasta que abrió la puerta de la azotea. Buscó con la mirada a su compañero y lo encontró allí, sentado, mirando la ciudad en silencio con la caja vacía del bento en sus piernas. Kawaguchi era un chico de la estatura de Rei, con gafas y pelo negro semilargo. Avanzó unos pasos sin llamar su atención y se sentó a su lado sin decir nada. Rei no estaba segura de si Kawaguchi la había notado o no, así que empezó una conversación para comprobarlo.

-Menos mal que hace un buen día para comer fuera ¿verdad? –por la reacción de su compañero supo que no había percibido su presencia.

-Ma-Masayoshi-san –Kawaguchi la miró con nerviosismo un momento y luego bajó la mirada -. S-sí, hoy se está bien aquí –Kawaguchi jugaba con sus palillos temblorosamente mientras esperaba a que Rei dijera algo. Sin embargo Rei optó por mantener el silencio un momento, así que Kawaguchi siguió jugando con movimientos torpes.

-Kawaguchi-kun, ¿te ha pasado algo sobrenatural últimamente? –las palabras de la chica helaron los movimientos del chico, y le dirigió la mirada.

-¿So-sobrenatural?

-Sí hombre, sobrenatural –la emoción de Rei empezó a aflorar: estaba segura de que había acertado por fin -. Puedes contármelo, hombre, yo soy de confianza –Kawaguchi devolvió su mirada al bento.

-Bueno… –Rei empezó a mirarlo con gran emoción -. El otro día encontré una cartera y, cuando la devolví, su dueño me dio 1000 yenes por encontrarla, ¿eso te vale? –la cara de Rei cambió por completo y su expresión se ensombreció -. Perdona Masayoshi-san, pero me tengo que ir –y el chico recogió su caja vacía y torpemente salió por la puerta, ante la mirada de decepción de la chica.

(...)

No pasó mucho tiempo hasta que tuvo que volver a clase de nuevo. La chica pasó el resto del día con un aire sombrío y un hambre terrible, y cuando las clases terminaron, se despidió de sus amigos y se quedó en clase comiendo su bento.

-Ánimo, Rei-san, ya lo encontrarás-kari –intentaba animarla mientras devoraba la comida.

-No entiendo qué ha podido salir mal… –tras escuchar esto Yukari se dijo que cómo esperaba que saliera bien.

-Si me hubieras escuchado antes igual te lo habrías ahorrado-kari. Te estaba diciendo que quizás tu compañero aún no haya despertado, y que no era buena idea buscarlo así-kari.

-¿En ferioh? –Rei le preguntó con la boca aún llena -. Vaya chasco, ¿y entonces cómo busco a mi compañero?

-Mientras hacías el indio por ahí se me ocurrió que quizás las lágrimas reaccionaran ante la presencia de los guerreros legendarios. ¿Tienes la lágrima contigo-kari?

-Sí, está en la mochila –Rei se quedó mirando por la ventana mientras reflexionaba -. Vámonos, Yukari-kun, estoy cansada de ir de aquí para allá –la criatura saltó a su bolsa por si alguien los veía y empezaron a salir del instituto. Cuando los dos estaban en el patio de la entrada, una criatura pequeña y obesa salió de los matorrales y empezó a avanzar hacia la chica.

-Nos volvemos a encontrar, Cure Bios –Bderobi sonreía mientras hablaba con su voz chirriante.

-¡Tú! ¿Cómo me has encontrado?

-Mi deber es recuperar esa lágrima tuya, así que tengo que aprender cosas de ti. Así que vamos, transfórmate o dame la Lágrima Plantae –Bderobi no parecía tan confiado como el día anterior, su actitud era mucho más seria.

-No pienso darte la lágrima –Rei alzó el brazo izquierdo y se preparó para transformarse. Tocó con su pulgar derecho la pantalla del reloj y se preparó para el extraño ritual, mientras se rodeaba de una luz blanca -. Pretty Cure wake up!

La pantalla en forma de corazón se llenó de un brillo verde y súbitamente la luz blanca que la rodeaba se reemplazó por este color. La chica bajó el brazo derecho y de su brazo izquierdo empezó a salir seda brillante que envolvió a la chica en un capullo. Después el capullos se rompió por el centro y del cuerpo brillante de la chica surgió una falda y su torso; después se rompió la parte de los brazos y surgieron sus guantes; luego se rompió la parte de sus piernas y surgieron sus botas; y lo restante del capullo se fusionó en un remolino para dar lugar a su largo abrigo. Su cabeza, aún brillante, se transformó de tal modo que su pelo, teñido de rubio, quedó recogido en una coleta, y como detalle final, un pin con un pequeño pollo surgió en la parte derecha de su pecho.

-¡Sobrevive! ¡La defensora de la vida, Cure Bios! –dijo la chica tras adoptar una postura en la que señalaba hacia el cielo con una sonrisa en sus labios.

-Bueno, parece que es hora de terminar con esto. Ha sido corto pero intenso, Cure Bios. ¡Regálame una última batalla! –Bderobi de nuevo levantó su brazo y en su palma apareció como de la nada un icosaedro igual al del día anterior -. ¡Prionpire, infección! –en esta ocasión Bderobi no dejó caer el objeto en el suelo sino que lo lanzó contra el árbol más cercano que tenía. El objeto perdió las tres esferas y en él apareció aquella cara malvada, y tras esto penetró en el árbol. El árbol empezó a crecer y de él salieron dos ramas en forma de brazo terminados en pinza y cuatro raíces puntiagudas y largas que lo sujetaban con firmeza. En el tronco, casi llegando a la fronde del árbol, apareció una protuberancia similar al objeto que fue lanzado contra el árbol, sobre el que se posaba aquella cara roja y brillante.

-Pupupu ¡Paia!

-¿Cómo… te has atrevido? –Cure Bios miró a Bderobi con rabia, ante la confusión de su rival.

-¿Eh?

-Los árboles… ¡Los árboles también son seres vivos! ¿Cómo te atreves a hacer con ellos lo que te plazca? –ante las palabras de la chica, Bderobi estalló en una carcajada.

-Lucha con espectáculo, esto es genial. ¡Prionpire, dale un abrazo para que se calme!

-¡Paiaaaaa! –el Prionpire avanzó rápido hacia la chica e intentó agarrarla, pero Bios saltó justo a tiempo para lanzarle una patada a la bestia. Sin embargo, y al contrario que la noche anterior, éste aguantó el golpe con entereza y la golpeó con un brazo, lanzándola. El Prionpire parecía mucho más fuerte que antes, quizás fuera por el hecho de que ahora poseía a aquel pobre árbol. Cuando el monstruo volvía para seguir golpeando a la chica ésta detuvo la pinza de su enemigo y trató de levantarlo. Sin embargo el Prionpire usó la segunda pinza para apoyarse, y la chica empezó a retroceder.

-¿Qué pasa, con este no puedes? Vaya guerrera legendaria estás hecha. ¿Y esa rabia? ¿Y la decisión? ¡Ríndete de una vez y dame la lágrima, no quiero perder más tiempo!

-¡Cállate! ¡Si te crees superior a los demás sólo por ser más fuerte, el que das pena eres tú! –la chica empezó a rodearse de un aura verde que le permitió vencer la fuerza del Prionpire hasta que lo lanzó y cayó de espaldas. Ante la sorpresa de ambos, Bios avanzó hacia la bestia y usó toda su fuerza en un puñetazo para lanzar al Prionpire contra Bderobi, envolviéndolo en una nube de humo. Aprovechando la distracción, Bios se acercó a Bderobi y le lanzó una patada que impactó en su pecho.

-¿Cómo has-?

-Alguien que se burla de los seres vivos… –La chica empezó a avanzar con paso firme hacia Bderobi, que se recuperaba del golpe anterior -. Alguien que no sabe apreciar el don de la vida no merece tratar con ella.

-¡Silencio mocosa! –Bderobi entonces se enfundó y se lanzó directamente contra la chica. Bios intentó frenarlo con su energía, pero Bderobi penetró y tuvo que apartarse para no ser golpeada. Ante esto, Bderobi empezó a emitir na sonora carcajada y se dio la vuelta en busca de acabar con la chica de una vez. Bios entonces cambió de estrategia. Volvió a esperar a que su rival la golpeara pero esta vez esquivó su golpe agachándose, y, cuando estaba en el suelo, usó toda la fuerza que tenía en ambas piernas para golpear a Bderobi en el costado, desestabilizándolo y haciendo que éste se estrellara cerca del Prionpire.

-¡Cure Bios, ya usaste la lágrima ayer, ahora puedes lanzar el ataque eligiéndolo en la pantalla-kari! –y así era, en la pantalla había un pequeño reflejo verde, y lo tocó con el pulgar, desplegando así las alas esmeralda de aquel extraño dispositivo.

-Pretty Cure Sylvan Beam! –y el rayo espirado volvió a surgir de la palma de Bios, pero esta vez Bderobi lo detuvo con ayuda del Prionpire.

-¡No… perderé! ¿¡Me oyes!? ¡¡Esa lágrima es MÍA!!

-¡Bderobi-san, reacciona! ¡No puedo dejar que uses a un pobre árbol para tus fines egoístas! ¡Yo, Cure Bios, te haré entrar en razón con ayuda de las lágrimas! –y de repente las alas del reloj se hicieron aún más grandes, y de éste empezaron a salir ramas verdes y frondosas que impactaron sobre sus enemigos, absorbiendo a la bestia para sorpresa de Bderobi.

-¡Pupupuriooooon! –el árbol fue absorbido por completo y sólo quedó el icosaedro, que cayó al suelo y se desintegró. Bderobi, anonadado, sintió que los brazos le flaqueaban por el aumento repentino de energía.

-¡Cure Bios, me acordaré de esta humillación! ¡¡Volveré!! –y Bderobi se enfundó en su coraza y salió volando de allí, perseguido por el rayo frondoso, hasta que salió de la vista de la chica. Después de todas estas emociones, cambió su gesto serio por uno de cansancio, y cayó exhausta mientras se destransformaba. El árbol poseído volvió a su sitio y los destrozos causados se repararon como por arte de magia. Yukari esperó a que el milagro sucediera para acercarse a la agotada chica.

-Ahora sé por qué el poder de Pretty Cure te eligió a ti, Rei-san –Rei desvió la mirada hacia la criatura, que la miraba inexpresivo. La chica reaccionó dirigiéndole una enorme sonrisa.

(...)

Rei caminaba despacio con la criatura en brazos hacia casa. Se empezaba a preguntar seriamente si esos tipos sólo atacaban cuando volvía a casa.

-¡Has estado increíble-kari! –Yukari la miraba emocionado.

-Gracias, Yukari-kun, pero, ¿qué fue eso?

-La lágrima Plantae tiene el poder de controlar las plantas. ¡Has sacado todo su potencial y sólo es tu segunda batalla-kari!

-Entonces, ¿cada lágrima tiene un poder especial?

-Según la leyenda de Pretty Cure, sí, pero sólo conozco esta lágrima con detalle-kari…

-Entiendo… –paró un momento antes de continuar, mirando al horizonte -. Aún no me puedo creer que esté haciendo estas cosas en lugar de jugar a los bolos o pescar en el lago… –Yukari no fue capaz de responder. Por eso cambió de tema cuando recordó lo que le había traído hoy al instituto.

-Tengo que preguntarte algo, ¿por qué no le preguntaste a tus tres amigos si habían recibido el poder de Pretty Cure-kari? –Rei recobró su sonrisa antes de responder.

-Eso es fácil, porque son mis amigos. Me lo habrían dicho, al igual que yo se lo habría dicho si no fuera porque tú me frenaste –Yukari quedó reflexionando sobre sus palabras un rato antes de espabilar súbitamente.

-Entonces, Rei-san, continuarás buscando a tu compañero usando la Lágrima Plantae, ¿kari? Tarde o temprano te toparás con él y así sabrás con quién debes usar tus… planes-kari.

-Tienes razón. ¿Pero sabes qué? No importa si lo encuentro o no. Hoy he tenido claro que puedo luchar contra esos tipos yo sola –sus palabras sobresaltaron al animal.

-¡Pero Rei-san-!

-No te preocupes, Yukari-kun, no es que vaya a dejar de buscar. Pero tampoco me daré prisa en ello. ¡Ya verás cómo enderezamos a ese Chimaera tú y yo! –y Rei le proporcionó otra de sus enormes sonrisas, aunque Yukari parecía preocupado. Y así continuaron su trayecto hasta su casa sin compartir más palabras.

[ENDING&PREVIEW]

REI: ¡Aparte de luchar contra esa gente, tengo derecho a divertirme! ¡Es hora de una nueva excursión para observar aves, yay!
TSUBAME: ¿Esa gente? ¿Qué gente? ¿Por qué estás hablando sola?
REI: ¿Qué? Nononono jajajaja ¡Toriyama-senpai, espera, que tengo preguntas qué hacerte!
TSUBAME: ¡Oye, pero que te estoy hablando!

Episodio 3: ¡De excursión con el club! ¡Aprendiendo de todo con Toriyama-senpai!

______________________________________________________________________________________________________________________

No tengo muy claro lo del uniforme porque mi sentido de combinar colores no es muy bueno, pero ahí está. Aprovecho para decir que estaré un tiempo sin publicar porque los exámenes empiezan la semana que viene y terminan en Febrero.


Última edición por Bunbee-san el Mar 07 Ene 2014, 19:05, editado 2 veces
avatar
Phoenix Mode
Cure Favorita :
Cure Lemonade

Fecha de inscripción :
16/01/2013

Localización :
Mystic Forest

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por pablot8806 el Dom 05 Ene 2014, 16:39

me gusto el segundo el cap, pude imaginarme casi todas las escenas, incluso las peleas parecen propia de las primeras chicas de precure, me gusto el cap quizas mas q el primero tambien
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
todas

Fecha de inscripción :
13/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Bunbee-san el Mar 14 Ene 2014, 08:45

Bueno, pues al final durante estos exámenes he sido bombardeado con miles de ideas y no he sido capaz de dejar de escribir, así que he dedicado los ratos de por la noche a relatar el siguiente capítulo y aquí está. Además es mi manera de celebrar que el examen de hoy me ha salido kanpeki XD Sin más dilación, aquí va:

______________________________________________________________________________________________________________________


¡De excursión con el club! ¡Aprendiendo de todo con Toriyama-senpai!


-Así que has vuelto de vació otra vez, Bderobi-kun –Bderobi estaba en frente de Discolor, escuchando lo que ella tenía que decirle con la cabeza gacha -. ¿Cuál es la excusa esta vez? –Bderobi no respondió. Ante el silencio de su subordinado, Discolor se levantó de su trono hecho con lianas –Estoy empezando a pensar que esa chica es demasiado para ti, Bderobi-kun. ¿Debería llamar a Velchos-kun (ベルコス) para que ocupe tu lugar?

-¡No, Discolor-san! –sus palabras hicieron reaccionar a Bderobi, y éste empezó a mirar cada paso que daba Discolor con nerviosismo -. Cure Bios usó un ataque que desconocía, sólo venció por el factor sorpresa, se lo juro -. La mujer paró de andar y cerró los ojos, como pensativa -. ¡Discolor-san, por favor! –Discolor abrió los ojos y se acercó a Bderobi con un semblante serio, parando a unos centímetros de su interlocutor.

-Está bien, Bderobi-kun. Pero escúchame bien: como no obtengas resultados hoy, habrá represalias –Discolor acercó su cara mientras hablaba hasta casi tocar la de Bderobi, quien asintió suavemente con la cabeza. Estuvo así unos segundos hasta que se dio la vuelta y volvió a su trono -. Ahora vete, averigua dónde está la chica y recupera la lágrima.

-Con permiso –Bderobi abandonó la escena con un semblante serio.

[OPENING]

Era una mañana de Domingo fría y neblinosa. Era muy temprano, pero en la parada del autobús ya había alguien esperando con paciencia y frío. Se trataba de una chica de pelo morado y largo hasta la mitad de la espalda, con gafas de marco negro alrededor de unos ojos azules oscuros, que se veían secos, cansados y apagados. Era algo más alta que Rei pero más delgada, hasta el punto de verse muy frágil. Vestía pantalones largos, una gruesa chaqueta y unas botas de montaña, y llevaba una gran bolsa a pesar de que fuera difícil pensar que una chica tan delgada pudiera cargar con algo así. Tenía, además, unos prismáticos verde oscuro y una Canon negra en apariencia nueva colgados al cuello, unos guantes negros no muy gruesos y una bufanda gris. Tras un rato al fin aparecieron Rei y sus amigos y, cuando la niebla permitió discernir la identidad de aquella chica, Rei empezó a saludarla moviendo el brazo enérgicamente, a pesar del frío y de la hora.

-¡Toriyama-senpai, buenos días! –Misaki escuchó la voz de Rei y le devolvió el saludo con mucha menos energía. Los cuatro también vestían con ropa apropiada para vagar por el monte y con sendas bolsas a sus espaldas -. Sentimos la espera, pero alguien se quedó dormido más de la cuenta –Rei intentaba aparentar normalidad, pero no pudo evitar echarle un fugaz y mortal vistazo a Tsubasa, que hizo que un escalofrío recorriera la espalda del chico.

-No te preocupes, Masayoshi-san, el autobús aún no ha llegado, pero debe de estar a punto.

-Dime senpai, ¿habías ido antes al Yomisan? –Shouta preguntó mientras revolvía el pelo de Tsubasa.

-Así es. He elegido esta montaña porque no está muy lejos de la ciudad y porque tiene una gran diversidad. Estoy segura de que hoy veremos multitud de cosas –Misaki no solía sonreír mucho, pero lo hacía cada vez que hablaba de la naturaleza -. ¿Habéis traído las cámaras y los prismáticos?

-¡Sí! –los cuatro respondieron al unísono.

-Pero senpai, he oído que el Yomisan es el monte de los espíritus, ¿estás segura de que es buena idea? –Tsubame preguntó con miedo en sus palabras.

-Eso son solo rumores. Además –Misaki adoptó una postura confidente, guiñó un ojo y le sonrió a Tsubame –cualquier fantasma que os quiera hacer algo primero tendrá que vérselas conmigo, que para eso soy vuestra senpai.

-¡Oooh! –los cuatro la miraron con admiración. Después de decir esto apareció el autobús y los cuatro amigos subieron con impaciencia, mientras que Misaki los observaba con ternura.

(...)

Siempre que Rei tenía excursión con el club, hablaba con su jefe para trabajar el Sábado o el Domingo a jornada completa, de esa manera tenía el otro día entero libre para disfrutar con su club. El viaje no fue muy largo, enseguida se plantaron en un pequeño pueblo cercano al a ciudad. Según les había dicho Misaki el día anterior, una vez el autobús los dejaran en un pequeño pueblo debían continuar andando unos dos kilómetros hasta llegar a la falda del Yomisan, por lo que enseguida empezaron a andar por un camino sin pavimentar en dirección a la montaña, que se podía apreciar ya desde el pueblo.

-Sigo dudando de que fuera imprescindible que vinieras hoy con nosotros –Rei le habló a Yukari, que estaba escondido en la gran mochila, gracias a que se había retrasado a propósito.

-Bderobi está desesperado, no me extrañaría que os siguiera hasta aquí-kari.

-Urgh… ¿de verdad lo crees?

-Sin duda-kari. Además… esa Toriyama-san… Parece amable y apasionada, ¿y si ella es la segunda Pretty Cure-kari?

-¿Toriyama-senpai? –Rei se quedó pensativa unos instantes -. Pues la lágrima no ha reaccionado a ella.

-Bueno, tampoco sabemos muy bien cómo funciona. ¡Quizás hoy despierte una nueva Pretty Cure-kari!

-Una nueva Pretty Cure…

-¡Rei, que te quedas atrás! –Tsubasa la llamó antes de que pudieran continuar con la conversación.

-¡Ahora voy! Yukari-kun, escóndete y no te comas mi almuerzo.

-Soy vegetariano-kari.

-¿Y qué has comido hasta ahora?

-Las plantas del balcón-kari.

-Ya sabía yo que eras un koala… -Rei masculló por lo bajini.

-Te he oído-kari –Rei no respondió, cerró la mochila y corrió para dar alcance a sus compañeros. Afortunadamente para los chicos, a medida que avanzaban hacia el Yomisan la niebla iba desapareciendo y la temperatura aumentando, por lo que al llegar a la base de la montaña ya tenían un cálido sol acariciándoles la piel. La montaña empezaba con un viejo y gran letrero que daba datos como la altura del monte o las rutas turísticas recomendadas. Había también un gran sendero principal que se veía que más adelante se dividía en otros secundarios y más pequeños, tal y como mostraba el letrero. Además, paralelo a al camino principal, había un pequeño río que más arriba seguía una de las divisiones del recorrido.

-No comprendo cómo puede haber gente que considere que algo tan bonito pueda estar embrujado –Shouta se acercó a Misaki, quien encabezaba la expedición, mientras hablaba. La chica respondió sin dirigirle la mirada, con una sonrisa.

-Eso es lo que yo pienso, Tachibana-kun –la chica tardó unos segundos antes de continuar, dirigiéndose a Rei y los mellizos, que estaban rezagados charlando -.  Bien chicos, vamos a tomar el sendero que sigue el río, más arriba hay una pequeña laguna y más arriba de eso empiezan los bosques. ¿Preparados para la excursión?

-¡Sí!

-¡Pues vamos allá! –Y los cinco se empezaron a mover. El recorrido empezó sin novedades, tan sólo disfrutando del bonito paisaje. Sin embargo, al llegar a la laguna, tuvieron la suerte de encontrarse con una pareja de codornices japonesas.

-¡Senpai, allí! –Tsubame fue quién las vio primero.

-Bien hecho, Mori-san. Dejad que mire a ver si puedo averiguar qué es exactamente –Dicho esto, dejó su gran mochila en el suelo y de ella sacó un cuaderno, lápiz y goma y un pequeño libro. Primero empezó por observar con los prismáticos los detalles de las aves mientras están estaban distraídas con el ritual de apareamiento. Acto seguido empezó a dibujar un boceto de cada animal, y rápidamente abrió el librito, en el que venían multitud de aves: era una guía de campo. No tardó mucho en terminar de buscar, y cuando se hubo satisfecha terminó la observación tomando unas cuantas fotos de recuerdo -. Aquí está chicos, codorniz japonesa.

-I-increíble, casi ni me había preparado –Shouta la miraba con asombro.

-¡Menos mal que eres nuestra guía, senpai! –ambos mellizos chillaron a la vez, lo que provocó que los animales se asustaran y huyeran.

-¡Chicos, os he dicho mil veces que en el campo no se grita! Aquí somos como sus invitados, ¿a que no tratáis a la madre de Masayoshi-san como vuestra colega? Pues esto es lo mismo.

-Perdóoooon.

-Pero Toriyama-senpai, es cierto que estuviste genial y los pobres se emocionaron. Vamos a seguir, que seguro que nos esperan muchos más –Rei salió enseguida en defensa de sus amigos. Misaki miró a Rei, suspiró, y empezó a andar.

-Muy bien chicos, ¡en marcha! –Rei intentó seguir el ritmo de su superiora, mientras que los otros tres se quedaron atrás, sorprendidos por lo que acababa de pasar.

-¿Rei-san condescendiente en un tema tan serio para ella? ¿Tendrá fiebre? –Shouta susurraba a los hermanos para que no le oyeran.

-¡Milagro! –Tsubasa levantó los brazos como aclamando a los cielos. En eso estaba cuando Rei se giró, con una mirada asesina de las suyas clavándose en el pecho del desprotegido Tsubasa, haciendo que bajara los brazos súbitamente y adquiriera pose de funeral.

-Jeje, nuestra Rei sólo pretendía no preocupar a senpai –Tsubame también se hallaba taciturna porque sabía que esa mirada también iba para ella.

-¡Jajaja, animaos chicos, que aún queda mucha excursión! –y empezó a revolverles el pelo.

-Esta es tu solución para todo –dijeron a la vez los damnificados. Los cinco siguieron subiendo la montaña a la vez que prestaban atención a su entorno. Cuando empezaron a meterse en el bosque comenzaron a escuchar cantos de varias aves que Misaki intentaba identificar, aunque no siempre lo conseguía. Pero no sólo oían cantos, también observaban los animales. Los hermanos se ayudaban mutuamente para no perder al ave que observaban, Rei y Shouta compartían prismáticos y comentaban lo que veían, mientras que Misaki se limitaba a observar en silencio todo lo que le llamaba la atención, y advertía a los cuatro de detalles interesantes y resolvía sus dudas. Cuando vieron que el bosque estaba a punto de terminar pararon a comer, y se sentaron en unas rocas musgosas.

-¡Mira lo que hemos visto, senpai! –Tsubame le acercó su cuaderno y su cámara, donde habían tres dibujos y unas cuantas más fotos de aves.

-Vamos a ver… ¿un cuco, un kumataka* y un búho? Me sorprende que hayáis visto un búho siendo de día.

-¡Pero es verdad, jo! –Tsubame la miró con gran convicción.

-¡Sí, a nosotros también nos pareció extraño, pero estoy seguro de que lo era! –Tsubasa se incorporó a la conversación para rescatar a su hermana.

- Hum… –Misaki abrió su libro, rebuscó y les enseñó algo a los muchachos -¿Era como este?

-¡Sí, ese era! –ambos respondieron al unísono.

-Vaya, no sabía que hubieran en esta zona búhos chicos. Igual tengo suerte y lo veo yo también. ¡Buen trabajo, soldados! –la chica les devolvió el cuaderno con una sonrisa y un pulgar subido, lo que hizo que los chicos se sintieran importantes, y los tres empezaron a ver las fotos de los animales.

-Parece que al final se lo están pasando bien entre los tres –Shouta los miraba mientras hablaba para Rei. Ella también les dirigió la mirada.

-Eso parece. No son malos chicos al fin y al cabo –Rei devolvió la mirada a su almuerzo y Shouta empezó a hablar antes de continuar.

-Esto… Rei-san… me preguntaba… lo del día de tu cumpleaños… ¿al final era una cita? –Rei casi echa lo que llevaba en la boca por la sorpresa. Tardó un poco en poder responder con voz despreocupada.

-¿Pero todavía estás con eso? Anda, acábatelo que todavía nos queda mucho.

-Pero Rei-san yo… –Shouta hizo ademán de continuar pero volvió a su bento sin decir nada más. Rei lo observó con preocupación, así que cambió su rostro antes de posar una de sus manos en la espalda del chico. Shouta se sorprendió y miró a la chica, que lo miraba con ternura.

-No era nada de eso, idiota. Eres tonto por creerte a la primera las fantasías de esos dos –Shouta cambió su cara de sorpresa por una de tranquilidad, y le regaló una sonrisa a la chica, que hizo que se sonrojara. Rei cambió su expresión por una más seria e ilusionada, lo que provocó que Shouta se sonrojara -. A-además yo-

-¿Qué hacéis? –Tsubasa se acercó a los dos con sigilo hasta hallarse justo en medio de ambos. Los chicos se sobresaltaron y se levantaron de súbito.

-¡Tsu-tsubasa-kun, nos has asustado! –Shouta estaba rojo como un tomate.

-¿Interrumpo algo? –dijo mientras los miraba con malicia.

-¿Qué? ¡Jajajajaja! ¡Nonononono! ¡Sho-Shouta, recoge, que hay mucho que ver! –y salió de allí con pasos torpes.

-¡O-oye, pero no dejes todo lo tuyo aquí! –la chica hizo caso omiso y él empezó a recoger lo suyo también. Estaba tan nervioso que ni se fijó en el Yukari sudoroso que había dentro de su mochila mientras le metía las cosas dentro.

-¿Y esos dos? –Misaki le preguntó a Tsubame mientras terminaba de recoger las cosas en su maleta.

-Una historia muy larga, senpai.

(...)

Los chicos continuaron su viaje hasta alcanzar cima, y una vez allí volvieron a parar para disfrutar del paisaje. Desde allí se podía ver no sólo el pequeño pueblo que habían visitado antes, sino que también se podía apreciar Hiyama allá en el horizonte.

-Sólo por estos momentos merece la pena subir –decía Rei con los brazos abiertos, recibiendo la brisa refrescante que soplaba de frente suya.

-¿Y Mori-kun? –las palabras de Misaki atrajeron la atención de los tres chicos. Miraron a su alrededor y allí no estaba.

-¡Pero si sólo me he despistado un rato mientras buscaba algo de beber! Qué hombre este –Tsubame decía con el ceño fruncido -. Es igual, ya volverá, estará con sus cosas –así que le dejaron a Tsubasa un tiempo. Pero no apareció. Cuando se empezaron a preocupar salieron en su búsqueda. Estuvieron un buen rato buscándolo, pero no lo encontraron, así que volvieron arriba a por sus cosas, y allí lo encontraron comiéndose un bocata.

-¡Por fin! ¿Pero dónde estabais?

-Mocoso… –y Rei le cogió la cabeza con ambos puños y empezó a taladrársela.

-¡Agresión, agresión! –gritaba el chico mientras movía los brazos arriba y abajo.

-Chicos, creo que se nos ha hecho muy tarde. Empecemos a bajar antes de que nos pille la noche –los dos dejaron sus asuntos y los cuatro asintieron. Recogieron rápido y comenzaron el descenso del recorrido. Sin embargo empezó a oscurecer más o menos a mitad del camino..

-Está muy oscuro… ¿Se-seguro que la montaña no está encantada?

-No te preocupes por eso, Mori-san. Si seguimos bajando todos juntos sin parar no nos pasará nada, te lo prometo –Misaki intentó tranquilizarla lanzándole una sonrisa desde la vanguardia, aunque su rostro no tardó en mostrarse preocupado una vez giró la cara. No eran los fantasmas lo que asustaban a Misaki, precisamente… Cuando iban a atravesar un claro del bosque, Misaki apreció una silueta en el centro, así que frenó. Avanzó lentamente con su linterna en la mano y les hizo señas a los demás para que no la siguieran, pero Rei desobedeció y la siguió con precaución. Pronto la luz de su linterna enfocó a un pequeño robot que estaba de espaldas, y éste se dio la vuelta rápidamente, haciendo que Misaki soltara un pequeño grito que atrajo a los otros tres en la retaguardia. Aquel individuo buscó la segunda fuente de luz que lo seguía iluminando, y pronto vio que se trataba de Rei.

-Vaya, vaya, a quién tenemos aquí –Bderobi habló con tono sarcástico. ¿Qué demonios está haciendo este aquí? Se preguntó con amargura la chica. Al escuchar la voz del sujeto, Tsubasa y Tsubame le apuntaron con sus linternas y, tras ver lo que tenían delante, chillaron con fuerza e intentaron escapar, pero tropezaron con una rama que les hizo resbalar llevándose a Shouta con ellos, quedando inconscientes los tres en el suelo.

-¡Chicos! –Rei gritó y Misaki corrió a ver qué tal estaban.

-Jajajaja siento haber interrumpido vuestro paseo, pero me urge recuperar esa lágrima. De una vez por todas –Bderobi cambió su aire de superioridad por uno más amenazador. Heló su voz y su rostro reflejó una expresión de furia -. ¡Así que no me hagas perder más el tiempo y dámela!

-Yo… –La chica se habría transformado ahí mismo y le habría pateado el culo a ese impertinente pero no podía hacer nada con Toriyama-senpai allí presente. Rei se empezó a agobiar visiblemente.

-¿Te vas a quedar ahí de pie como una estatua? Muy bien, pues le daremos un poco de vida a la noche. ¡Prionpire, infección! –Bderobi lanzó el icosaedro contra una gran roca musgosa que se hallaba en el claro, y de ella surgió un monstruo alargado, con los brazos y patas característicos del Prionpire compuestos por pequeñas rocas, con una gran roca icosaédrica en lo alto del monstruo a modo de cabeza, agujereada de tal modo que se apreciaban los ojos y la boca, todo él cubierto de musgo.

-Pupupu ¡Paia! –ante el grito de la criatura, Misaki se giró para observar a aquel monstruo que acababa de aparecer para su sorpresa. Rei frunció aún más el ceño.

-¿Qué pasa, también te gustan las rocas? –Bderobi volvió a usar aquel tono burlón.

-Maldito…

-¡Alto! –Misaki avanzó corriendo desde donde estaba hasta ponerse delante del Prionpire, con los brazos abiertos, como impidiendo que avanzara.

-¡Toriyama-senpai! –aún sorprendida, avanzó hasta agarrar de un brazo a su superiora.

-¿Eh? ¿Y tú quién eres?

-¡Soy la encargada de proteger a estos chicos y no permitiré que les pase nada! ¡Así que iros de aquí, rápido!

-¿Pero quién te crees que eres, mequetrefe? ¡Oh! –una sonrisa empezó a aflorar en el rostro de Bderobi -. No me digas que… ¡tú eres la segunda Pretty Cure! –Misaki perdió algo de compostura al escuchar a ese hombre. Rei entonces lo miró con horror.

-Pretty… Cure?

-¡Ja! No volveré a daros ventaja, incordios. ¡Prionpire acaba con ella!

-¡Paia!

-¡Detente! –Rei salió hacia el frente y empujó a su superiora, provocando que el ataque del Prionpire impactara cerca de la chica, lo que la lanzó hacia atrás, cayendo de espaldas y saltando su mochila por los aires. Misaki, desconcertada, devolvió la mirada al monstruo de piedra, que se la quedó mirando. Sendas lágrimas empezaron a recorrer las mejillas de la chica, pero ésta no se movió.

-¿Pero a qué viene esto, criatura? ¡Vamos Prionpire, acaba con esto ya! –El monstruo empezó a levantar su brazo lentamente.

-¡N-no p-permitiré q-que les hag-gas nada, m-monstruo! –su voz se había quedado casi en un hilo, mientras sus ojos, ni parpadeaban e inundados por las lágrimas, se desencajaban.

-¡¡SENPAI!! –Rei se levantó como pudo y puso un pulgar en el Pegasus Mystic. Lo siento, Yukari-kun. Y cuando la bestia iba a embestir contra la chica, un brillo verde surgió desde su espalda y otro marrón claro surgió enfrente de la chica, que persuadió a la criatura en continuar su ataque. Cuando ambos brillos cesaron, Cure Bios observó cómo Misaki se hallaba inconsciente en el suelo, y se acercó para ver qué tal estaba. Dirigió la mirada rápidamente al cielo y vio allí una lágrima, con un brillo similar al de la Lágrima Plantae pero con un color diferente, que caía suavemente al suelo.

-¡Es la lágrima Fungi-kari! ¡Cógela, yo cuido de ella-kari! –Y Bios saltó a por ella.

-¡Las lágrimas son propiedad de Chimaera-sama! –vio cómo Bderobi saltó propulsado gracias a su cola y se acercó también a la lágrima. Ambos blandieron un puñetazo y chocaron en el aire a escasos centímetros de la lágrima. Mientras intentaban mantener el pulso con una mano, con la otra trataban de llegar a la lágrima -. ¡Maldita niñata, deja de meterte donde no te llaman!

-¡Silencio! ¡Has estado a punto de matar a mi preciada senpai, no te lo perdonaré nunca! –ambos luchaban con todo lo que tenían, pero ninguno de los dos era capaz de avanzar lo suficiente.

-¡Prionpire, golpéala! –el monstruo hizo lo que le ordenaban y su golpe logró desestabilizar a la chica, aunque no dejó la lucha. Sin embargo Bderobi empezó a ganar el terreno poco a poco.

-¡No… puedo… perder!

-¡Aguanta-kari! –Yukari entonces saltó hasta llegar al cuerpo de Bios, usándolo como apoyo para alcanzar la lágrima y retirarse de allí, ante el asombro de Bderobi y la felicidad de la chica. El asombro pronto se convirtió en furia y se encapsuló para llevarse por delante a Cure Bios, hasta que la hizo impactar contra el suelo. De la nube de polvo surgió la silueta de ese hombre, que se acercaba peligrosamente hacia Yukari.

-Dame esa lágrima, criatura –la voz de Bderobi era gélida.

-¡Jamás!

-¡Entonces sufre! –se volvió a encapsular y salió propulsado hacia Yukari. El animal empezó a correr, así que Bderobi cambió el rumbo de su ataque. Antes de ser alcanzado se lanzó en plancha hacia un lado, distrayendo a su atacante, y empezó a correr hacia Bios. Cuando Bderobi estaba a punto de alcanzarlo, Yukari tiró la lágrima hacia adelante con la esperanza de que Bios la agarrara, así que éste se olvidó del hada y salió tras la lágrima. La sobrepasó y volvió a su forma normal, para esperar a que cayera en sus manos. Sin embargo dos patadas alcanzaron su espalda y lo tumbaron, por lo que Bios aprovechó para atrapar la lágrima y avanzar hacia Yukari.

-¿Estás bien?

-¡Kari! –le respondió con una gran sonrisa.

-¡Se supone que deberías estar inconsciente! –Bderobi sonaba fuera de sí mientras se levantaba con dificultad.

-¡No subestimes el poder de Pretty Cure!

-¡Usa la Lágrima Fungi-kari! –la chica obedeció y la llevo a su objeto para introducirla. Sin embargo un extraño campo eléctrico evitaba que la lágrima entrase, por mucho que la chica lo intentara, hasta casi salir disparada si no fuera por Bios.

-¿Pero por qué? –Miró a Yukari en busca de una explicación, pero éste no supo qué responder. Vio que Bderobi volvía a cargar contra su compañera.

-¡Cuidado! –pero ya era tarde, el gran taladro ya estaba sobre el cuerpo de la chica. Bderobi se llevó a Bios hasta impactar con una serie de árboles que los iban frenando.

-¡Esta vez me aseguraré de partirte en dos! ¡Despídete de la vida, Cure Bios! -Con dolor en su rostro, intentó zafarse agarrando el taladro.

-¡AAAAAAAAAAAH! –Bios gritaba de dolor al sentir cómo sus manos se quemaban y lo soltó.

-¡JAJAJAJAJAJA! ¡Eso es! ¡Grita! ¡Llora! ¡Serán música para mí antes de que acabe contigo PARA SIEMPRE! ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA! –fue entonces cuando la guerrera miró a su alrededor y vio los cuerpos inconscientes de sus amigos y la cara de pavor de Yukari. Bios frunció el ceño, apretó los dientes y volvió a agarrar el taladro.

-¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!! –la chica volvía a gritar, pero resistió. Pronto se vio cómo el taladro empezaba a separarse de su cuerpo, y la risa de Bderobi cesó -. ¡NO PIENSO MORIR… HASTA QUE PAGUES… POR ATACAR A TORIYAMA-SENPAI… Y A YUKARI-KUN! –finalmente la chica separó lo suficiente el taladro como para escapar de ese infierno, y Bderobi siguió directo hacia el bosque. La chica tomó un tiempo para recuperarse y, cuando notó que su enemigo volvía a la carga, se ocultó detrás de un árbol. Cuando Bderobi pasó por su lado agarró la cola de este, suprimiendo su vuelo y cayendo de bruces contra el suelo. Entonces volvió a pronunciar un grito lleno de determinación para levantar a su enemigo por los aires mientras lo hacía girar agarrándolo por la cola, y cuando cogió el suficiente impulso, lo lanzó en dirección al Prionpire.

-¡Ahora-kari! –La chica empezó de nuevo el ritual y dirigió su brazo hacia sus enemigos.

-Pretty Cure Sylvan Beam! –el rayo salió en su forma básica.

-¡No lo permitiré! –Bderobi hizo una seña al Prionpire para que lo ayudase, y acto seguido se encapsuló y encaró el rayo. Ante el avance de Bderobi y el Prionpire la chica gritó con fuerza y la lágrima respondió, lanzando de nuevo los  verdes tallos como la vez anterior, aunque en esta ocasión el Prionpire no desapareció.

-¡No entiendo cómo puedes herir a la gente sólo por conseguir tus propósitos! ¿Es que no tienes corazón? –Rei hablaba como si quisiera que su rival entrara en razón.

-¿Tengo pinta de tener corazón? ¡Si Chimaera-sama consigue resucitar, todo lo demás no importa! –los dos empezaron a ganar terreno una vez más.

-¡Entonces no tengo más remedio que luchar con toda mi alma! –de repente los árboles del bosque que rodeaban la escena empezaron a brillar. Primero los más cercanos, pronto toda la montaña. Toda la naturaleza que rodeaba a la chica concentró el poder en ella, haciendo que el Sylvan Beam se engrosara de tal manera que el poder se le hacía casi incontrolable.

-Pu-pu ¡PAIAAAA! –ante el horror de Bderobi, las raíces empezaron a surgir del suelo y a agarrar al Pionpire, de modo que empezaron a cubrirlo por completo hasta ahogarlo e inmovilizarlo.

-¿¡CÓMO!? –la fuerza liberada por la chica pronto superó la capacidad de su rival, y el rayo empezó a hacerlo retroceder cada vez con más ímpetu -. ¡PRETTY CURE! ¡NO… VAS A…! ¡NOOOOOOOO! –al fin el rayo frondoso arrasó con su enemigo, arrastrándolo hasta chocar con el Prionpire, que desapareció en un grito, y el rayo terminó por lanzar a Bderobi aún encapsulado por los aires, hasta perderse como una estrella fugaz.

(...)

El milagro se hizo y el daño desapareció mientras Bios se destransformaba y observaba cómo la zona se iluminaba con la estela que había dejado su ataque. Cuando todo volvió a la normalidad cogió su linterna y acudió rápidamente a despertar a Misaki.

-¡Toriyama-senpai! ¿Estás bien? ¡Responde! –Rei meneaba a la chica intentando despertándola. Tras un rato Misaki dio señales de vida y empezó a abrir los ojos.

-Mmm… ¿Masayoshi-san? –Misaki se incorporó rápidamente cuando recordó toda la situación -. ¿Estás bien? ¿Y ese tipo? ¿Qué ha pasado aquí? –preguntaba sin parar con sus manos sobre los hombres de Rei.

-¿A qué te refieres? Sólo te caíste con Shouta y los otros y acabasteis inconscientes –Misaki volvió la vista y vio aquellos tres aún en el suelo. Rei había movido a su senpai antes de empezar a despertarla.

-Entonces fue un sueño… era todo tan real –en cierto modo parecía desilusionada.

-¡Qué cosas jajaja! –Rei empezó a reír sola. Para de hablar que la lías-kari se decía para sí la mascota -. Y dime, ¿qué soñaste? –Rei preguntó con brillo en sus ojos, con la esperanza de que se hubiera llevado un recuerdo molón de ella.

-Pues… un gnomo azul apareció de la nada, invocó un bicho de piedra e intentó matarnos. Pero yo salí corriendo de allí y ahí se acabó –Rei no pudo reprimir una expresión de sorpresa ante las palabras de Misaki -. Pero bueno, es igual, vamos a despertar a estos y a salir de aquí.

Cuando los cinco se hubieron de pie reanudaron la marcha y salieron de la montaña. Afortunadamente para ellos aún quedaba un autobús que iba hacia la ciudad, por lo que pronto llegaron a sus casas. Durante todo el trayecto de vuelta Rei no paró de darle vueltas a la cabeza. ¿Por qué Toriyama-senpai le había mentido? ¿Por qué simplemente no le contó que intentó proteger a todos hasta las últimas consecuencias? Rei estuvo tan absorta en ese tema que prácticamente no recordaba que ya tenía una segunda lágrima en su poder.

[ENDING&PREVIEW]

REI: ¡Bien! Por fin tenemos una nueva lágrima, aunque no sepamos cómo se usa. ¡Pronto las tendremos todas y esos tipos tendrán que dejar de molestarnos!
YUKARI: Esto, Rei-san, ¿no te da miedo esa gente-kari? ¡Ayer casi morimos todos-kari!
REI: ¿Qué te dije el otro día? ¡Yo sola puedo-!
YUKARI: ¡No, no puedes!
REI: ¿Yukari-kun? ¡Yukari-kun! ¿Adónde vas?

Episodio 4: ¿Yukari-kun se va de casa? ¡Buscaré a Pretty Cure yo solo-kari!

*N.A.: Algunas especies tienen nombres vulgares en algunos idiomas y en otros no, como es el caso de lo que traducido sería algo así como "halcón de montaña". Algunos libros optan por poner el nombre específico pero aquí no tiene mucho sentido, así que he decidido dejarlo como se diría en japonés, cosa que ya hago yo y hacen los dobladores con otras cosas, como los onigiri, el takoyaki o el Tanabata.

______________________________________________________________________________________________________________________


Ya que estoy aquí, deciros que he incorporado una nueva sección en el post de los dibujos para cada personaje llamado "Personal data", y que no aconsejo que consultéis si no lleváis el fanfic al día.
avatar
Phoenix Mode
Cure Favorita :
Cure Lemonade

Fecha de inscripción :
16/01/2013

Localización :
Mystic Forest

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Cure Elegance el Lun 20 Ene 2014, 14:15

¿¡PERO CUANTOS CAPÍTULOS TE HA DADO TIEMPO A PUBLICAR!? Estaba leyendo el tercero cuando me lío con los gemelos (Tsubasa y Tsubame valen para ambos géneros), me pongo a mirar cuál era cual ¡y me doy cuenta de que hay otro capítulo entero en medio! ¡Refrijoles!

Pues hale, capítulo 3 primero y luego el 2.

Sobre el capítulo 3, Elegance escribió:¿Por qué pensaba yo que Montaña de Pájaros era un tío bueno? Mejor para mí, claro, que me la he imaginado súper adorable, pero me llevé la sorpresa con ella xD Por otra parte, me encuentro terriblemente decepcionado por Tsubame. Me esperaba que fuera de las que se expresan con muy pocas palabras (si no nulas); de hecho en cada momento 'ambos hermanos dijeron a la vez', me imaginaba a Tsubame imitando los gestos de su hermano sin decir nada. No quiero decir que sea malo, eh, sólo que... Me encantan esos personajes y al final no es uno de ellos )=

En fin, ha sido un capítulo interesante y veo que has pulido muchos detalles que había comentado al inicio, así que salvo mirar la transformación (que espero salga en el capítulo 2), no tengo nada más que decir 'negativamente', si acaso que me perdí un poco con los nombres de los chicos y sus apellidos al inicio. Me encantó lo de los dos puños chocando mientras intentaban coger la lágrima, así como el Rayo Silvano potenciando la flora del entorno. Por otra parte, siempre me imaginé a Bderobi con el esquema de colores del Gurren Lagann encajado en una 'cacerola' =P Buen capítulo, y educativo de salir en televisión xD

P.D: Un detalle, no sé si lo sabías pero... El Yomisan es una montaña de verdad... ¡En Corea del Sur! xD

Sobre el capítulo 2, Elegance escribió:Aquellos que quieren una Cure tío no tienen para mí dos dedos de frente, con todos mis respetos. Pretty Cure es un Mahou Shojo (CHICA MÁGICA es la traducción, primer punto) que se caracterizaba por su cantidad de acción. En definitiva, siguiendo la estela de la idea original, si ponemos tíos y un equipo de más de dos... ¿Alguien me dice en qué se diferenciaría del sentai? ¿La explosión final? Que hay Cure tíos que me gustan es cierto (los de Rona67, por ejemplo, son originales y muy cool), pero que el concepto lo aborrezco es una verdad aún más absoluta.
Tart tenía el acento que ya actuaba como coletilla. Como las de Heartcatch que tenían el desu tan cutre ése. xD

Al capítulo... ¿No es nuevo el que el villano sea claramente el bueno poseído desde el principio? Me he puesto a pensar y no recuerdo que ninguno empezase así. Es tan simple y obvio que me ha agradado en cierto modo, pese a mi desagrado a las purificaciones: no rollos sorpresa de última hora que acabaran evidentemente con todos felices, todo claro desde el principio. Me ha agradado la historia del Koala que no vivía en un corráh jajajaja

Siguiendo con la trama, me he reído un huevo con la delicadeza de Rei, no la vi venir en ninguno de los dos planes. Fue brutal, me la imaginé y todo con los tonos de voz. "¿Seguroooo que NO SABÉEEEIS a qué me REFIEROOOOO?", ¡ja! Épico. Aunque la perla vino de la transformación...

"...un pin con un pequeño pollo..."

Ahí ya me meé vivo. Sé a qué te referías con ello y demás, que lo vi en el dibujo, pero lo de pequeño pollo fue superior a mis fuerzas. ¿No había mejor palabra, querido? Pájaro, pajarito, polluelo... Pollito todavía lo hubiera pasado... Pero Pollo, ahí, me pudo xD Eso sí, la transformación genial, tú. La idea del capullo ha sido muy buena, me ha encantado y tal y como me la imaginé es una pasada, sin necesidad de mucha complejidad como tenía Suite pero con la suficiente originalidad para hacerla única.

La batalla decente y la explicación del poder oculto del Sylvan Beam me gustó, pero bueno, tampoco puedo decirte mucho más, es una segunda batalla. Quizás un poco más de conclusión al final hubiera venido bien, si bien quedó claro el punto de motivación de Bios como protectora de la vida. El que un Prionpire se potenciase por usar seres vivos me intrigó... Mejor dicho, me agradó mucho (intrigar nada, está claro el por qué tras tu explicación de sus orígenes). Y... Nada, tengo ganas de ver con qué me vienes ahora. Aunque aún me pregunto a cuento de qué vino el chico del ático...

P.D: Me... ¿Me has plagiado el uniforme del Negai? e__e

Pues nada, por fin pude leerme tu serial xD Ahora que tengo un rato libre (menos tiempo del que esperaba por el capítulo tercero que no había visto, damn it), voy a ver si termino KPC 10, que quiero acabarlo esta semana. ¡Sigue así, Bunbee-san <3!
Pues nada
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
Cure Elegance

Fecha de inscripción :
05/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Bunbee-san el Dom 26 Ene 2014, 23:02

Pues en realidad también tenía el capítulo 4 desde hace bastante, pero he decidido dejarlo hasta ahora para no publicarlo demasiado seguido y para que no quede muy distante del capítulo 5, que ese me está dando ciertos problemas (no el capítulo en sí, más bien los dibujos XD).


Cure Elegance escribió:que no vivía en un corráh jajajaja




Grande, sí señor.

Tengo que reconocer que lo del pollo no me acabó de convencer en ningún momento. Pero tras relatar todo el rollo del capullo llegó lo del pin y ale, un pollo XD joer polluelo era la buena, mal por mi parte. Lo de Kawaguchi era por darle emoción a la idea de Cure chico, no era especial... ¿o a lo mejor sí? ya veremos si Kawaguchi-san toma relevancia o no. XD no me digas que tu uniforme es igual :O si te soy sincero no me he leído todo KPC, aunque tengo pensado hacerlo porque goddammit, tu publicas cosas en lo mío y yo no en el tuyo, te prometo que después de los exámenes analizaré con profundidad todo lo que llevas.

Si te soy sincero de nuevo lo de Tsubame no lo entendí la primera vez que le hiciste referencia (sobre todo porque la confundiste con Tsubasa, pero bueno XD). Entiendo al tipo de personaje que te refieres aunque la función de la chica es más la de "guardián" de su hermano, pero no es un tipo de personaje que se me hubiera ocurrido antes y es interesante. Quizás aparezca alguien así luego, además que le pegaría a alguno de ciertos personajes que ya tengo preparados. Este es sin duda el tipo de capítulos que me gustarían que aparecieran en la serie de verdad, vendrán más así. Dammit Corea

Al lío: capítulo que no me acaba de convencer. ¿Es cosa mía o es más corto de lo que viene siendo la cosa? Es indudable que en este me centré más en los malos que en anteriores, pero aún así me sigue pareciendo escueto. Con todo, creo que está explicado con eficacia los eventos, y quizás en un capítulo normal todos los eventos tendrían lugar perfectamente en esos veintitrés minutos. Introducimos a un personaje con el que estoy muy satisfecho por el resultado, vamos a ver si consigo desarrollarlos bien. Aquí va el capítulo 4.

______________________________________________________________________________________________________________________


¿Yukari-kun se va de casa? ¡Buscaré a Pretty Cure yo solo-kari!


-¡Es una mentirosa-kari! –sentenció el animal justo antes de llevarse una hoja a la boca. Era el Lunes siguiente a la excursión, no hacía mucho Rei había bajado a desayunar, se había despedido de su madre y le había subido unas cuantas hojas de las plantas del balcón que le gustaban a Yukari. La habitación de Rei no era muy grande: consistía en una pequeña cama, un pequeño escritorio, un armario y algo de espacio para una mesita en la que estaban sentados ambos en ese momento. El color predominante era el azul claro, mientras que las paredes estaban adornadas con fotos profesionales de aves de todo el mundo. En ese momento la chica no se había cambiado aún y llevaba puesto un camisón fucsia que le llegaba hasta los tobillos, con calcetines blancos y unas zapatillas de unos gatitos.

-¡Pero tú lo viste! ¡Viste lo valiente que fue! –Rei miraba a Yukari con fuego en su mirada -. Tuvo que tener sus razones para mentir. ¡Estoy segura!

-¡Me da igual! No quiero formar equipo con mentirosas-kari –Yukari desvió la mirada hacia la pared mientras devoraba otra hojita.

-¡Mira que eres intransigente! –la chica suspiró y cruzó los brazos. Empezó a mirar por la ventana hasta que se acordó de la nueva lágrima y las sacó ambas de la mesilla: eran exactamente iguales salvo por el color. Nadie diría que aquellas pequeñas piedrecitas albergaban tanto poder -. Entonces Yukari-kun, ¿Qué hago con la nueva lágrima? –Yukari tardó un rato en salir de su resabio para prestarle atención a las lágrimas que ella tenía en las manos.

-No lo sé-kari… –Yukari dejó a un lado el enfado y miró al suelo con preocupación -. ¡A lo mejor sólo funciona si combatís dos Pretty Cure a la vez! –la inspiración azotó a Yukari repentinamente, dirigiéndose a Rei con una sonrisa de esperanza.

-¿Sí? –Rei no parecía muy contenta con la idea -. No sé Yukari-kun, tiene que haber otra forma. ¿Y si le transmito energía de la otra lágrima? A lo mejor está sin pilas –Mientras Rei empezaba a divagar, el rostro de Yukari iba tornándose cada vez más rojo y lleno de ira -. Quizás tenga que conseguir un cargador. O a lo mejor-

-¡¡Ya he tenido suficiente-kari!! -Yukari golpeó con sus patas delanteras la mesa con más fuerza de la esperada de una criatura tan pequeña.

-¿Yukari-kun?

-¡Estoy harto de verte evadir tus responsabilidades y de que actúes como una egoísta! –Yukari señalaba a la chica mientras gritaba sin medir su voz -. ¡Sólo piensas en ti y te da igual el futuro de la Tierra mientras seas tú su protagonista como si esto fuera un manga-kari!

-¡Oye, que para empezar yo no pedí nada de esto! ¡La culpa es tuya por llegar de la nada con Bderobi-san detrás exigiéndome cosas raras! –Rei enseguida se levantó y también empezó a señalarlo.

-¡Pues si tan estresada estás ve a buscar más Pretty Cure de una condenada vez, que sólo piensas en las mentiras de una mentirosa en lugar de en cosas importantes-kari! –las palabras de la criatura enfadaron aún más a Rei.

-¿Cómo te atreves? ¡Soy humana y me preocupo por la gente! ¡Lo sabrías si no fueras tan egoísta y no hubieras abandonado a tus amigos! –la expresión de Yukari cambió por completo, y bajó la cabeza. Enseguida Rei supo que se había pasado -. Yukari-k –de un salto Yukari cogió las dos lágrimas y se dirigió a la ventana.

-¡Si tanto te molesta ser una Pretty Cure buscaré a alguien que de verdad quiera serlo! ¡Está claro que me equivoqué cuando pensé que eras la chica perfecta-kari! ¡Siento todas las molestias, Masayoshi-san! ¡Kari!

-¡Yukari-kun! –pero Yukari saltó de la ventana a un árbol no muy lejano a la habitación de Rei y lo usó para bajar al jardín y salir corriendo. Rei no pudo hacer otra cosa que mirar con impotencia -. Yukari-kun…

[OPENING]

-¿Dime, Bderobi-kun, no fui lo suficientemente clara ayer con tu situación? –Discolor iba de un lado para otro con la mirada al frente, mientras Bderobi estaba de pie, estático, con la mirada baja y escuchando con atención las palabras de la mujer.

-Sí, señora.

-¿Entonces por qué has vuelto de vacío una tercera vez, Bderobi-kun? ¿Han aparecido dos nuevas guerreras? ¿Es eso, Bderobi-kun? Por tu propio bien espero que sea eso.

-No, verá- –antes de que pudiera terminar, cuatro raíces oscuras surgieron repentinamente del fondo del árbol rodeando a Bderobi, que las miraba con nerviosismo. Cada una era tan gruesa como el Sylvan Beam de Cure Bios.

-Largo de aquí. Creo que lo que necesitas es… tomarte unas vacaciones.

-Pero Disco-

-¡Largo! –las raíces empezaron a caer sobre Bderobi, pero antes de que impactaran sobre él, salió propulsado y se perdió en la oscuridad. Después de esto, Discolor las retiró y se dirigió hacia su improvisado asiento -. Velchos-kun, como mi guerrero principal, dejaré que acabes tú con Cure Bios y me traigas las dos lágrimas que tiene ahora en su poder. ¿Entendido? –una sombra empezó a avanzar en las tinieblas hacia la mujer, quien ya estaba sentada en su trono.

-Por favor Shishou, déjemelo a mí –era una voz suave, con acento extranjero, perteneciente a un hombre, que hablaba con cierta indiferencia. Velchos apareció con una tacita de porcelana, de la que sorbía con delicadeza, y tras personarse ante su superiora y hacer una pequeña reverencia, se dirigió con donaire de nuevo hacia las tinieblas. Al poco rato apareció Copelandia desde la dirección opuesta, y Discolor cerró los ojos ante la presencia que se le aproximaba.

-Sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con Bderobi-dono –decía Copelandia mientras avanzaba hacia Discolor -. No comprendo por qué tanto nerviosismo en alcanzar las lágrimas –Copelandia paró cuando se hubo en frente de la mujer, que seguía con los ojos cerrados -. Puede que las neuronas de Bderobi-dono no den para darse cuenta, pero ambos sabemos que nuestras opciones son limitadas. ¿A qué viene todo esto, Discolor-dono?

-¿Qué querías, Copelandia? –Discolor interrumpió las elucubraciones de la seta -. No tengo humor para perder el tiempo hablando –tras observar la actitud de Discolor, Copelandia sonrió y cambió de tema.

-Oh, sí. Estoy aquí para avisarte de que Marattia-dono (マラッティア) ha decidido venir de visita –Discolor abrió los ojos y su expresión cambió de indiferencia a sorpresa.

-¿Ha dicho algo?

-Sí. Sus palabras exactas fueron “vaya garito se ha buscado mi hermana. Tú flacucho, ve a buscarla, que hay que celebrar que está en casa el tío Marattia” –Discolor suspiró, se levantó y empezó a moverse hasta desaparecer en la oscuridad.

(...)

Rei se cambió, cogió su mochila y salió de casa. Desde que Yukari salió huyendo se estuvo preguntando qué hacer. ¿Debía buscar al hada o ir a clase? No era el tipo de chica que se perdía las clases aunque estuviera enferma, pero era todo culpa de su enorme bocaza que Yukari hubiera salido enfadado hacia un mundo que prácticamente desconocía, por lo que a Rei no le quedaban muchas alternativas. Aunque iba con tiempo, Rei se dirigió con prisa hacia su instituto, ya que pretendía buscar a Yukari entre la multitud de la entrada, por si la criatura aún estaba empeñada en que el elegido era del instituto.

(...)

Yukari se alejó corriendo de casa de Rei, y paró de hacerlo cuando la dejó atrás. Siguió andando hasta un pequeño jardín, y entonces se sentó bajo la sombra de un árbol. En verdad Yukari no tenía ni idea de qué hacer ahora. ¿Cómo iba a encontrar a nuevos guerreros legendarios?
-¡El instituto-kari! –Yukari saltó de repente, lo que provocó que un niño se acercara. La criatura se dio cuenta y trepó por el árbol, y bajó cuando el pequeño fue llamado por su madre -. Debería tener más cuidado a partir de ahora-kari –se dijo mientras se recuperaba del susto. Yukari salió corriendo hacia allí con el miedo de coincidir con Rei, ya que con lo cabezota que era lo más seguro es que ni se molestara en buscarlo. Al llegar al sitio vio que sólo habían unas cuantas personas de pie en la entrada vestidas con el uniforme del instituto, así que se quedó cerca de ellos, escondido tras un arbusto cercano, por si las lágrimas reaccionaban ante alguien. Pasaron las personas y no obtuvo respuesta alguna, por lo que decidió cambiar de estrategia. Sin embargo, cuando se disponía a irse, vio a Rei parapetada entre los árboles, lo que le pareció raro. Esperó hasta que algo la distrajo y salió corriendo de allí como un conejo.

(...)

Al llegar a la entrada se apostó tras un árbol para espiar bien las cercanías, ya que aún quedaban unos diez minutos antes de que empezaran las clases, así que si Yukari pretendía entrar en el instituto para buscar desde dentro, Rei lo interceptaría. Estuvo un rato atenta a la puerta y a los alrededores pero no vio nada, hasta que sintió una mano en su hombro derecho, lo que hizo que diera un pequeño salto por la sorpresa.

-Buenos, días, Masayoshi-san –se dio la vuelta y vio que Misaki la saludaba -. Hace mucho que no coincidíamos, ¿entramos juntas? –mientras su senpai le hablaba, la chica intercambiaba la mirada entre ella y la entrada al instituto. Misaki normalmente vestía el uniforme completo incluso en verano, con la camisa larga siempre puesta. Además destacaba porque siempre llevaba puesta una bufanda independientemente del día del año, por lo que en verano era el centro de atención de los curiosos. El color de ese día era morado con rayas negras.

-¡Toriyama-senpai! –Rei posó sus manos sobre los hombros de Misaki y la miró fijamente, lo que provocó que la chica se sonrojara y empezara a temblar.

-¿Ma-Masayoshi-san?

-¡Necesito que le cuentes a Shouta y los demás que estoy enferma y que no pude venir hoy a clase!

-Pe-pero-

-¡Por favor! ¡Es algo importante! –Misaki no conseguía articular palabra aunque lo intentara, así que se quitó las manos de Rei de encima y se alejó un poco de ella.

-E-está bien, Masayoshi-san. Espero una buena explicación cuando termine el día –y con su frialdad habitual la dejó allí con sus cosas.

-Creo que se ha enfadado –se dijo para sí cuando su senpai se alejaba con paso firme -. Pero bueno, ya me preocuparé de eso luego. ¡Tengo que encontrar a Yukari! –la chica se quedó allí sin más distracciones hasta que todos los alumnos pasaron, pero no vio nada extraño. Cuando no quedó nadie, recostó su espalda con el árbol y se sentó en la hierba -. Este Yukari-kun… ¿dónde se habrá metido? –entonces se levantó de un salto y empezó a correr -. ¡La fuente!

(...)

Yukari siguió corriendo hasta llegar a otro parquecito, aunque este estaba bastante más transitado. Se sentó detrás de un árbol para descansar.

-¿Y ahora qué-kari? –aún se estaba recuperando de la carrera cuando notó que le cayó saliva en la cabeza. Miró hacia arriba y vio que un perro con aire cabreado empezó a gruñirle -. ¡Kariiii~! –la criatura empezó a correr alrededor del árbol mientras el perro lo perseguía. Sin embargo cuando estaba a punto de darle alcance el animal frenó bruscamente en un chillido, y Yukari vio que su correa se había enganchado en una rama. Antes de que el perro se zafara y volviera a la carga, Yukari se sumergió en el bosque de edificios hasta perderlo de vista. Siguió corriendo con la vista atrás, sin ver hacia donde iba, hasta chocar con algo peludo. Cuando se levantó del suelo y vio lo que tenía delante, el corazón volvió a salírsele del pecho. Vio tres gordos gatos marrones, que lo miraban con soberbia, o más bien con hambre.

-Sólo os faltan las gafas de sol kaririri… -intentó relajar el ambiente con un chiste pero sólo sirvió para que los gatos tomaran posición de ataque -¡Aaaahh! –Yukari empezó a correr por donde había venido y, cuando vio que el perro de antes venía a por él casi le da algo. Giró en el momento oportuno para que sus cuatro perseguidores chocaran entre sí, entonces pensó que se pelearían entre ellos y lo dejarían en paz. Pero cuando pensó que ya los había dejado atrás aparecieron los cuatro corriendo desesperadamente -. ¿Pero por qué os cebáis con el más mono? ¡Kariiiii! –y Yukari siguió corriendo hasta quién sabe cuándo.

(...)

Sin saber muy bien cómo, Yukari perdió a los animales en los callejones. Cuando se quiso dar cuenta de dónde estaba, acabó por desembocar en una plaza que le era familiar. No tardó en asociarla con aquel sitio en el que conoció a Rei. La fuente seguía igual que aquella tarde: la misma sirena, la misma plaza y el mismo silencio. Yukari avanzó hasta el centro y se sentó en uno de los bordes de la fuente, y entonces sacó las lágrimas de su interior. Yukari no cargaba con ellas en las patas, le habría sido imposible correr, sino que las había absorbido con el extraño dibujo que tenía en la frente, y ahora realizó el mismo procedimiento para sacarlas, de modo que su dibujo empezó a brillar tenuemente hasta que ambas piedras salieron al exterior, cogiéndolas con las patas. Empezó a mirarlas con preocupación.

-Pretty Cure… –Yukari miró al cielo -. ¿Qué debería hacer-kari? Rei-san apareció como de la nada, ¿tengo que esperar a que pase lo mismo otra vez-kari? –el rostro del hada era un poema mientras realizaba su soliloquio -. ¡No, no hay tiempo! Pero… ¿y qué hago? –la criatura se tumbó allí y se quedó observando las nubes -. En verdad no sé nada sobre las guerreras legendarias-kari… A este paso… –la criatura se quedó allí, en silencio. Al poco una sombra tapó a Yukari, y la cara de Rei se mostró al instante.

-Hola –Yukari no respondió -. ¿Puedo sentarme? –Yukari se dio la vuelta y le dio la espalda. Así que Rei se sentó a su lado -. He estado pensando en lo que pasó esta mañana. Lo siento de corazón. Me comprometí a ayudarte con tu Chimaera y no me lo he tomado en serio. Esto ha sido como un juego para mí y el poder del Pegasus Mystic me cegó –Rei se levantó y se empezó a quitar el objeto de su muñeca. Se inclinó hacia Yukari y se lo ofreció con la cabeza baja -. No he sido una buena compañera. Lo siento –la voz de la chica se empezó a quebrar y sus manos empezaron a temblar. Yukari levantó la mirada y la vio pidiendo perdón. Tras un instante de desconcierto, sonrió y posó una de sus patas delanteras en una de sus manos, y Rei lo miró tras notarlo.

-Eres Cure Bios, la guerrera legendaria-kari. No tengo duda de que eres tú la que me ayudará-kari –tras decir esto el rostro de Rei se descompuso y sus ojos se llenaron de lágrimas. Acto seguido agarró a la criatura y la posó entre su pecho. Entre sollozo y sollozo Rei volvía a pedir perdón -. Rei-san… respirar… necesito… kari~ -estuvieron así un rato hasta que Rei dejó otra vez a la criatura en el borde de la fuente -. Yo también tengo que disculparme-kari. No debí decir esas cosas de tu senpai, lo siento-kari.

-Ya da igual, tonto. Vámonos a casa, que he tenido que perderme las clases con la tontería. Haré la comida hoy para compensar.

-¡Comida de Rei-kariyay! Espero que cocines bien-kari –la criatura empezó a mover los bracitos con energía.

-¡Déjamelo a mí! –Rei adoptó una postura de confianza. Los dos salieron de allí bajo conversaciones esporádicas y risas de la chica, además de una atenta mirada de una chica escondida tras las paredes que rodeaban su camino de vuelta. Cuando salían de las callejuelas y entraban en el descampado, percibieron una sombra allí parada. Al principio Yukari entró en la mochila de la chica, pero a medida que se acercaron observaron que aquello no era humano.

-¡Cuidado-kari! ¡Ese tipo me suena-kari! –la chica avanzó con la guardia alta hasta que se podía distinguir que tenían delante una especie de gusano. Al fin pudieron ver exactamente qué era, y Rei paró de avanzar mientras estudiaba a aquel ser. Se trataba de un monstruo morado con multitud de pares de patas. Usaba un par como brazos, tres para desplazarse y todos los demás eran tan pequeños que parecían atrofiados y no servir para nada. Aquel extraño gusano mantenía una pose distinguida: toda su postura se acentuaba con un traje negro que le cubría el torso, un bigote de color más oscuro que no parecía estar hecho de pelo, una mueca de dignidad con dos colmillos asomando, un monóculo dorado y brillante en su ojo derecho y una tacita que sujetaba con tres enormes y cuidadas uñas granates, uñas que llevaba en cada una de sus patas, con extrema delicadeza, y de la que sorbía de tanto en cuanto. Tenía además unas antenas que llevaba peinadas hacia atrás y unos ojos enormes, gatunos, amarillos, que miraban fijamente los movimientos de la chica, si bien no hacía ademán alguno en hablar o atacar. Cuando la chica se detuvo, aquel monstruo esperó un momento antes de empezar a hablar.

-Encantado de conocerla, Miss Cure Bios –aquel hombre, que era más bien fornido, hizo una reverencia con increíble agilidad. Cuando recuperó la postura siguió hablando -. Yo soy Velchos, guerrero de Mystic Fortest y mano derecha de Discolor-sensei. Como habrá averiguado, estoy aquí por las lágrimas. Soy consciente de que no querrá dármelas por las buenas, por lo que me gustaría que se transformara y usara su poder para demostrarme que se las merece más que yo. Dígame, ¿deberíamos empezar? –Rei tardó un poco en decir nada.

-No… no llevas pantalones –desde la mochila se oyó una risa ahogada. Velchos no pareció complacido.

-Plebeyos… –se llevó una mano a la cara mientras movía la cabeza con decepción.

-Pero, ¿y Bderobi-san? ¡Quería hablar con él en nuestro encuentro!

-Mucho me temo que Mister Bderobi estará… indispuesto un tiempo –Velchos recuperó la compostura -. Pero basta de charla. Miss Cure Bios, estoy ansioso por comprobar cuál es su poder. Si lo que necesita es un aliciente, empezaré yo –de su tacita surgió un icosaedro mientras hablaba -. ¡Prionpire, infección~! –al igual que hizo Bderobi en la primera batalla, lo lanzó sin más al suelo. Del objeto empezó a surgir el Prionpire sin transformar de la otra vez.

-Pupupu ¡Paia!

-¿No te parece que me estás subestimando? ¡Pero si lo que quieres es pelea, vamos allá! –Rei dejó la mochila en el suelo y Yukari salió para observarlo todo, entonces tocó la pantalla del Pegasus Mystic con el pulgar, rodeándose de un aura blanca, dispuesta a empezar con la acción -. Pretty Cure wake up!

La pantalla en forma de corazón se llenó de un brillo verde y súbitamente la luz blanca que la rodeaba se reemplazó por este color. La chica bajó el brazo derecho y de su brazo izquierdo empezó a salir seda brillante que envolvió a la chica en un capullo. Después el capullos se rompió por el centro y del cuerpo brillante de la chica surgió una falda y su torso; después se rompió la parte de los brazos y surgieron sus guantes; luego se rompió la parte de sus piernas y surgieron sus botas; y lo restante del capullo se fusionó en un remolino para dar lugar a su largo abrigo. Su cabeza, aún brillante, se transformó de tal modo que su pelo, teñido de rubio, quedó recogido en una coleta, y como detalle final, un pin con un pequeño pollo surgió en la parte derecha de su pecho.

-¡Sobrevive! ¡La defensora de la vida, Cure Bios! –dijo la chica tras adoptar una postura en la que señalaba hacia el cielo con una sonrisa en sus labios. Bios se lanzó directa a por el Prionpire. Bloqueó el ataque que le lanzó con su antebrazo y le pateó el brazo, retorciéndoselo. Enseguida dio un salto sobrenatural y se halló enfrente de la cabeza de la bestia, que pateó y arrancó del cuerpo. En lugar de caer al suelo, Bios se subió encima del cuerpo decapitado del monstruo y de allí saltó hacia Velchos con una patada delante, que su rival agarró con su mano izquierda y la lanzó lejos de su presencia. La chica salió impulsada por el brazo de su enemigo y cayó con gracilidad mientras se preparaba para volver a la carga.

-No está mal, Miss Cure Bios. Vamos a ver cómo continúa ¡Prionpire! –el gusano hablaba mientras se limpiaba la mano sin tocar su traje. Las piezas del cuerpo del prionpire, desplomadas en el suelo, empezaron a temblar. En el icosaedro, cuya cara había desaparecido, apareció de nuevo un rostro, y a partir de ahí se construyó una nueva bestia, como si la batalla acabara de empezar. Por su parte, del cuerpo decapitado también surgió una cabeza como si nada.

-Pupupu…

-¡Paia! –ahora Bios se enfrentaba a dos bestias en lugar de a una.

-¿Qué acaba de pasar? –la chica miraba a los monstruos desconcertada.

-La habilidad del Prionpire es multiplicarse siempre que no posea objeto. Me temo que ha sido usted quien ha subestimado al Prionpire, Miss Cure Bios –Velchos hablaba mientras le prestaba más atención a su taza que a su rival.

-Grr… ¡Pues entonces acabaré con esto de una vez! –Bios apuntó con su brazo izquierdo hacia los dos monstruos y se dispuso a lanzar su ataque -. Pretty Cure Sylvan Beam!

-¡Paiaaaaa! –sin embargo uno de los Prionpire se adelantó y recibió el ataque completo, desapareciendo entre el rayo y cayendo su cápsula al suelo. Mientras esto sucedía, el segundo Prionpire se escindió en todas las piezas, de modo que cuando Bios había acabado con el monstruo ya tenía ocho bestias más esperándola.

-¿¡Pero qué es esto, una broma!? –Rei se llevó las manos a la cabeza por la impotencia.

-Ojojojojo –una risa gutural empezó a sonar de Velchos quien, a saber de dónde la había sacado, servía con una tetera de plata más líquido en su tacita -. No sabe lo divertido que es verla sumida en la desesperación -. Cuando terminó de servir, dio un sorbo que le dejó una cara de placer aterradora.

-¡No pienso perder ante un tío tan raro como tú! –la chica salió corriendo hacia sus rivales amenazadoramente.

-Qué grosería más innecesaria –Bios salió al encuentro de los monstruos con gran resolución. Dos de los Prionpire la atacaron con sus brazos y ella saltó para golpear a otro de ellos que observaba como si con él no fuera la cosa. Pronto otros dos intentaron a agarrar a la chica en el aire y esta usó sus brazos para detenerlos e impulsarlos hacia atrás. El combate siguió en una maraña de golpes y saltos por parte de la chica ante la divertida mirada de Velchos. Éste bebió de nuevo de su pertenencia más preciada, yempezó a revisar con su mirada el área. Cuando puso sus felinos ojos en Yukari y las lágrimas, una expresión de lujuria afloró en su rostro rechoncho -. ¡Oh, que hermosa visión! ¡Usted, caballero, esas lágrimas por favor! –Velchos empezó a andar con gran rimbombancia, que no lentitud.

-¿Ca-caballero? ¡Kari! –casi le da un ataque cuando desvió la mirada hacia Velchos y vio que se acercaba en una carrera grotesca. La criatura metió ambas lágrimas en su boca y empezó a huir de aquel tipo, lo que no estaba claro era si lo hacía por las lágrimas o por el miedo que le daba.

-¡Yukari-kun! –Bios se distrajo de su pelea por ver cómo estaba su compañero, pero en eso estaba cuando recibió un pinchazo en el estómago que la dejó en el suelo, sin respiración. Ahora estaba rodeada de ocho monstruos, indefensa -. Ma-maldita sea…

-¡Bios!

-¡Espere!

-¡IIIIIIh! –Yukari aceleró cuando vio que aquel hombre o lo que fuera había estirado una mano para agarrarlo, mientras que con la otra sujetaba la taza que no hacía otra cosa que derramar líquido. Estuvieron dando vueltas en círculos hasta que Velchos arrinconó a la criatura contra uno de los Prionpire. Los otros siete habían inmovilizado a la chica y la estaban levantando en el aire, estirando de todos sus miembros, mientras ella gritaba de dolor -. ¡Bios!

-Aquí acaba el juego, señor mío -. Velchos estiró su mano libre y agarró a Yukari. Empezó a cachearlo con la mirada, hasta que vio que tenía los mofletes hinchados -. Abra la boca, si no quiere que sea yo quien se la abra –dijo con más seriedad en sus palabras. Yukari dudó, pero finalmente estiró su lengua grande y rosácea con las lágrimas allí posadas, babeantes -. ¡Santo cielo! –Velchos dejó caer a la criatura con una expresión asqueada en su rostro, pero cuando ésta se disponía a salir por patas el Prionpire lo agarró por el cuerpo, dejando que ambas lágrimas cayeran al suelo.

-¡Suéltame, abusón! –el hada intentaba zafarse como podía.

-¡Yukari- Aaaaaaah! –los monstruos empezaron a tirar con más fuerza. Ahora todo estaba a favor de Velchos, quien se acercó a las lágrimas y las cogió con cierta desgana.

-Bueno, Miss Cure Bios. Al parecer no ha sido digna de mi fuerza. ¡No tenga duda de que nos volveremos a ver! Au revoir! –dijo aquel hombre mientas le guiñaba un ojo.

-¡Espera! ¡No…! –pero cuando Velchos se dio la vuelta y empezaba a retirarse, una de las lágrimas empezó a brillar con fuerza, lo que provocó que las soltara. La Lágrima Plantae cayó suelo, mientras que la Lágrima Fungi empezó a flotar en el aire, al igual que el día anterior cuando la encontraron. Embobados estaban todos con eso que les pilló por sorpresa cuando un haz de luz de la lágrima salió disparado, envolviendo a los Prionpire y a Velchos en una especie de manto amarillento, que los inmovilizó.

-¿Pero qué es esto? –exclamó Velchos con cara de asco al verse envuelto en ese extraño velo.

-¡Paiaaa! –la chica y el hada aprovecharon pasa soltarse. Yukari recogió la lágrima del suelo y se acercó a la chica, quien también se había acercado para reunirse con el pequeño.

-¿Yukari-kun qué-?

-¡Luego-kari! ¡Intenta abarcarlos a todos-kari!

-¿Intentarlo? –la actitud de Bios cambió radicalmente -. Chavalote, te voy a enseñar por qué nadie quiere jugar a los bolos con Masayoshi Rei –dicho esto cogió su brazo izquierdo con el derecho y suspiró. Relajó todo su cuerpo, cerró los ojos y empezó a levantar suavemente su brazo. A medida que hacía esto, una especie campo de luz verde se empezó a levantar, bendiciendo toda el área de combate con un brillo cálido y lleno de energía. Los ojos de Yukari empezaron a brillar ante el mágico poder de su compañera -. Pretty Cure… -del aparato surgieron entonces dos sendas alas verdes y la chica terminó por acomodar su brazo ante los ocho Prionpire y Velchos, quien seguía intentando zafarse de la trampa. La Lágrima Plantae entonces se levantó como por arte de magia y se dispuso justo en frente de la palma abierta de Bios -… Sylvan Beam!!! –súbitamente abrió los ojos y empezó a disparar el rayo espirado, que al impactar sobre la lágrima ésta empezó a girar como una turbina, provocando que salieran multitud de tallos verdes y gruesos en dirección a sus rivales. Justo antes de que el ataque llegara, sin embargo, Velchos logró cortar el manto y empezó a excavar con sus patas, de modo que quedó oculto bajo la tierra. Por su parte los Prionpire se vieron envueltos por una maraña de materia vegetal que los constriñó hasta reventarlos, cayendo las ocho cápsulas cenicientas al suelo y destruyéndose prácticamente al mismo tiempo. Tras esto la Lágrima Fungi dejó de brillar y se empezó a desplazar lentamente hacia Bios y Yukari. Al terminar el ataque, Velchos asomó la cabeza desde el agujero que había hecho al enterrarse.

-¡Qué malos modales tiene ante un caballero como yo! ¡Volveremos a vernos, señorita! –y el hombre se despidió con un guiño que hizo que la chica se estremeciera. Ambos se quedaron mirando con consternación el agujero por el que acababa de desaparecer Velchos.

-Casi prefiero a Bderobi-san.

-Qué mal lo he pasado-kari –replicó mientras recordaba los movimientos de Velchos mientras lo perseguía.

(...)

La lágrima Fungi volvió hasta las manos de Rei, ya sin transformar. Cogió ambas lágrimas y las metió en la mochila, mientras las miraba con preocupación. Mientras la chica hacía esto, la sombra oculta tras las paredes decidió marcharse, con el recuerdo de lo que había visto aún caliente.

-¡Yukari-kun! –Rei se dirigió a Yukari con paso firme.

-Esto sólo puede significar una cosa-kari. ¡Que el segundo guerrero ha estado aquí todo este tiempo-kari! –Yukari empezó a mover los bracitos con una expresión de ilusión en su rostro.

-¿Aquí? –la chica empezó a mirar en todas las direcciones -. ¿Y entonces por qué no me ayudó?

-Probablemente aún no haya despertado y su voluntad de ayudar hizo que la lágrima reaccionara. ¿Sabes lo que significa eso? –Yukari la miró aún con más brillo en sus ojos. Rei negó con la cabeza -. ¡Que la lágrima Fungi sólo reacciona ante el siguiente guerrero! ¡Quizás seáis seis guerreros en total!

-¿¡Seis!? ¿No son muchos?

-Me miras como si fuera culpa mía-kari –Rei se rascó la cabeza y miró a ambas piedras -. Así que un nuevo guerrero… -la chica se quedó mirando las lágrimas hasta que Yukari la espabiló. Ambos se fueron a casa con la sensación de haber avanzado en su objetivo de reunir todos los miembros de Pretty Cure.

(...)

-No esperaba que me fallaras tú también, Velchos-kun –Cuando Discolor se dirigía hacia su trono se encontró con su subordinado tomando té usando una seta como mesa. Había retraído sus patas posteriores a modo de asiento y le daba la espalda a la mujer en ese momento. Ella empezó a avanzar para alcanzar su asiento.

-Shishou, se está tomando esto con gran estrés –respondió el ser al escuchar a Discolor -. ¡Pero qué grosería por mi parte! ¿No le apetece un poco de té? –enseguida se levantó con gran presteza y le ofreció una taza. Discolor la cogió sin ralentizar su avance hasta su trono. Tras cogerla, Velchos hizo una pequeña reverencia y se volvió a sentar.

-No es muy normal escuchar excusas en tus palabras –dijo antes de sorber de la tacita -. Delicioso como siempre.

-Es un honor. Lamento que mis palabras suenen a excusas baratas. Sin embargo he de decirle que he encontrado algo más valioso que las lágrimas.

-¿Más valioso? –lo miró con curiosidad.

-Esa Miss Cure Bios… posee un potencial bárbaro –volvió a sorber de la tacita, con una sonrisa en su boca -. No se imagina cómo controla el poder de las plantas. Me recuerda en cierto modo a usted –Discolor no pudo reprimir una risita burlona.

-Creo que has tomado demasiado té hoy, Velchos-kun. O quizás sea esa seta la que te hace alucinar.

-¡Nada me gustaría más que equivocarme, créame! Pero pronto esa señorita será una verdadera guerrera legendaria, y yo estaré allí para acabar con ella –Velchos acabó de un último sorbo su té y se levantó -. Me retiro a preparar el siguiente ataque. Con su permiso.

-Espera. ¿No quieres que Bderobi-kun se ocupe de ella hasta que tengas más información? –Velchos, que ya se estaba retirando, frenó en seco. Al poco giró su cabeza y dejó ver una sonrisa exagerada y unos ojos amarillos brillantes.

-Si yo fuera usted, me desharía de Mister Bderobi cuanto antes ¡Ojojojojojo! –Velchos volvió a caminar, dejando la risa gutural resonando en el área, ante la seria mirada de Discolor.

[ENDING&PREVIEW]

YUKARI: ¡Esto empieza a ser urgente-kari! ¡Cada día que pasa te ves más cerca perder las lágrimas! ¡Tienes que encontrar a tu compañero de una vez-kari!
REI: ¿¡No puedo con la fuerza de Velchos-san!? ¡Me niego a perder contra el tipo más raro de todos!
YUKARI: ¡Ese brillo…! ¿¡No será que…!?
???: …

Episodio 5: ¡Superada por Velchos-san! ¿¡El nacimiento de una nueva Cure!?


______________________________________________________________________________________________________________________

Así es, por fin esto podrá llamarse Pretty Cure, ya que se nos viene encima la segunda chica. ¿Quién es la segunda Pretty Cure?
avatar
Phoenix Mode
Cure Favorita :
Cure Lemonade

Fecha de inscripción :
16/01/2013

Localización :
Mystic Forest

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Cure Elegance el Lun 27 Ene 2014, 16:47

Bunbee-san escribió:XD no me digas que tu uniforme es igual :O si te soy sincero no me he leído todo KPC, aunque tengo pensado hacerlo porque goddammit, tu publicas cosas en lo mío y yo no en el tuyo, te prometo que después de los exámenes analizaré con profundidad todo lo que llevas.

Hay un dibujo en la sección correspondiente para KPC en el que salen las chicas con el uniforme puesto. Aparte de decirse que llevaban una falda, un chaleco de punto y una chaqueta nunca dije mucho más que recuerde... Ya han pasado tres años o más desde que empecé el serial, no me acuerdo de todo xD
¡Espero que sea cierto! Que ya sea por la publicación irregular o la longitud masiva que van tomando, voy perdiendo lectores y encima tú publicas el mismo día para eclipsar asqueroso hijo de fritata e__e. Además, me gustaría ver tu opinión, dado que tu obra es buena y estoy seguro que sabrás juzgar los tochos que me llevan semana y media escribir.

Bueno, debo decir que veo a qué te refieres con esa sensación de que era corto el capítulo. Creo que se debe a que hubiera tantos saltos de escena Para un capítulo televisivo quizás no afectara mucho porque se podrían extender algunos segundos, incluso minutos, con meras imágenes introductorias; pero como por escrito no contamos con eso debemos recurrir a otros factores. El hecho de que hubiera tan poca explicación en cada escena producía que los cambios de escena fuese algo un poco molesto. Quizás el que vieras el capítulo tan corto se debiera a esas partes, que necesitaban un poco más de desarrollo lingüístico, y aparte alguna ni requería cambio de escena -Yukari tras librarse de los adorables animalitos-.
Con todo esto la primera mitad del capítulo se me antojó demasiado rápida. Se ve perfectamente lo que pasa pero no se disfruta tanto. Afortunadamente hacia la mitad ya te centras bastante más, notoriamente por ser la escena principal y la aparición del nuevo villano. Villano que me encanta, por cierto. Curiosamente soy capaz de hablar de forma aún más refinada y pedante que él, pero llegado el momento de escribir un personaje con dicha labia no soy nunca capaz y me fastidia. Por eso me encanta Velchos aparte de porque no me gustan los zapatos de atar jajaja perdón, ya paro .__.. Aparte, una oruga, je je, eso es nuevo y original. Sé cuál es tu idea inicial detrás de los villanos, ¿pero seguro que no hay influencia del país de las maravillas / tierra de oz por detrás? Bueno, que me pierdo. Creo que sonó un poco violento lo de degollar al Prionpire, aunque con la reconstruccion luego me hice más o menos una escenificación mental más clara y propia del programa televisivo =P Unos monstruos interesantes los Prionpire, desde luego. Me fascina más tu capacidad para exprimir el ataque de Bios de tantos modos diferentes, haces muy buenas batallas en ese aspecto de originalidad.

Bueno, para resumir, buen concepto de capítulo pero necesitó más desarrollo. Y más darle al botón de intro. Por lo demás, los deleites de siempre, buena batalla e interesantes personajes. No me encuentro muy a gusto de pensar que habrá seis Cures -Yes! necesitó dos temporadas y aun así siguieron bastante encasilladas en sus estereotipos-, pero eso a su debido tiempo. ¡Tengo ganas de ver a la oruga dando caña!


P.D: ¿Yukari flota? Me lo pareció al principio pero luego bajó a pata por el árbol y me quedé un poco confuso... Y sigues sin editar lo del pollo xDDD
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
Cure Elegance

Fecha de inscripción :
05/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Bunbee-san el Mar 04 Feb 2014, 11:20

El pollo ya está resuelto XD Bueno, este es un capítulo importante para la historia y me habría gustado publicarlo con dibujos aclaratorios, pero lamentablemente no tengo tiempo. He colgado novedades en la sección de fanart, sin embargo, como la descripción de Yukari, un dato de Velchos y los datos del nuevo personaje.

______________________________________________________________________________________________________________________

¡Superada por Velchos-san! ¿¡El nacimiento de una nueva Cure!?

-Seis Pretty Cure… -Rei estaba tumbada en la cama, con el brazo levantado, mirando las lágrimas fijamente, que se hallaban en su mano.

-¡Kariiiiii! –mientras Yukari saltaba en la cama con un nuevo bolsito rosa en forma de corazón que ahora llevaba alrededor de la cintura -. ¡Gracias por el bolso-kari! ¡Ahora podré llevar las lágrimas a todos sitios-kari!

-Vale, vale, pero cuídalo mucho ¿eh? Que se lo tuve que quitar a mi paloma mensajera peluche –Rei hablaba con la mirada aún clavada en las lágrimas.

-¡Sí-kari! –Yukari se compuso repentinamente serio con un saludo militar mientras miraba a la absorta Rei, lo que hizo que su mirada cambiara a preocupación -. ¿Estás bien-kari? –la chica tardó unos segundos en responder.

-¿Qué? Ah, no es nada. Es solo que… pronto tendré que luchar con otra persona a mi lado y quién sabe con cuántas más. ¿Seré una buena compañera? –el rostro afligido de Yukari se exacerbó aún más ante la mirada perdida de la chica llena de sentimientos.

-¡No te preocupes por eso-kari! ¡Ya verás cómo todo sale genial-kari! –la criatura empezó a mover los brazos con energía intentando contagiar su alegría, aunque no parecía conseguirlo. Pronto Yukari recobró el aire aciago en su rostro tras ver a su compañera tan preocupada -. Rei-san-

-¡Rei! ¿Qué se supone que haces ahí dentro hablando con voz de niña? ¡Sal de una vez que llegarás tarde al instituto! –la voz de su madre acompañada de golpes en la puerta empezó a sonar, lo que hizo espabilar súbitamente a la chica.

-¡Jajajajaja! ¡Enseguida salgo mamá!

-Esta chica… -se oía a su madre murmurar mientras se alejaba de la puerta.

-¡Yukari-kun, silencio, que me buscas un problema! –lo reñía con susurros firmes.

-Lo siento-kari

-Aish –la chica se levantó y se dirigió a la puerta -. Voy a desayunar, prepárate para antes de que suba.

-¡Kari! –y la chica salió por la puerta -. Esta sí que es Rei-san-kari –se dijo para sí con una sonrisa.

-¡Rei! ¿Tú sabes qué les pasa a las plantas del balcón? –oyó Yukari a su madre, así que se metió en la mochila de Rei con pavor en su rostro.

[OPENING]

-Vaya, Rei, has llegado muy justa –Tsubame le dijo cuando la chica se acercó al grupo de los tres. Los ahora cuatro se dirigían a clase con paso lento.

-Es cierto, últimamente llegas cada vez más tarde -. Tsubasa la miró con malicia -. Tendré que convertirme en el Rei de Rei -. El chico la miraba con miradas cada vez más inquisidoras.

-¡Tu atrévete, mocoso! –y Rei intentó agarrarlo, aunque éste se colocó tras su hermana -. Ahora en serio, estoy teniendo problemas con una nueva mascota que tengo jajaja -. La chica se rascaba la cabeza mientras intentaba sonreír.

-¡Haaaaaaala! –los tres parecían alucinados.

-¡Pero si tu madre es alérgica a todo! ¿Qué bicho es?

-Bueno, es que no se lo he dicho jajaja… –Rei se rascaba la cabeza cada vez con más fuerza y la sonrisa era cada vez más forzada.

-¿Cóooomooooo? –los tres se acercaron aún más a la chica.

-E-es que… ¡Oh, Toriyama-senpai, buenos días! –Rei vio la oportunidad de librarse de la situación cuando vio que su senpai los adelantaba, pero ella le desvió la mirada cuando la saludó -. Ejeje…

-Venga Rei-san, no te hagas la loca, dinos por qué escondes un animal de tu madre –Shouta intentó evitar que la chica pensara por qué Misaki no la había saludado como mínimo. Desde hacía unos días no hablaba con Rei más que lo estrictamente necesario y, aunque ella seguía intentándolo, siempre recibía un gesto similar.

-¡Ah! E-Esto… porque lo encontré herido en la calle y no quería dejarlo solo –Rei consiguió que los tres se cortaran un poco con su curiosidad, lo que la alivió.

-Qué pena… ¿y qué animal es?

-E-Es… un koala –Rei sintió cómo recibía un puntapié desde su mochila, pero era por el bien de la causa -. Uno muy raro con ojos dilatados.

-¿¡Un koalaaaaaa!? –la curiosidad volvió a aflorar en sus interlocutores repentinamente. La chica se empezaba a poner muy nerviosa. Parecía que fuera a salir fuego de lo rápido que se rascaba y que su mandíbula se iba a desencajar

-¡A-Así que por eso he estado ocupada últimamente! ¡Ya os lo enseñaré cuando se cure! ¡Ve-venga, que llegamos tarde jajajajajajaja! –Aceleró el paso todo lo que pudo sin llegar a correr y entró en clase.

-¡Yo no tengo los ojos dilatados-kari! –Yukari aprovechó para gritar entre el bullicio de la clase.

-¡Sí los tienes y cállate, que no quiero que me expulsen por traer animales a clase! –se sentó en su sitio con nerviosismo e intentó recuperar el aliento. Afortunadamente para ella, no pudieron hacerle más preguntas porque el profesor entró casi a la vez que sus tres amigos, así que la clase se dispuso a empezar. Sin embargo no tardó mucho tiempo en volver a su cabeza lo que acababa de pasar hace nada. ¿Qué le pasaba a Toriyama-senpai? ¿Por qué estaba enfadada? Desde el día en que Yukari-kun y ella se pelearon, Toriyama-senpai había estado muy fría con ella. La chica perdió la mirada en el infinito mientras el profesor empezaba a hablar. En eso estaba cuando súbitamente la respuesta azotó su cabeza.

-¡No! –Rei se levantó de un salto en su pupitre golpeando la mesa con los puños.

-¿Tanto desprecias las derivadas, Masayoshi? –Minami-sensei le dijo con aire burlón y la clase empezó a reír.

-E-Esto… ¡Lo siento mucho! –hizo una rápida inclinación y se volvió a sentar, ante una nueva ronda de risas de sus compañeros. Rei no parecía caber en su pupitre por los movimientos nerviosos que hacía. La chica se acababa de dar cuenta de que Toriyama-senpai era la segunda Pretty Cure.

(...)

Rei no tuvo tiempo de hablar con Yukari sobre su descubrimiento al llegar la hora de comer, porque enseguida sus amigos la asaltaron.

-¿Cómo se llama? –Tsubame rebosaba ilusión mientras se dirigía a la chica.

-¿Eh?

-El koala.

-Ah… Yukari…-kun.

-Yukari es nombre de chica.

-Bu-bueno, a mí me gusta –Rei desvió la mirada y recogió rápidamente lo que le faltaba -. Lo siento chicos, pero tengo que-

-Ah no, de eso nada –Tsubame la cogió por un brazo antes de que saliera corriendo.

-¡Vamos a comer y nos lo cuentas todo! –dijo Tsubasa mientras la cogía por el otro brazo y los tres empezaron a avanzar.

-Pe-pero… ¡Shouta! –la chica volvió la mirada, suplicante, pero el chico solo andaba y sonreía.

-Lo siento, es la democracia.

-¿Tú también? Jooo… –cuando los cuatro amigos se disponían a ir al jardín, una voz resonó en el pasillo.

-¡Tú, kouhai, espera! –era la voz de una chica, parecía agresiva. Los cuatro se dieron la vuelta y vieron a una chica que vestía el pantalón del uniforme en lugar de la falda. Tenía el pelo bastante corto, pelirrojo, y avanzaba con paso amenazador hacia los cuatro. La chica se detuvo justo en frente de ellos, Shouta temía que fuera alguien buscando pelea así que se dispuso a hablar. Sin embargo la chica se le adelantó y empezó ella a hacerlo -. Necesito hablar contigo, kouhai –dijo dirigiéndose a Rei, lo que la sorprendió.

-Esto… ¿quién eres?

-Ven conmigo, es importante –la chica la agarró por la muñeca y tiró de ella con fuerza. Rei no fue capaz de reaccionar y se dejó arrastrar, dejando a sus tres amigos allí, estupefactos, sin saber muy bien qué era lo que estaba pasando.

-Definitivamente Rei está metida en algo –pensó Shouta en voz alta, con la mirada seria en las dos alejándose.

-¿A qué te refieres? –ambos lo miraron con preocupación. Shouta no respondió.

(...)

La chica misteriosa siguió tirando con agresividad de Rei, sin aflojar el ritmo ni la fuerza que ejercía sobre su cuerpo. Cuando la chica se percató de que empezaban a quedarse solas en el área, sin ningún alumno alrededor, se soltó con brusquedad y se la quedó mirando con una cara que reflejaba cierta molestia.

-Quién eres y qué quieres –ante la pose desafiante de la chica, la alumna misteriosa relajó sus gestos y empezó a mirarla con una sonrisa maliciosa.

-Soy Tsuchimatsu, senpai tuya. Te he traído aquí por Toriyama –al escuchar ese apellido cambió súbitamente su actitud y se mostró preocupada.

-¿Qué le pasa a Toriyama-senpai?

-Esperaba que eso me lo pudieras decir tú. El otro día os vi hablando muy en secreto en los jardines exteriores. Luego tú saliste corriendo y al rato Toriyama salió detrás de ti –sus palabras hicieron que su corazón diera un vuelco. Yukari, desde la mochila de Rei, también se sorprendió por las palabras de aquella misteriosa chica. Ésta se acercó un poco más antes de continuar -. Toriyama nunca ha sido de las que se van así porque sí. ¿Me puedes explicar qué está pasando? –Rei retrocedió cuando vio lo cerca que estaba su senpai, pero ésta siguió avanzando amenazadoramente. ¿Y ahora qué? Pensó para sí Rei. Antes de seguir retrocediendo, la chica se encaró de nuevo con Tsuchimatsu.

-¿Y a ti qué es lo que tanto te importa lo que hagamos Toriyama-senpai y yo? –por la expresión de la desconocida, supo que la había pillado. Rei sonrió.

-¿Co-cómo que qué me importa? ¡Toriyama es una preciada amiga mía!

-¡Mientes! –Rei entonces fue la que empezó a avanzar con firmeza mientras la otra retrocedía -. Ni siquiera tienes cara de preocupación. ¿Sabes qué más pienso? Que no has hecho otra cosa más que decir mentiras. Toriyama-senpai no dejó las clases porque mis amigos sabían el recado que les dejé con ella. Seguramente fuiste tú la que me seguiste descaradamente y le echaste la culpa a la primera que se te ocurrió. Sólo pretendías jugar conmigo porque te divertía ver cómo reaccionaba ante la idea de que alguien hubiera visto lo que ocultaba. Pero no necesitas fingir más, ¡Tú eres la que hiciste reaccionar la lágrima! ¡Tú eres la segunda Pretty Cure! –al final de su discurso había arrinconado a Tsuchimatsu contra una pared, y en ese momento se encontraba señalándola con el dedo. Ante las palabras de Rei, la chica suspiró, sonrió y subió las manos en señal de derrota.

-Está claro que te subestimé, kouhai. Sin embargo… –la chica se mostró algo confusa -. ¿Yo soy la segunda Pretty Cure?

-Entonces era cierto que no habías despertado… Pero no entiendo cómo alguien como tú… –Rei bajó la guardia y empezó a hablar para sí en voz baja.

-¡De todas formas fue increíble cómo luchaste contra esos bichos! –su senpai hablaba con verdadera ilusión en sus ojos. La situación se había tornado de tensa a relajada en un abrir y cerrar de ojos y, aunque Rei aún intentaba asumir el cambio, su senpai parecía actuar como si no hubiera pasado nada -. Recibías muy bien los golpes de esos ocho bichos negros. ¡De no ser por el koala te los habrías cargado como si nada!

-¡Yukari-kari! –la cabecita de la criatura emergió con velocidad de la mochila de Rei, para sorpresa de ambas.

-¡El koala! –por algún motivo, Tsuchimatsu se había puesto en guardia.

-¡Que me llamo Yukari, kaririri! –ahora el pequeño había salido del todo y estaba de pie encima de la mochila.

-¿Pero cómo te lo traes al instituto?

-¡Es él el que me obliga!

-¡Ya basta-kari! Ejem… ¡Tienes que buscar tu Pegasus Mystic y ayudar a Rei-san a recuperar todas las lágrimas-kari! –la actitud del hada cambió súbitamente y empezó a mover sus bracitos con energía.

-¿Perdón? ¿A qué viene todo eso tan de repente? ¡Además, Yukari es nombre de chica!

-¡Es el que me pusieron-kari!

-Y llevas una mariconera rosa –Tsuchimatsu empezó a mirarlo con malicia.

-Es práctica-kari –Yukari se giró en señal de dignidad.

-Y tienes voz de niña…

-¡Bueno, ya es suficiente-kari! –la chica empezó a reír, mientras Rei observaba con preocupación toda la conversación, y vigilaba que nadie entrara en la escena. En ese momento sonó la melodía que indicaba la vuelta a las clases

-¡Ostras! ¡Tsuchimatsu-senpai, quedamos después de clase y te lo explicamos todo! ¡Espéranos! –Rei hablaba con dificultad mientras cogía a Yukari y lo metía en la mochila, y luego salió corriendo en dirección de las clases. Tsuchimatsu la miraba con cierta confusión y diversión en su rostro.

-¡Ya tienes compañera-kari! –se oía al pequeño gritar desde la mochila.

-Sí, pero no es una chica de fiar –Rei contestó con frialdad -. ¡Y te quejabas de Toriyama-senpai!

(...)

Rei pasó el resto de clases con dos sentimientos que chocaban entre sí: nerviosismo y hambre. Otro día sin almuerzo… se dijo la chica cuando empezó a sentir el agobio de su estómago. En cuanto terminó salió como una exhalación por la puerta, evitando así que sus amigos la volvieran a interceptar, pero Shouta no pudo evitar mirarla con cierta molestia. En cuanto salió a los jardines, empezó a buscar a su senpai con la mirada pero no la vio por ningún sitio. Sin embargo en cuanto empezó a salir con prisa del territorio escolar, alguien, que se hallaba tras la pared, tiró de su brazo y ambas empezaron a andar.

-¿Podrías ser más delicada, no? –le dijo mientras se zafaba de Tsuchimatsu.

-Creo que tus amigos sospechan algo. Es mejor ir con cuidado –respondió sin volver la vista atrás.

-¿Shouta y los demás?

-Qué poco observadora eres a veces –a Rei le molestó que eso lo dijera alguien que la conocía no mucho más que unos minutos. Se fijó en que su senpai llevaba, además de su mochila, un estuche negro a la espalda bastante grande, lo que le hizo preguntarse qué llevaría ahí. Al paso que fueron, pronto se hallaron fuera de las cercanías del colegio, andando por una calle amplia, solitaria y sin pavimentar con bastantes construcciones empezadas a los alrededores, por lo que probablemente fueran a construir nuevas viviendas. Cuando recorrían esa calle Tsuchimatsu se relajó un poco y encaró a Rei, quien no sabía si sentir miedo o asombro ante el comportamiento impulsivo y despreocupado de su senpai -. Bueno, cuéntame, ¿qué está pasando aquí?

-Bueno, verás…

-¡Oh, caprichoso hado que me has llevado ante Miss Cure Bios! –Rei dirigió la mirada hacia delante, ya que en ese momento intentaba buscar las palabras adecuadas para explicarle algo tan complejo a su interlocutora, y se encontró con Velchos avanzando lentamente con sus característicos andares y su tacita en una mano.

-¡El gusano raro! –exclamó Tsuchimatsu tras reconocer su aspecto, señalándolo con el dedo.

-¡Pero qué impertinente! ¡No soy un vulgar gusano, soy un elegante y bello onicóforo! –adoptó una pose victimista y de dignidad exagerada mientras respondía casi cantando -. Por cierto, señorita, ¿quién es usted?
-¡Tsuchimatsu Wakako, y mi amiga te va patear el culo por segunda vez!

-¿Tú… amiga? –llegó un momento en el que Rei se preguntó qué había hecho para terminar rodeada por una chica hiperactiva, un gusano relamido y un koala exigente.

-¡Ooooojojojojo! –la risotada gutural resonó en el área -. Me temo que hoy no he venido con la intención de perder. Vamos, Miss Cure Bios, le concedo el honor de empezar –ante las palabras del ser, Rei decidió dejar a un lado el agobio y alzó su brazo para transformarse, mientras se rodeaba de una luz blanca.

-Pretty Cure wake up! –la pantalla en forma de corazón se llenó de un brillo verde y súbitamente la luz blanca que la rodeaba se reemplazó por este color. La chica bajó el brazo derecho y de su brazo izquierdo empezó a salir seda brillante que envolvió a la chica en un capullo. Después el capullos se rompió por el centro y del cuerpo brillante de la chica surgió una falda y su torso; después se rompió la parte de los brazos y surgieron sus guantes; luego se rompió la parte de sus piernas y surgieron sus botas; y lo restante del capullo se fusionó en un remolino para dar lugar a su largo abrigo. Su cabeza, aún brillante, se transformó de tal modo que su pelo, teñido de rubio, quedó recogido en una coleta, y como detalle final, un pin con un polluelo surgió en la parte derecha de su pecho.

-¡Sobrevive! ¡La defensora de la vida, Cure Bios! –dijo la chica tras adoptar una postura en la que señalaba hacia el cielo con una sonrisa en sus labios.

-¡Geniaaaaaal! –Wakako exclamó con brillo en los ojos cuando Bios surgió de aquella luz resplandeciente.

-Espero un buen baile, Miss Cure Bios –mientras decía esto apareció un icosaedro de su tacita -. ¡Prionpire, infección~! –lo lanzó con
tranquilidad tras las vallas que delimitaban una de las obras. Pronto el suelo empezó a temblar y de detrás de la valla se empezó a ver un Prionpire compuesto por un cuerpo hecho con un gran tubo de hormigón, unas patas hechas con grandes barras de metal rojizo, dos brazos formados por dos grandes martillos neumáticos y una hormigonera amarilla que actuaba como cabeza, de cuyo interior tenebroso afloró el siniestro rostro del prionpire.

-Pupupu ¡Paia!

-¡Ahí va! ¿Los bichos negros pueden transformarse?

-¡Mucho cuidado-kari! ¡Este no parece tan fácil como los demás-kari! –Yukari salió de la mochila rápidamente para observar con atención el combate. Pronto recordó que tenían compañía y se giró hacia Wakako mientras rebuscaba en su bolso rosa -. ¡Coge la lágrima Fungi-kari!
¡Encontrarás la manera de ayudarla-kari! –mientras decía esto le tiró la lágrima marronácea, que la chica atrapó sin dificultad.

-¿Yo? ¿Pero cómo-?

-¡Aaaaaaah! –el grito de guerra de Bios no la dejó terminar, y pronto se lanzó con una patada que el Prionpire interceptó con uno de sus brazos. Ante el bloqueo de su ataque bajó al suelo e intentó golpearle el cuerpo, pero el monstruo usó su otro brazo para golpear el suelo y cortarle el paso, a la vez que levantaba una nube de polvo que cegó a la chica. Aprovechando esto el Prionpire encendió su segundo brazo y lo lanzó contra la chica, que le sentó igual que el ataque del taladro de Bderobi. La chica salió disparada mientras la nube de polvo se acentuaba.

-Señor mío, mientras su compañera está luchando me gustaría tratar con usted cierto asunto –la voz de Velchos cogió a Yukari desprevenido, que estaba concentrado en el combate y Velchos había aprovechado esto para acercarse sin llamar su atención ni la de Wakako. Antes de que Yukari pudiera reaccionar, el ser lo agarró por el torso -. Si no quiere colaborar, encantado estaré de agilizar el proceso –entonces Velchos empezó a apretar el cuerpecito de Yukari, quien agarraba con fuerza el bolso,  mientras en su rostro se apreciaba el dolor.

-¡Yukari-kun! –tras percatarse de ello Bios salió en su rescate, pero el Prionpire se interpuso -. ¡Ahora no tengo tiempo para jugar contigo! –cuando estuvo lo suficientemente cerca el monstruo intentó detenerla con su brazo, lo que Bios aprovechó para saltar y sobrepasarlo. Sin embargo su rival reaccionó con presteza y usó su segundo brazo para golpear a la chica en el aire. Bios tampoco se quedó atrás y evito el impacto girando en el aire como una bailarina, situación que aprovecho para cargar su talón con fuerza, proporcionándole un golpe en su cabeza que lo desestabilizó.

-¡Paiaa~! –Bios volvió a girar en el aire para caer en dirección a Yukari y los otros, e inmediatamente puso rumbo hacia ello. Sin embargo desde su retaguardia el monstruo, mientras se recuperaba del impacto, lanzó desde su hormigonera un rayo de cemento que alcanzó a la guerrera y la estrelló contra el suelo, dejándola allí tumbada e impregnada en una masa viscosa y grisácea.

-¡Bios- Aaaaah! –Velchos volvió a apretar a la criatura tras observar el espectáculo.

-Muy bien Mister… Yukari. ¿Es tan amable de darme la Lágrima Plantae?

-¡Suéltalo tío raro! –Wakako adquirió una pose amenazante mientras esgrimía la Lágrima Fungi.

-De usted ya me encargaré después, no tenga prisa. ¿Quiere un poco de té mientras espera? –dijo sin dirigirle la mirada y apretaba aún más a Yukari.

-Ahora verás… ¡Piedra, ataca! –usó una gran concentración para intentar detener a su rival, pero no obtuvo respuesta -. No, espera, ¡lágrima, ataca! –una vez más la lágrima no respondió. Lo intentó de nuevo y con más energía pero la respuesta fue la misma, y entonces Velchos estalló en una de sus carcajadas guturales. La chica entonces bajó el brazo, desesperanzada. No podía hacer nada más que ver cómo el gusano ese torturaba a Yukari y cómo la guerrera intentaba liberarse de su prisión cementosa mientras el Prionpire se acercaba con intención de rematarla. No pudo soportar lo que veía y frunció el ceño, decidida -. Pues si esto no funciona… ¡Aaaaaaaaah! –Wakako se lanzó corriendo hacia Velchos, que seguía sin prestarle atención -¡Bicho, aquí está tu asquerosa lágrima!

-¿Cómo? –Wakako le lanzó la Lágrima Fungi para sorpresa de Velchos, por lo que soltó a Yukari y estiró su delgado brazo para atraparla al vuelo. Wakako aprovechó la oportunidad para agarrar el estuche negro que llevaba a la espalda y de él sacó un saxofón brillante y bien cuidado, y lo esgrimió como si de una espada se tratara.

-¡Toma curaçao doloroso*! –ante el embelesado Velchos, Wakako golpeó su rostro con toda la fuerza que pudo y del impacto el instrumento salió volando, consiguiendo que éste retrocediera algo atontado, circunstancia que aprovechó para agarrar la lágrima y a Yukari. Justo después se dispuso a salir corriendo de allí pero de repente algo se le enredó en el tobillo, lo que hizo que cayera de bruces y soltara tanto la lágrima como a Yukari. Con el rostro dolorido se dio la vuelta y vio cómo del bigote de Velchos salía una especie de seda que había lanzado contra ella -. No puedes ser más asqueroso…

-¡Ma-maldita…! ¿¡Cómo te atreves a golpear mi precioso rostro!? ¡¡Prionpire!!

-¿Paia? ¡Paiaaaaa! –el monstruo se dejó a Bios allí tras girar la vista hacia la otra escena y se acercó amenazante hacia Wakako.

-¡Yukari, corre! –Wakako le gritó a la criatura, que estaba petrificada presenciándolo todo mientras ella seguía con el tobillo enredado -. ¡Vete de una puñetera vez!

-No… No puedo…

-¡¡YUKARI!! –tras un grito que le salió del alma se giró hacia el Prionpire, que ya se hallaba amenazante a escasos centímetros de ella. Pero para su sorpresa, del suelo empezó a emerger un brillo rojizo. Sin pensárselo dos veces empezó a excavar con sus manos con la esperanza de que ese brillo fuera su salvación. Y cuando el Prionpire le propinó una estocada, terminó de desenterrar lo que quiera que hubiera allí, lo esgrimió inconscientemente y cerró los ojos. Cuando vio que no notó nada, los volvió a abrir. Un brillo cálido se había extendido de un aparato igual al que llevaba Bios en su muñeca, desplegando unas alas rojas en lugar de verdes, deteniendo así el ataque del monstruo.

-¿¡Cómo!? –Velchos miraba con asombro lo que acababa de presenciar.

-El Pegasus Mystic… –Bios murmuró para sí y se apresuró en quitarse el resto de cemento que le quedaba.

-¡Pon el pulgar en la pantalla y levanta el brazo-kari! –gritó Yukari para espabilar de nuevo a la chica. Se puso el artilugio en su muñeca e hizo lo que el hada le pedía, mientras se levantaba del suelo lentamente y se envolvía por un brillo deslumbrante cada vez más intenso.

-Pretty Cure wake up! –el brillo blanco pronto se sustituyó por uno rojizo lleno de vida. Mientras la chica apuntaba al cielo con su brazo, un volcán enseguida surgió bajo sus pies y la engulló por completo. Éste empezó a temblar, y tras un rato un brazo enguantado y formando un puño rompió la pared del volcán, seguido por el otro brazo con la palma abierta, que una vez fuera formó el puño con decisión y fuerza. Tras esto ambas piernas rompieron la escultura de un rodillazo, primero una y luego la otra, dejando ver unas largas botas que le llegaban hasta la rodilla. Una vez sus extremidades habían conseguido romper las paredes, lo que quedaba del volcán estalló, y las piedras que salieron disparadas se usaron para crear un vestido ajustado rojizo para vestir a la chica y una capa corta en su espalda con una lágrima dibujada en ella. El rostro de la chica se había mostrado en todo momento sereno, y una vez llegado este punto abrió los ojos con una gran sonrisa y una expresión agresiva, lo que provocó que su pelo se cubriera en llamas para teñírselo de rojo fuego y levantárselo, como si estuviera engominado. Como último detalle unos pequeños pendientes en forma de clave de sol aparecieron en sus orejas, contrastando con la agresividad de la escena.

-¡Vive! ¡La centinela de la tierra, Cure Geos! (生きる! 土壌の管理人, キュアジオス!) –dijo Cure Geos mientras levanta el brazo derecho encogido en un puño y extendía su otro brazo hacia abajo con la palma abierta. La nueva guerrera legendaria estuvo un rato en esa pose hasta que volvió en sí y se miró la ropa.

-¡Qué… qué falda tan corta! –decía mientras se miraba con pavor en su sonrojado rostro -. ¿¡Quién se supone que fue el genio que decidió que los vestiditos eran la mejor armadura para el combate!? –se giró hacia Yukari bastante cabreada.

-¡Cuidado-kari! –ante las palabras de la criatura la chica encaró el monstruo, que ya cargaba su brazo y pretendía golpearla. Geos frunció el ceño y sonrió. La criatura lanzó un golpe con gran fuerza y la guerrera se dispuso en posición para frenarlo ante la sorpresa de Yukari. Antes de que el hada pudiera replicar, el golpe impactó y la chica retrocedió unos metros mientras sujetaba con esfuerzo el brazo que la golpeaba.

-¡¡AAAAAAAAH!! –cuando dejó de retroceder, ésta empezó a berrear y a tirar del Prionpire hacia arriba. Para sorpresa de Yukari y de Velchos, que seguía toda la escena con inquietud desde que la chica se transformó, la bestia se empezó a alzar por los aires, por mucho que intentara evitarlo moviendo sus patas o activando los martillos. Geos consiguió por fin alzarlo por completo, y optó por lanzarlo con todas sus fuerzas contra Velchos, haciendo que este empezara a correr.

-No-No puede ser-kari –Yukari no podía creer lo que veía.

-¡Já, cómo mola tener superpoderes! –Geos miraba hacia la nube de polvo que había levantado el Prionpire con orgullo y con las manos en la cintura.

-¡Es el momento-kari! ¡Apunta con tu brazo izquierdo y sujétalo con el derecho-kari! –la chica asintió con la cabeza e hizo lo que le pedía. Instantáneamente unas alas carmesí se alzaron con elegancia mientras en su palma sentía como se acumulaba una cálida energía.

-Pretty Cure Wild Eruption! (プリキュアワイルドエラプション!) –un rayo granate e inestable salió de la mano de la Cure e impactó contra el cuerpo del Prionpire, que ya empezaba a levantarse de nuevo.

-¡Ejem! Miss… ¿Cure Geos? Es una pena que no tengamos mucho tiempo para conocernos –Velchos hablaba mientras recuperaba con paciencia su compostura y se arreglaba la corbata.

-Pu… ¡Paiaaaaa! –el monstruo empezaba a recuperarse también y a avanzar mientras aguantaba el ataque con cierta dificultad.

-¡Prionpire, basta de juegos! –ante las palabras de Velchos, el monstruo empezó a avanzar cada vez a más velocidad, y el rostro de Geos empezó a dar señas de preocupación.

-Pretty Cure Sylvan Beam! –sin embargo Bios retornó al combate en el momento más oportuno y lanzó su maraña selvática a la espalda del Prionpire.

-¡Bios!

-Siento la espera –la chica le guiñó un ojo a su nueva compañera. Tras el encuentro ambas entonaron un grito al unísono que potenció de alguna manera ambos ataques

-Pu… ¡Paiaaa~! –el monstruo, atrapado por los dos ataques, cada vez veía su cuerpo más consumido por el poder de las Pretty Cure -. Pupupuriooooon –hasta que ambos ataques se juntaron y explotaron, provocando que los objetos poseídos por el Prionpire cayeran al suelo al igual que la cápsula usada, que se quebró al tocar el suelo. Rápidamente ambas buscaron a Velchos con la mirada, y cuando lo encontraron vieron que ya tenía hecho un nuevo agujero.

-¡No había sido informado de la existencia de más guerreras! –el ser elevaba el brazo derecho amenazadoramente -. Esto no lo olvidaré ¡Goodbye! –y se despidió con un nuevo guiño que heló la sangre de Bios, todavía no acostumbrada. Tras esto el milagro empezó a cubrir la escena y las cosas volvieron a la normalidad, y mientras esto sucedía Geos corrió hacia su saxofón, que también se recuperaba del golpe

-¡Menos mal que estás bien! –exclamó con alivio mientras lo abrazaba y lo acariciaba. Tanto Yukari como Bios se acercaron a ella cuando la escucharon.

-¡Por fin nos encontramos, Cure Geos! –Bios le extendió una mano con una sonrisa en su rostro cuando se hubo en frente de ella. Geos tardó un poco en reaccionar, y se levantó para apretarle fuertemente la mano con otra gran sonrisa.

-¡Seremos la pesadilla de esos tipos tan raros! –dijo mientras le guiñaba un ojo. Tras un rato Bios soltó su mano y la miró con seriedad.

-Pero, ¿Cómo has lanzado un ataque si no tenías ninguna lágrima en tu Pegasus Mystic?

-¡Claro que la tenía-kari! –ambas miraron a la criatura, confusas, pero justo después el artilugio de Geos empezó a brillar de nuevo y de él salió una lágrima carmesí tan brillante y hermosa como un rubí -. ¡La Lágrima Archaea-kari! –mientras la miraban con asombro, el recuerdo de Misaki azotó la cabeza de Bios repentinamente.

-¡Un momento! Si tú eres mi compañera, ¿por qué Toriyama-senpai está tan enfadada conmigo?

-¿Te has olvidado de alguna promesa? Yama es tremendamente rencorosa –las palabras de Geos hicieron reflexionar a la chica.

-¡Ahí va! ¡No le conté por qué falté a clase el otro día!

-¡Jajajajaja buena suerte, kouhai! –y le dio una palmada en la espalda que casi la tira. Tanto Yukari como Geos empezaron a reír mientras Bios los miraba con enojo. Sin embargo pronto su gesto cambió a uno de alivio: Yukari y su nueva compañera parecían llevarse ya bien y eso la alegraba, por no hablar de que Toriyama-senpai no estaba metida en todo esto. Por algún motivo, eso la aliviaba especialmente.

(...)

-¡No logro comprenderlo, shishou! –Velchos iba de un lado para otro, visiblemente alterado -. El primer combate contra Mister Bderobi, su combate en la montaña, ¡el encuentro de hoy! ¡Las lágrimas únicamente han aparecido porque las guerreras legendarias las necesitaban! ¿Se puede saber por qué el alma de Chimaera-sama las ayuda? –el ser miraba a su superiora con cierto enfado.

-¡Calmate, Velchos-kun! –las palabras de Discolor hicieron que Velchos volviera en sí y se sentara de nuevo en la seta que usaba como mesa -. Ese no es nuestro problema. Nuestro objetivo, y por tanto lo único en lo que debes reparar, es recuperar y juntar todas las lágrimas. El lugar en el que aparezcan o cómo lo hagan no es asunto nuestro –sus palabras no parecían convencer a su interlocutor.

-Eso lo comprendo, shishou. Pero no puedo pasar por alto-

-Nuestra misión y nuestra razón de ser es única, inconfundible e inapelable. Si no puedes aceptarlo, no me quedará más remedio que relegarte y enviar a Bderobi-kun en tu lugar -. Velchos intentó calmarse por completo tras escuchar estas palabras. Discolor estudió su reacción y prosiguió -. Así que dime, Velchos-kun. ¿Supone esta situación un óbice para tu misión? –Velchos tardó un rato en responder.

-No, señora. Saldré ahí y venceré, no albergue duda. No obstante pido que me conceda unos días para reorganizarme. Envíe a… Mister Bderobi en mi ausencia si lo estima oportuno –Velchos hablaba mirando al suelo, sin su tono característico.

-Así será.

-Entonces, si me disculpa… –el ser se levantó con presteza y se retiró a las sombras. Discolor suspiró una vez su subordinado desapareció.

-No es fácil sacar de quicio a Vel-kun –una voz masculina, llena de vida sonó en el área. Un hombre se hallaba sentado con las piernas cruzadas en una pequeña rama que salía del tronco del árbol no mucho más arriba del trono de Discolor. Aquella sombra  parecía jugar con un artilugio entre sus manos -. ¿Crees que esto se te está yendo de las manos?

-No digas tonterías. Si mis soldados no pudieran con esas niñas lo haría yo personalmente. No fracasaré.

-¡Kyja! Si eso pasa avísame, soy partidario del buen espectáculo –la voz sonó sardónica y alegre.

-¿Y tú qué? Ya te he dicho que no te necesito aquí. Vuélvete a Mystic Forest de una vez.

-No tienes ni idea de lo muermazo que se ha vuelto eso. Prefiero ver las aventuras de Dicchan y sus alegres secuaces en directo –el rostro de Discolor se mostró molesto pero no replicó.

-¡Copelandia! –en su lugar llamó a la seta, que no tardó en aparecer desde algún lugar de las tinieblas -. Ve a llamar a Bderobi. Dile que tendrá una nueva oportunidad.

-Ahora mismo –el hombre empezó a retirarse. Sin embargo paró en seco y empezó a hablar -. ¿Sabéis una cosa, Discolor-dono, Marattia-dono? He estado pensando en nuestra situación un largo rato.

-Enhorabuena. Ahora vete.

-Que el poder de las Pretty Cure-dono resida en el alma de Chimaera-sama-dono no hace más que perturbarme –Copelandia hizo caso omiso a las palabras de Discolor y siguió con su discurso, sin darse la vuelta -. No podéis negar que el poder de Chimaera-sama-dono se relaciona directamente con las guerreras, por lo que sin lugar a dudas éste es responsable de su nacimiento. También se me antoja difícil imaginarme que vosotros podáis reunir las lágrimas ya que su poder lo usan las Pretty Cure-dono para madurar y luchar contra… vosotros –Discolor empezaba a sentirse seriamente irritada.

-Copelandia, por tu propio bien-

-Todo esto, sumado a la vertiginosa velocidad a la que las guerreras están reuniendo las lágrimas,  provoca que me haga tres preguntas que no consigo responder –la seta no tuvo ningún reparo en levantar la voz para interrumpir a la mujer -. ¿No son las guerreras legendarias las encargadas de recoger y reunir las lágrimas, y no los guerreros de Mystic Forest? ¿Es el poder de Chimaera-sama-dono legítimo de las Pretty Cure-dono, y no de los guerreros de Mystic Forest? –Discolor se levantó de su trono y empezó a andar hacia Copelandia -. Y sobre todo –la seta se giró para encarar a Discolor mientras avanzaba hacia él amenazadoramente -, ¿qué es Chimaera (キメラ)?

Discolor frenó en seco su avance. Copelandia esperó pacientemente una respuesta, pero sólo obtuvo una mirada desviada hacia el suelo. Ante esto, el individuo se giró y prosiguió hasta que las tinieblas lo absorbieron completamente. Ni Marattia ni Discolor pudieron responder.

[ENDING&PREVIEW]

REI: Ahora que somos dos luchando, quizás las cosas se vuelvan más fáciles. ¡Pero para conseguir buenas batallas, primero tendremos que conocernos bien!

WAKAKO: ¿Eh? ¿Qué significa eso, que me vas a seguir todo el día?

REI: ¡Exactamente! ¡Quiero saberlo todo de mi compañera, así seremos las mejores amigas!

WAKAKO: Yukarin, toma tu reloj, abandono.

REI: ¡¡OYE!!

Episodio 6: ¡Conociendo a fondo a Tsuchimatsu-senpai! ¡El duro trabajo de la compenetración!

*N. A.: Curaçao doloroso es una obra de Paul Desmond, uno de mis jazzistas preferidos. Sé que yo seré de los pocos a los que le haga gracia pero tenía que ponerlo XD.
______________________________________________________________________________________________________________________

Bueno, pues esto es todo. Este probablemente sea mi último post en una temporada. A seguir bien, señores.


Última edición por Bunbee-san el Sáb 15 Mar 2014, 22:20, editado 1 vez
avatar
Phoenix Mode
Cure Favorita :
Cure Lemonade

Fecha de inscripción :
16/01/2013

Localización :
Mystic Forest

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Cure Elegance el Jue 06 Feb 2014, 16:42

Yukari a veces me parece bipolar (?) Bueno, tengo que decir lo primero que lo de Toriyama-sempai estuvo muy mal logrado. Es decir... lleva días sin hablarle, ¡pero en el otro episodio fue ella la que saludó primero! Evidentemente, pudo haber pasado mucho tiempo entre este capítulo y el siguiente, y el detonante de que no le hablase fuera a partir de pedirle mentir a los demás amigos -tal y como revelas al final-, pero debo decir que eso he tenido que pensarlo y no verlo obvio a la primera. ¡Se notaba que iba por darle ambiente al episodio más que porque fuese un problema anterior! >=(

Por lo demás, muy contento con el episodio. Me declaro fan nº1 de Wakako desde ya <3

La escena de Tsuchimatsu me ha encantado, con esa pillada -un poco rápida, pero épica- y su revelación como segunda Cure. Me supuse que tú no serías de los que tirarían por lo obvio (Toriyama-sempai) y que eso sería un cebo, pero la introducción del nuevo personaje me sorprendió mucho y, como ya he dicho, me encantó.
La chica es un personaje que me encanta, ya desde su introducción tuve el presentimiento de que molaría... Y no fallé. Ya me pudo al decir 'mariconera' -Passion (Gore) siempre lleva una encima y yo se lo digo a menudo-, pero sus acciones me enamoraron. Brutal lo del saxofón y la lágrima. Además, no esperaba que tuviera transformación propia, lo cual me alegró más. No dudes de que tendrás un fanart sobre ella, así que sube el dibujo pronto si quieres que sea fiel ;3
Por cierto, me la imagino similar a este personaje, pero con el pelo más corto y revuelto:

Spoiler:

La batalla como siempre me gustó, pero estaba esperando ver el estilo de combate de Velchos. Me agrada ver esas escenas donde hablan los villanos, particularmente el tema de las lágrimas. El que no sean ciegos a ese hecho, y que lo discutan, es algo que no se ha visto nunca y me mola. <3

Me fastidia tener que esperar hasta Abril para más, ya sé lo que sienten mis lectores (?) Buen capítulo para una pausa, aun así. Keep like this!



avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
Cure Elegance

Fecha de inscripción :
05/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por pablot8806 el Vie 07 Feb 2014, 13:46

ves elegance, me alegra q sientas lo q tus lectores sentimos ¬¬,
por fin la segunda cure y vaya giro de la historia, has hecho pensar que la segunda cure sea una persona y despues termino siendo otra, q por cierto ella tiene el poder de la tierra?me estan gustando los cap, mas alla de algunos detalles se mantienen con la serie original...
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
todas

Fecha de inscripción :
13/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Bunbee-san el Sáb 15 Mar 2014, 23:11

Bueno, aquí estamos otra vez. Durante este tiempo he estado trabajando en el argumento más que en los personajes, tengo que reconocerlo, aunque con esto de las "asignaturas exprés" tengo un lío con el tiempo libre increíble. No tengo a Cure Geos, lamentablemente, aunque ya la he empezado, pero lo que sí tengo es el logo del fanfic (que es cutre, pero es lo que hay XD):

Spoiler:

Ahora quiero centrarme en los comentarios anteriores, especialmente en el de Elegance sobre Toriyama. El caso es que no me gusta darlo todo mascado, va contra mi filosofía evitar que los demás piensen, por eso lo hice así. Ahora bien, puedo entender que se notara bastante que la situación era meramente una bola de humo, lo que hace que me pregunte que, o bien estoy flojo y debí poner más empeño en ello, o bien te diste cuenta por poner atención en ello, cosa que me alaga. Siento que aún no puedas ver a Velchos en acción, pero te recomiendo que tengas paciencia, ya que tendrá luchas (a pesar de que no le entusiasme la idea, pero debe recurrir a todo lo necesario para vencer a las guerreras legendarias). Y me encanta que tengas en tan alta estima a Wakako, es un personaje que como autor me encanta desarrollar, ya la irás conociendo más :)Y así es pdt, Geos tiene el poder primario de la tierra, al igual que el de Bios son las plantas.

Con respecto al capítulo de hoy, es algo más largo de lo que he hecho hasta ahora. He decidido alargarlo por dos motivos, uno y más importante, no era capaz de resumir más lo que tenía que pasar, dos y más pelota, me hacía ilusión compensar por este tiempo de vacío. También tengo que decir que el capítulo en principio estaba orientado a ser un poco diferente pero se me juntó todo al final, por lo que incluso he tenido que dejar frentes abiertos para siguientes capítulos, y espero que no os moleste esto. Creo que esto es todo, así que os dejo con él.

______________________________________________________________________________________________________________________

¡Conociendo a fondo a Tsuchimatsu-senpai! ¡El duro trabajo de la compenetración!

Por fin sonaba la melodía que indicaba el final de un largo día de clases. Era sin duda el momento más esperado por la mayoría de los alumnos y ahora empezaban a desfilar todos en una marea verde. Wakako respiró aliviada tras recibir en sus oídos el fin de la jornada y empezó a recogerlo todo con tranquilidad. Wakako no era el tipo de chica popular: era demasiado brusca para las chicas y demasiado chica para los chicos, conclusión a la que había llegado ella con el tiempo. Sin embargo eso no le quitaba el sueño, y actuaba por sí misma perfectamente sin depender de nadie. Terminó de recogerlo todo y salió por la puerta, con su instrumento a sus espaldas. Wakako era el tipo de alumno que no regresaba a casa tras salir de clase o quedaba con amigos para salir, sino que, siempre que sabía que no habría nadie, se dirigía inmediatamente a la gran aula de música del auditorio, donde le gustaba practicar con su saxofón hasta que la echaban del edificio. Tras llegar al aula sacó su instrumento del estuche y unas cuantas partituras que albergaban el trabajo en el que estaba metida en ese momento y empezó a practicar lo que llevaba de composición. Sin embargo no pasó mucho tiempo hasta que por la puerta entró un grupo de chicos con instrumentos en sus manos. Wakako se percató de esto y paró de tocar, no estaba previsto que el club de música ligera tuviera reunión ese día, y entonces uno de los chicos avanzó hacia ella con el ceño fruncido y se dispuso a hablar.

-¿Otra vez tú, Tsuchimatsu? ¡Ya te he dicho mil veces que no puedes estar aquí! –el chico le hablaba con gran firmeza, pero con cansancio en sus palabras.

-Reniega cuanto quieras, no me pienso mover –Wakako hablaba con aire desafiante.

-¡Te irás si no quieres tener más problemas con el director! Este aula es de uso exclusivo para los clubes y tú no estás en uno, ¿en qué idioma tengo que repetir esto para que dejes de molestarnos?

-Yo no tengo la culpa de que esta sociedad esté montada para favorecer la opinión de la mayoría. Y menos cuando la mayoría es tan cateta como vosotros.

-¡Serás…!

-Ya basta, Hyuuga-kun –desde la retaguardia surgió un chico mucho más alto que su interlocutor. Era delgado, con el pelo negro y corto, con unas gafas del mismo color y unos ojos azabaches que eran conocidos en el Hiyama por la frialdad que transmitían. Se trataba del prestigioso presidente del consejo estudiantil Muramasa Date -. Tsuchimatsu-kun, según tengo entendido, ya llevas acumuladas las suficientes sanciones como para que una más suponga la expulsión del centro durante un tiempo –Date hablaba con firmeza, elocuencia y frialdad -. Ya fue bastante duro para el director tener que admitir tu fobia a las faldas como para que encima tenga que consentirte más caprichos. Te aconsejo que te vayas antes de que le informe de este numerito… otra vez.

-¡Tsk! –Wakako tragó toda esa furia, recogió rápidamente sus cosas y salió por la puerta, mientras que Date empezaba a penetrar en el aula sin dirigirle la mirada. La chica no prestó atención a ninguno de los chicos mientras estos la miraban con preocupación, observando el recorrido que daba desde el interior del recinto hasta doblar la esquina y desaparecer. Sin embargo se vio obligada a parar en seco al encontrarse con alguien, que parecía estar esperándola.

-Hola –Wakako miró la cara de quien la saludaba y descubrió a Rei, que la recibió con una enorme sonrisa. La chica no pudo evitar reflejar el asombro en su cara.

[OPENING]

-¿Cómo me has encontrado? –Wakako por fin se vio con ánimos de empezar una conversación, tras unos cuántos intentos frustrados de Rei para romper el hielo. Se encontraban caminando hacia casa, con la luz naranja del atardecer cayendo sobre ellas.

-Te seguí jeje… –por algún motivo Masayoshi no dejaba de sonreír, lo que la ponía algo nerviosa.

-Vaya, te he subestimado… ¿Y qué es exactamente lo que buscas? –Wakako se dejó de rodeos y quiso saber qué era lo que quería su kouhai. Su brusquedad pareció pillar de improvisto a su interlocutora.

-Ah… bueno, sólo quería pasar tiempo contigo –la mirada de la chica parecía algo esquiva, como avergonzada. Wakako pensó entonces que esta chica era ciertamente interesante.

-¿Y a qué viene ese repentino interés? ¡Yo no me paso el día observando pájaros como Toriyama!

-¡Eso lo imagino! Pero tengo que conocerte si quiero que nuestro grupo sea capaz de vencer a los de Mystic Forest –Wakako entonces recordó la charla que habían tenido las dos y Yukari el día siguiente de la aparición de ese bicho.


-Mystic Forest, Chimaera-sama, lágrimas ignotas…  Pareces salido de Meguka –Wakako miraba a Yukari por el rabillo del ojo con una sonrisa sardónica.

-¡Tómatelo en serio-kari! Esto es muy importante para mí, para mi gente… Chimaera-sama nos lo dio todo y ahora él nos necesita. ¡Tengo que hacer entrar en razón a mis compañeros y proteger a Chimaera-sama de lo que quiera que busquen esos tipos! –la mirada de la criatura consiguió penetrar en la chica, por lo que ella cerró los ojos un momento y luego se dirigió a Yukari, esta vez con seriedad.

-¿Atacarán a la Tierra esa gente si consiguen revivir a la Bella durmiente?

-¡Serás maleducada…!

-Atacaron esta ciudad sin compasión. No creo que nos dejen ir sin más –Masayoshi intervino antes de que esos dos empezaran a pelear, con seriedad en su mirada. Wakako integró entonces la gravedad de la situación.



Rei observó que su interlocutora se había sumergido en su propia mente como intentando atar los cabos sueltos de su nueva e inesperada vida. No hacía mucho que ella había pasado por lo mismo y le parecía que habían pasado meses desde entonces, y con todo todavía le resultaba todo tenso y desconcertante. Por lo que Rei decidió adelantarse un poco y cortar el avance de su senpai, provocando que ésta saltara de su enjambre de pensamientos hasta el mundo real para encontrarse con una sonriente compañera.

-Escuché todo lo de hoy –las palabras de Masayoshi provocaron una ira acrecentada a pasos agigantados en su interior, pero antes de replicar, quejarse y ponerse a la defensiva, la chica continuó -. Cuando yo iba al instituto no pude entrar a ningún club de la naturaleza porque no me admitieron. Les supliqué que me dejaran entrar, pero ni se lo plantearon porque era más joven que ellos. Recuerdo que entonces pensé que la vida era tan injusta… –los ojos de Masayoshi perdían brillo con cada palabra que pronunciaba, al igual que se marchitaba su sonrisa. Wakako se dispuso a decir algo, pero la chica continuó -. Sin embargo eso dio pie a que conociera a Tsubasa y a Tsubame, que estaban en la misma situación que yo. Fuimos los tres a quejarnos enérgicamente y a fundar nuestro propio club, pero al final no nos dejaron porque éramos muy pocos –repentinamente empezó a hablar como contando un cuento de hadas a un niño antes de dormir, haciendo aspavientos y poniéndole toda le emoción del mundo en sus palabras -. Yo terminé en el club de kárate y ellos dos en el de teatro. Pero, ¿sabes qué? todo eso sirvió para conocer a mis dos mejores amigos y para que aprendiera a defender lo que considero que es justo. Por eso pienso que deberías seguir luchando por un sitio en el aula de música, y si necesitas a alguien con carácter, aquí me tienes, ¡cuentas con mi apoyo! –la chica, cuyo rostro pálido se había vuelto a llenar de energía, sujetaba su brazo derecho por el codo y, flexionado, empuñaba su mano derecha, a modo de pose de confianza, mientras la miraba con un ojo guiñado.

-Kouhai… –tras las palabras de la chica, Wakako cambió súbitamente su actitud a una mucho más cercana. Supo entonces que su nueva compañera era una persona excepcional -. ¡Muy bien! –Rei la miro como confusa -. Si lo que quieres es que nos compenetremos, mañana en el instituto haremos cosas de amigas. ¡Y más te vale que puedas seguir mi ritmo! –el rostro de la chica empezó a iluminarse hasta lanzarse en un abrazo que Wakako evadió con gracia.

-¡Gracias, Tsuchimatsu-senpai! –dijo con una sonrisa y jugueteando con su pelo, y ambas continuaron su marcha con felicidad casi palpable -. Por cierto, puedes llamarme Rei, ¿vale?

-¡No! –dijo sin disminuir su sonrisa.

-¡Oye! –mientras las dos chicas que encerraban el poder de las guerreras legendarias empezaban a discutir sobre el tema, Yukari, desde la mochila de Rei, sonreía de alivio al ver que las chicas empezaban a interactuar exitosamente.

(...)

Bderobi avanzaba con paso lento pero seguro hacia su encuentro con Discolor. Era la primera vez que su superior se enfadaba tanto con él y todo gracias a esa niña y las lágrimas. Sin embargo había vuelto a ser llamado, por lo que había sido bendecido con una nueva oportunidad y no pensaba desaprovecharla, ya que no siempre se concedían segundas oportunidades. El fin de Phytophthora (フィトフトラ) era todavía demasiado reciente como para tomárselo a la ligera… Y no solo eso, sino que además esa seta metomentodo le había dicho que ese enchufado de Velchos también había sido relegado, por lo que todo esto podría ser incluso bueno para sus intereses. Parecía que todo le daba la cara a Bderobi y eso hacía que sus circuitos se estremecieran de la emoción. Estaba seguro de que terminaría completando esta misión y se ganaría la gloria que se merecía. Cada vez le cabían menos dudas de ello. Con todos estos pensamientos pronto empezó a percibir la sombra de Discolor, lo que aumentó su nerviosismo. Cuando estuvo lo suficientemente cerca como para verle la cara, Bderobi paró y esperó a que Discolor se pronunciara. Ésta, que se hallaba sentada mirando fijamente a su subordinado mientras avanzaba, esperó unos segundos antes de empezar su discurso.

-Hola de nuevo, Bderobi-kun. ¿Te han sentado bien las… vacaciones? –la mirada de Discolor era fría como de costumbre. Bderobi se limitó a hablar sin mostrarse muy irrespetuoso. O al menos intentando que así fuera.

-Si le soy sincero, creo que ha sido hasta beneficioso. Me siento despejado y lleno de nuevas ideas para completar mi objetivo.

-Oh, da gusto oírte hablar así, veo que por lo menos te has tranquilizado. Sin embargo debes considerarte privilegiado por tener una segunda oportunidad para demostrarme que mereces seguir siendo un guerrero de Mystic Forest, por lo que no quiero más errores.

-Así será, Discolor-san –Bderobi entonces empezó a retirarse, satisfecho.

-Una cosa más –Bderobi frenó y se dio la vuelta para atenderla -. ¿Te ha comentado Copelandia que ha aparecido una nueva guerrera legendaria? –los ojos de Bderobi por poco se salen de sus órbitas.

-¿¡Una… una nueva guerrera!? –en esta ocasión no pudo disimular su sorpresa.

-¿Supone eso un inconveniente para ti?

-¡No…! A-acabaré con las guerreras que sean necesarias para recuperar las lágrimas. Pronto volveré con resultados.

-Hum… –Bderobi se empezó a retirar con paso acelerado hasta desaparecer -. Hasta la visa, Bderobi-kun.

(...)

Al día siguiente Wakako se levantó como cada día, esto era, con mucha dificultad. Aunque normalmente ella dormía como un lirón, tenía la fortuna de que su madre era ama de casa y podía darle el toque final para que nunca llegara tarde a clase. La habitación de Wakako era totalmente diferente a la de Rei: era bastante amplia para ser una habitación de una sola persona, con las paredes pintadas de gris claro. Tenía un armario enorme totalmente desaprovechado, una cama occidental sobre la que todavía yacía intentando despejarse, un escritorio bastante amplio con un flexo, partituras, cuadernos y manga de todo tipo encima, y un espejo de cuerpo entero al lado del armario. La habitación estaba hecha un desastre y probablemente su madre la iba a poner fina durante el desayuno, pero eso iba siendo casi rutinario. En las paredes se hallaba una gran cristalera que conducía a un balcón, y un pequeño cuadro con lo que parecía ser una foto con la firma de alguien a su lado.

-¡Wakako, baja de una vez! –la voz de su madre se escuchó desde la cocina, y la chica no tuvo más remedio que terminar de levantarse para empezar a vestirse. Cuando hubo terminado bajó y desayunó con su madre, quien previamente había subido a su habitación para bajar y reprocharle su desorden, tal y como había vaticinado. Tras el desayuno cogió su mochila y su saxofón y salió a clase, sin acordarse de que el día anterior había quedado con Masayoshi en el cruce, por lo que se llevó una sorpresa al verla en la lejanía allí esperándola, saludándola enérgicamente una vez se percató de su presencia. Afortunadamente, por decirlo de alguna manera, Masayoshi y ella vivían relativamente cerca. Prácticamente realizaban el mismo camino hacia el instituto, sólo se separaban en un cruce que la separaba unos cinco minutos de su casa. Adiós a la tranquilidad de mi vida, pensaba la chica al imaginar que su kouhai querría realizar este trayecto juntas todos los días.

-¡Buenos días, Wakako-senpai! –Rei le dijo cuando estaban lo suficientemente cerca.

-¿Cómo puedes tener tanta energía tan temprano? –Wakako la miraba con una expresión de disgusto.

-Oh venga, ¡es un nuevo día, una oportunidad para hacer y aprender cosas nuevas!

-Creo que te odio, Masayoshi –Rei hizo caso omiso a la réplica de su compañera y siguió hablando.

-Bueno, ¿y qué vamos a hacer hoy?

-Ir a clase juntas, ¿te parece poco? –la chica andaba como un zombi sin dirigirle la mirada a su interlocutora.

-¡Pues claro que es poco! Pues si tú no pones de tu parte, llevaré yo la iniciativa. Hoy te presentaré a Shouta y los demás, para que nos vayamos conociendo, y luego podemos comer juntos en el jardín del central. Después de clase podríamos ir a un karaoke ¡Hace tanto que no voy a uno! Ya verás lo mal que canta Shouta, yo siempre lo vacilo con eso y se mosquea conmigo jajaja. Y precisamente  por eso vamos poco, porque él se siento un poco acomplejado, y yo tengo parte de culpa porque a veces me paso, pero siempre lo invito a algo después para que me perdone y le sonrío para que se le pase ¡qué simples son los hombres! Pero no hablaba de eso, como decía…

-Si alguien me apuñalara ahora se lo agradecería… –Wakako balbuceó con la fuerza que pudo. No sabía si esto era tan buena idea como le pareció el día anterior. Mientras Rei le seguía contando su vida y penurias, avanzaron con buen ritmo hasta el Hiyama. Una vez se hubieron allí pensó que debería ir al templo a orar por que no muriera por derrame cerebral en todo el camino. Allí divisaron prontamente a los amigos de Masayoshi, por lo que ésta la dejó en paz un rato y salió en su encuentro. Al rato le hizo una seña para que se acercara a ellos y ella obedeció.

-Chicos, os presento a Tsuchimatsu Wakako. Está un curso por encima de nosotros, es compañera de clase de Toriyama-senpai.

-Ey –los tres parecían impresionados. ¿No era esa la chica que por poco se la lleva a rastras el otro día?

-E-Esto… hola, senpai, yo soy Mori Tsubame, este es mi hermano Mori Tsubasa y él es Tachibana Shouta, encantados –Tsubame tardó un poco en decir nada, y lo hizo sólo porque Shouta no pronunció palabra alguna, quien era un experto en manejar este tipo de situaciones. Se hizo un silencio incómodo que empezó a tensar el ambiente demasiado, por lo que Rei decidió tomar las riendas y comentarles a los chicos los planes que le había contado durante el camino a su senpai.

-¿Sabéis lo que le estaba comentando a Wakako-senpai mientras veníamos? Le decía que deberíamos pasar el día juntos para que nos vayamos conociendo. Podríamos empezar por comer todos hoy en el jardín como hacemos siempre y hoy después de clase ir a un karaoke. ¡Seguro que-!

-Yo no podré quedar hoy, lo siento Rei-san –Shouta dijo secamente, atrayendo la mirada de todos.

-¿Shouta? –Rei lo miraba extrañada. Antes de que continuara el chico empezó a entrar en el edificio, por lo que los mellizos decidieron acompañarlo para ver qué sucedía. Al final se quedaron las dos chicas solas, Rei con una expresión de no comprender nada, Wakako con una indiferencia manifiesta.

Tras despedirse de Wakako, aún algo aturdida, avanzó hasta su clase para encontrarse con Shouta y los demás. Cuando entró se encontró con los tres reunidos en la mesa de Shouta, así que ella se acercó con cierto enfado.

-¿A qué ha venido lo de antes, chicos? ¿Me queréis explicar qué está pasando? –Rei hablaba con cierta inquisición en su voz, lo que provocó que Shouta avanzara un paso hasta encararse con ella.

-¿Que qué nos pasa? ¿Acaso no somos nosotros los que deberíamos hacerte esa pregunta? –la primera discusión con sus amigos, la indignación anormal de Shouta y las miradas curiosas de sus compañeros hicieron que Rei perdiera la seguridad que la caracterizaba.

-No sé a qué te refieres…

-¿Ah no? Déjame que te diga una cosa. Desde que fuimos al Yomisan nos has estado ignorando todo el tiempo. Nos has estado evitando por todos los medios, y cuando te pillábamos para hablar, andabas siempre con prisa. Y ahora, de repente, te presentas con una chica que hace unos días te llevó por la fuerza ¿y nos pides que actuemos como si no hubiera pasado nada?

-¡No! Pero tenía una razón para hacerlo, ¡tienes que creerme!

-¿Ah, sí? Qué razón –Rei se contuvo, sin saber muy bien cómo, y no siguió hablando. La conversación se había elevado hasta casi hablar a gritos.

-No… no puedo decírtelo –Shouta endureció aún más la expresión de su rostro -. ¡Pero te juro que no intento pasar de vosotros! –Rei dirigió la mirada hacia los mellizos, pero estos se la desviaron. Esto terminó por desolarla y bajó la guardia. Empezó a reinar el silencio hasta que entró por la puerta el profesor y todos volvieron a sus sitios. Rei, sin saber muy bien cómo, no contaba ya con el apoyo de sus amigos.

(...)

El resto del día fue tenso para los cuatro. No se dirigieron la palabra y al final del día cada uno fue por su cuenta. Sin embargo cuando Rei se disponía a partir hacia casa, se encontró con que su senpai la esperaba en la en los jardines exteriores.

-¿Quieres un poco de compañía? –Rei intentó sonreírle pero no lo consiguió. Así que se limitó a asentir levemente. El camino de vuelta empezó siendo silencioso y tenso. Wakako se dio cuenta de que estaba en sus manos intentar que la chica se animara, pero era prácticamente una desconocida. Sin su alegría innata rondándolas a ambas sentía que su relación era sólo de compañeras de recorrido, por lo que la chica se empezó a replantear toda esta situación -. ¿Quieres explicarme qué ha pasado? –la chica pensó que por lo menos quería saber cuál era el problema, aunque no sabía si ella querría contárselo.

-Últimamente he intentado evitar a mis amigos para proteger mi identidad de Pretty Cure. Ahora ellos creen que sólo soy una egoísta –su kouhai comenzó a hablar. Wakako sonrió -. La verdad es que no se me da bien mentir porque no me gusta, y todo pasó tan de repente… Yo no quería provocar esto, pero al final todo ha sido un desastre. Quizás tengan razón y no sea una buena amiga y no debería-

-No lo digas –las palabras de Wakako hicieron que Rei se sobresaltara -. Sabes que no es cierto. Si sois tan amigos como presumes estoy segura de que el chico alto tampoco está cómodo con esto. Sólo tenéis que poner de vuestra parte y hablar con seriedad.

-¿Pero y lo de las Pretty Cure?

-Deberías empezar a buscarte buenas excusas, las necesitarás. Puedes aprender de mí, soy una experta de la mentira –intentó mirarla a los ojos para mirarla con confianza. Por alguna razón, Rei sonrió.

-Siento haberte metido en este lío-kari –una voz infantil salió desde el bolse de Rei. Pronto emergió una cabeza tímidamente.

-¡Ahí va! ¿Has estado toso este tiempo ahí? Pensé que estarías en casa o te habrías quedado mudo, porque no callas.

-Ha sido un día tenso por mi culpa y no quería complicar las cosas-kari –la criatura le lanzó una mirada asesina y fugaz a Wakako, para después volver a bajar la cabeza en señal de arrepentimiento.

-No es culpa tuya, Yukari-kun –Rei se dirigió a la criatura con ternura.

-¿Kari?

-Prometí que te ayudaría y es lo que haré. Seguramente tendré más dificultades en el futuro, pero no me puedo venir abajo a primeras de cambio. ¡Así que lo he decidido! Hablaré con Shouta y le convenceré de que soy una chica guay –Yukari cambió su rostro y asintió en señal de gratitud. Rei empezó a elevar su cuerpo con una confianza que parecía muerta, y miró a su senpai tras pronunciar estas palabras -. Gracias, Wakako-senpai –le devolvió la sonrisa, y unos segundos después, empezó a hablar ella.

-¿Y quién te dijo que podías dirigirte a mí por mi nombre?

-¿Qué quieres decir? Ya somos amigas. ¡Los amigos se pueden permitir confianza!

-¿Qué tipo de razonamiento es ese?

-¡El razonamiento de la amistad!

-¡Deja de decir chorradas! –Yukari y Rei empezaron a reír ante la reacción de Wakako. La chica no tuvo más remedio que sumarse a las risas mientras continuaban con su camino.

(...)

Al día siguiente Wakako se levantó por sí misma, para consternación de su madre. La chica estuvo gran parte de la noche dándole vueltas a algo, y por eso estaba más nerviosa por levantarse. Su madre era una mujer alta, con el pelo largo y pelirrojo al igual que el de su hija, y con una expresión seria en todo momento. Sin embargo esa mañana tenía una expresión de preocupación mientras desayunaban, que contrastaba con el ensimismamiento de la chica

-¿Estás bien, Wakako? Te veo cansada.

-¿Qué? Ah, es sólo que he dormido mal.

-¿Uuh? Seguro que has estado toda la noche leyendo manga.

-No es eso, mamá. Pero creo que tengo un problema con una chica de clase.

-¿Un problema? Tiene que ser muy grave para que estés así –la madre de Wakako entonces le prestó más atención a su hija, por si seguía hablando.

-Pues la verdad es que sí. Es algo muy importante que creo que debo hacer pero que no le gustará nada, estoy segura.

-Si es tan grave como parece, no tienes más remedio que dar la cara. Si esperas que los problemas se solucionen solos, puede que terminéis incluso peor de como podríais terminar ahora –normalmente Wakako escuchaba reproches de su madre, al ser una mujer tan exigente y con tanto carácter, pero tenía que reconocer que sabía tratar bien los problemas de frente.

-Tienes razón. Gracias mamá –la mujer le dedicó una breve sonrisa.

-Vamos, ahora date prisa, que llegarás tarde –Wakako terminó de desayunar, recogió sus cosas y salió. Probablemente Masayoshi estaría esperándola ya allí, atacada por que llegaban tarde. O quizás se habría ido ya sin ella, total, tampoco eran tan amigas. Sin embargo al avanzar unos metros divisó a la chica en la lejanía en la esquina que dividía y juntaba sus caminos, por lo que aceleró un poco el paso para que no se enfadara mucho con ella para cuando la viera llegar. Pero algo no iba bien. Al acercarse un poco más descubrió que había con ella otra figura, era una especie de individuo rechoncho. Tras ver esto empezó a trotar. Probablemente fuera uno de esos tipos.

-¡Kouhai! –gritó cuando se hubo lo suficientemente cerca y divisaba ya la forma completa de su interlocutor.

-¡Wakako-senpai!

-¡Tú debes de ser la nueva guerrera que ha despertado! Me alegra que estés aquí, así tendré que ahorrarme el buscarte. Mi nombre es Bderobi, y soy quien acabará con vosotras de una vez y para siempre.

-¡Ja! Si ni siquiera se puede tomar en serio tu aspecto, ¿cómo quieres que me trague eso?

-Grrr… ¡Prionpire! –Bderobi reaccionó rápido al insulto de la chica y sacó uno de los icosaedros y lo lanzó al suelo.

-¡Chicas, transformaos-kari! –Yukari saltó de la bolsa de Rei al suelo para estorbar lo menos posible en el combate. Las dos chicas se miraron y asintieron. Ambas levantaron sus brazos y pulsaron su reloj, mientras se envolvían en un halo brillante mucho más amplio que cuando se transformaban por separado.

-Pretty Cure wake up! –gritaron al unísono. En cuanto a Rei, la pantalla en forma de corazón se llenó de un brillo verde y súbitamente la luz blanca que la rodeaba se reemplazó por este color. La chica bajó el brazo derecho y de su brazo izquierdo empezó a salir seda brillante que envolvió a la chica en un capullo. Después el capullos se rompió por el centro y del cuerpo brillante de la chica surgió una falda y su torso; después se rompió la parte de los brazos y surgieron sus guantes; luego se rompió la parte de sus piernas y surgieron sus botas; y lo restante del capullo se fusionó en un remolino para dar lugar a su largo abrigo. Su cabeza, aún brillante, se transformó de tal modo que su pelo, teñido de rubio, quedó recogido en una coleta, y como detalle final, un pin con un polluelo surgió en la parte derecha de su pecho.

En cuanto a Wakako, el brillo blanco pronto se sustituyó por uno rojizo lleno de vida. Mientras la chica apuntaba al cielo con su brazo, un volcán enseguida surgió bajo sus pies y la engulló por completo. Éste empezó a temblar, y tras un rato un brazo enguantado y formando un puño rompió la pared del volcán, seguido por el otro brazo con la palma abierta, que una vez fuera formó el puño con decisión y fuerza. Tras esto ambas piernas rompieron la escultura de un rodillazo, primero una y luego la otra, dejando ver unas largas botas que le llegaban hasta la rodilla. Una vez sus extremidades habían conseguido romper las paredes, lo que quedaba del volcán estalló, y las piedras que salieron disparadas se usaron para crear un vestido ajustado rojizo para vestir a la chica y una capa corta en su espalda con una lágrima dibujada en ella. El rostro de la chica se había mostrado en todo momento sereno, y una vez llegado este punto abrió los ojos con una gran sonrisa y una expresión agresiva, lo que provocó que su pelo se cubriera en llamas para teñírselo de rojo fuego y levantárselo, como si estuviera engominado. Como último detalle unos pequeños pendientes en forma de clave de sol aparecieron en sus orejas, contrastando con la agresividad de la escena.

-¡Sobrevive! ¡La defensora de la vida, Cure Bios! –dijo Cure Bios tras adoptar una postura en la que señalaba hacia el cielo con una sonrisa en sus labios.

-¡Vive! ¡La centinela de la tierra, Cure Geos! –dijo Cure Geos mientras levanta el brazo derecho encogido en un puño y extendía su otro brazo hacia abajo con la palma abierta.

-¿Y ya está-kari? –Yukari parecía confuso -. ¿Y la compenetración-kari?

-¡Paiaaaa! –antes de que las guerreras pudieran decir nada, la criatura se abalanzó sobre ambas, intentando atizarlas a cada una con un brazo. Las chicas en respuesta lo agarraron hasta detener el ataque, y justo después se miraron y asintieron.

-Un, dos,… ¡Tres! –las dos chicas elevaron al Prionpire  agarrándolo por el brazo, mientras éste intentaba zafarse pataleando inútilmente. Pronto las chicas lo tuvieron totalmente alzado y lo lanzaron hacia atrás, cayendo éste sobre el asfalto y levantando el polvo del suelo.

-Bderobi-san, esto es demasiado viejo –Bios se giró hacia el humanoide, pero éste ya se había embalado dispuesto a embestirla con su taladro. Mientras avanzaba hacia ella, la guerrera adquirió una posición apropiada para esquivarlo. Sin embargo el individuo recuperó su forma normal en pleno vuelo, por lo que avanzó a gran velocidad hacia ella con su forma normal, tomándola desprevenida y acertando con el taladro del brazo derecho en su pecho. La chica fue impulsada contra el suelo, y una vez allí, Bderobi la agarró por el abrigo y la lanzó al aire.

-¡Serás…! –Geos reaccionó como pudo y se lanzó hacia su rival, pero éste salió disparado hacia el encuentro con Bios. La chica no pudo hacer nada más que observar cómo Bderobi avanzó como una exhalación hasta golpear con tanta fuerza a Bios que salió disparada -. ¡No dejaré que te salgas con la tuya! –la guerrera dio un salto sobrenatural para pillar a Bderobi al vuelo, pero cuando avanzaba hacia él, éste se ensambló de nuevo y salió disparado hacia ella -¡Aaaaaah! –Cure Geos cargó todo lo que pudo su puño para detener el ataque de su enemigo, pero no pasó mucho tiempo hasta que éste venció su resistencia y salió también la otra guerrera por los aires. Al final de la oleada de ataques, Bderobi cayó al suelo amortiguando la caída usando su cola.

-Esto era mucho más fácil de lo que esperaba. El entrenamiento valió la pena –se dijo para sí, sin dirigirse a nadie porque ninguna de las dos chicas se veían cerca de allí. Tras esto se giró para buscar con la mirada a Yukari, y se encontró con que la criatura huía de la escena -. ¡No escaparás! –No esperó un segundo más y se lanzó a toda velocidad contra el hada, que corría por la calle buscando desesperadamente un sitio en el que esconderse. Para fortuna suya, encontró un hueco hacia un callejón por donde huir justo antes de que Bderobi lo alcanzara, por lo que el humanoide no tuvo más remedio que desviar su camino. Yukari encontró allí unos cubos de basura, entre los que se escondió atemorizado.

-Pretty Cure, dónde estáis… ¡Kari! –no duró mucho su alivio, ya que desde arriba su enemigo se disponía a embestirlo con todo. La criatura reaccionó como pudo y saltó antes de ser alcanzado, aunque como resultado del salto y del impacto se dañó una pierna, por lo que no pudo emprender una nueva carrera. Pronto Bderobi surgió de la nube de polvo con tranquilidad, y avanzó hacia su objetivo con una gran sonrisa maléfica.

-Y aquí termina tu aventura, pequeño. ¿Cómo? –Algo llamó la atención del guerrero. Una de las chicas avanzó desde las tinieblas del lado contrario por el que había ingresado Yukari a tal velocidad que no le dio tiempo a embutirse para salir de allí, por lo que frenó el impacto usando su taladro derecho.

-¡Creo que no me he presentado! –Cure Geos le asestó otro puñetazo a Bderobi que éste bloqueó con su otro taladro, pero retrocediendo un paso -. ¡Dónde estarán mis modales! –la Cure esta vez usó su pierna derecha para intentar abarcar todo el cuerpo del rival pero éste lo bloqueó con dificultad con ambos brazos, mientras retrocedía otro paso y con la tensión aflorando en su rostro -. ¡Mi nombre es Cure Geos, encantada! –y dicho esto giró sobre sí misma como si de Sonic se tratara y golpeó con su talón izquierdo el taladro de su cabeza, atontándolo y haciendo que se tambaleara un poco. Esta situación la aprovechó Cure Bios para surgir desde las tinieblas del lado contrario y asestar un puñetazo a su espalda, desplazándolo un poco. Ambas entonces se reunieron en la espalda de Bderobi.

-¡Aaaaaaaaaah! –como golpe final las dos se unieron para atizar con dos puñetazos llenos de energía la espalda, provocando una onda que lo lanzó fuertemente hacia adelante, perdiéndose.

-No has estado mal, Kouhai –Geos se dirigió a Bios con una sonrisa.

-Perdona, pero aquí eres tú la principiante –Bios le respondió con actitud desafiante. Pronto cambió su expresión a una de preocupación y avanzó hacia Yukari, en el suelo, dolorido -. ¡Yukari-kun! ¿Necesitas ayuda?

-¡Luego-kari! ¡Acabad con él antes! ¡Geos, llévate esto-kari! –la criatura sacó de su bolsito con presteza la Lágrima Fungi y la lanzó. Geos la atrapó y le dirigió una sonrisa a modo de agradecimiento. Luego ambas salieron en persecución de su rival. Las dos alcanzaron el final del callejón y se encontraron con Bderobi aun recuperándose, por lo que aceleraron su avance.

-¡Paiaaaa! –el Prionpire se interpuso en medio desde los aires, como intentando detenerlas. Sin embargo esto no produjo ninguna reacción en las chicas.

-¡Que te lo has creído! –ambas gritaron a la vez y usaron el mismo ataque que antes con Bderobi, provocando esta vez que el monstruo volara en pedazos.

-¿¡Queréis jugar duro, mocosas!? ¡He tenido mucho tiempo para planear vuestra perdición! –Bderobi empezó a gritar una vez los pedazos del Prionpire empezaban a caer desde el cielo, atrayendo la atención de las dos -. ¡Prionpire, ahora!

-¡Maldita sea! –Cure Bios ya había luchado contra esto antes. De los ocho pedazos que cayeron al suelo prontamente surgieron otros ocho Prionpire, que las miraban con malicia una vez estuvieron formados -. ¡Mira que eres poco origina Bde-!

-¡Prionpire, infección! –esto pilló desprevenida a la chica y los ocho monstruos saltaron cada uno sobre una de las casas que rodeaban la calle que ocupaban. De cada una de ellas surgieron brazos y piernas hechos con ladrillos, sus ventanas se convirtieron en los ojos y la puerta se ensanchó para dar lugar a la boca.

-Pupupu ¡Paiaaa! –el ruido de los ocho era casi ensordecedor.

-No puede ser…

-¡Prionpire, acabad con esto! –los monstruos comenzaron a levantarse y moverse, dejando a la vista algunas personas en el suelo, desmayadas. Los Prionpire rodearon a las chicas, y éstas se pusieron en guardia espalda contra espalda. Los monstruos se mantuvieron un rato así, hasta que dos de ellos empezaron a moverse entonando un gran grito.  Bios detuvo el gran brazo de su enemigo con gran concentración, sin embargo Geos saltó para evitarlo y patear a su rival, produciendo que Bios fuera golpeada por la espalda.

-¿Se puede saber qué haces? –dijo Bios tras patear el brazo que agarraba y atizar al monstruo con éste, con un gran enfado encima.

-¡Es culpa tuya por no estar atenta! –respondió Geos tras terminar su maniobra y lanzar al Prionpire. Sin embargo no tuvieron tiempo para seguir discutiendo y otros se lanzaron sobre ellas. Bios pateó el brazo que se le avecinaba para desviarlo y tener la oportunidad de golpear con fuerza el cuerpo de la bestia, tumbándola de espaldas; seguidamente otro intentó aprisionarla entre sus garras, pero la chica impidió que se cerraran del todo ejerciendo fuerza con sus brazos hasta liberarse por completo, dándole un puñetazo a una de sus patas para que perdiera el equilibrio justo después; a continuación un cuarto monstruo se dispuso a atacarla, pero la chica agarró por un brazo y la levantó en el aire, lanzándola contra dos Prionpire que se disponían a atacarla de nuevo. Por su parte, Geos detuvo el golpe de la bestia con su propio puño, arrancándoselo luego y tumbándolo golpeándolo con su propia extremidad; al siguiente que fue a por ella le lanzó el brazo que aún tenía en las manos para distraerle, y saltó a continuación encima suyo para fundirlo a puñetazos desde arriba hasta que cayó al suelo; mientras el anterior caía otro nuevo empezaba a acercarse por lo que la guerrera saltó, desvió ambos golpes que la criatura intentó asestarle y perforó su cuerpo con una patada giratoria. Al final del festival ambas guerreras se reunieron, jadeantes, mientras observaban cómo los Prionpire se reagrupaban para volver a atacar.

-Esto es insostenible, ¡tenemos que hacer algo! –Bios observaba a sus enemigos para ver cuál se lanzaba primero -. ¡Ya está, usa la Lágrima Fungi! –Geos cayó entonces en ello y sacó la lágrima de su bolsito. Rápidamente intentó introducirla en su Pegasus Mystic y funcionó. Acto seguido la guerrera apuntó hacia los Prionpire, a la vez que el aparato desprendía un brillo ocre.

-¡Pretty Cure-! –el sonido de un golpe detuvo a Geos y miró a su compañera: Bderobi se le había echado encima y ahora la guerrera se encontraba deteniendo su taladro derecho con ambos brazos cruzados.

-¡No te preocupes por mí, sigue!

-¡No lo permitiré, mocosas! –Bderobi entonces empezó a usar ambos taladros para intentar desestabilizarla. Geos volvió a concentrarse, mientras los Prionpire empezaron a avanzar hacia ella.

-Pretty Cure Sparkling Mould (プリキュアスパークリングモルド)! –De pronto la zona por la que apuntaba la guerrera empezó a cubrirse por una masa dorada, mientras nevaba una especie de polvillo del mismo color. Los Prionpire, que avanzaban con fiereza, poco a poco se fueron tranquilizando hasta que el moho acumulado los frenó por completo, sumado a que las esporas los atontaron hasta dormirlos. Geos sonrió al ver la imagen tan hermosa que le regalaba su propio ataque. La nieve debería ser dorada, se dijo para sí. Sin embargo volvió a la batalla tras escuchar el gemido de su compañera, que había sido golpeada y tumbada por su rival.

-¡Ahora es tu turno!

-¿Ah, sí? ¡Lo estaba deseando! –Geos avanzó hacia su rival para evitar que se ensamblara y partiera con ventaja. Golpeó su costado, pero el guerrero aguantó bien el golpe y atacó también el costado de su enemiga, provocando que ésta retrocediera. La chica entonces frunció el ceño y se lanzó a por él, pero éste se propulsó usando su cola como un muelle, elevándose por encima de ella y cayendo en picado sobre su cabeza. La guerrera legendaria frenó por poco su ataque sujetándolo por los hombros, pero sin acabar de quitárselo de encima.

-¡Aún estás demasiado verde para mí! –Bderobi entonces usó sus brazos para atacar el cuerpo de la chica, lo que provocó que ésta se retorciera de dolor. El humanoide cayó entonces al suelo y remató a la chica, pero cuando salió disparada, Bios alcanzó a interceptarla, cayendo al suelo las dos -. ¿Pero qué?

-No es una opción perder, Bderobi-san –Bios se empezó a levantar, con Geos observándola desde el suelo -. Puede que seas bueno, pero tengo un objetivo que cumplir.

-¿Qué pasa, conmigo no cuentas? –desvió la vista hacia su compañera, que empezaba a levantarse -. Reconozco que te he subestimado, Bderobi. ¡Pero defenderé esta tierra hasta el final!

-Geos…

-¡Ja! ¡Si tanta confianza tenéis, sacad todo vuestro poder! –y Bderobi se ensambló de nuevo para atacarlas con su extrema velocidad.

-No te muevas, Bios –la chica le susurró a su compañera y ésta asintió tras dudar un momento. Bderobi avanzó con su velocidad característica mientras que ambas lo esperaban con una pose preparada. Cuando estuvo a punto de golpearlas, se deshizo, repitiendo la misma estrategia, pero esta vez se encontró con las dos chicas preparadas para el ataque -. ¡Ahora! –ambas se lanzaron sobre su cuerpo y empezaron a acribillarlo a puñetazos, lo que provocó que el impulso que previamente había tomado se contrarrestara, y de hecho empezó a retroceder.

-¡Aaaaaaaaah! –las chicas siguieron un rato hasta recargar de nuevo un puñetazo a la par, impactando fuertemente sobre él y propulsándolo.

-¡Increíble-kari! –la voz del pequeño se escuchó desde sus espaldas. Las chicas se giraron y vieron al pequeño andando con dificultad.

-¡Yukari-kun!

-¡Probad a juntar fuerzas para vencer-kari! ¡Tomaos de la mano y dejad que la fuerza fluya-kari! –las dos chicas se miraron con cierta sorpresa.

-¿Qué hagamos qué?

-¡Rápido-kari! –Bios se miró la mano y luego a Geos con seriedad.

-¡Hagámoslo!

-¿Qué?

-¡Tenemos que intentarlo! –Geos suspiró e hizo lo que le pedían. Se agarraron de la mano y cerraron los ojos para concentrarse. Un halo brillante empezó a envolver a las chicas y éstas se miraron, complacientes. Bios levantó su brazo izquierdo, con la palma abierta dirigida al cielo. Geos tensó su brazo derecho, con la palma abierta dirigida hacia al suelo. Tras esto el halo se intensificó, y las guerreras legendarias juntaron su cuerpo. Ambas cerraron los ojos con solemnidad y juntaron sus frentes, tras lo cual-

-¡AAAAH! –pero Geos se retiró, asustada, cayendo al suelo de culo, señalando a su compañera con pavor en su rostro. Bios entonces la miró extrañada -. ¡Pe-pervertida! –la chica lentamente empezó a sonrojarse hasta ponerse como un tomate vestido de verde y blanco.

-¿¡Q-Que quieres decir!? ¡Tendría que estar loca para besar esos labios! –respondió la chica también señalándola, exacerbada.

-¿Me has mirado los labios? ¡No, kouhai, es un amor prohibido!

-¡¡CÁLLATE!! –Yukari observaba la escena con una de sus patas sobre su frente, mientras negaba con la cabeza.

-Debí irme a Splash Star-kari… ¡Dejad de hacer el tonto y preparaos para-!

-¡Pretty Cure…! –Bderobi gritó desde la lejanía, donde se veía cómo se incorporaba con dificultad. Las chicas prestaron atención a su rival y se volvieron a poner en guardia -. ¡ESTE ES VUESTRO FINAL, PRETTY CUUUUUUUUUUUUUUUUUURE! –Y volvió a embestir contra las chicas.

-¡Hagámoslo de nuevo, Geos! –ésta la miró algo extrañada.

-Pero ahora-

-¡frenémoslo, podemos hacerlo! –los ojos de BIos brillaban. Geos la miró, anonadada, y tras unos segundos adquirió una postura preparada para atajarlo.

-Esta kouhai… –dijo con una sonrisa. Inmediatamente Bios le sonrió y la imitó.

-¡DESAPARECEEEEEED! –Bderobi al fin llegó a las chicas y se encontró con que ambas lo recibieron agarrándolo por los hombros -. ¿¡Cómo!? –las guerreras retrocedieron unos metros hasta que consiguieron frenar. Bderobi no paraba con su ataque, pero había dejado de avanzar -. ¡Esto… Esto es… imposible!

-¡Aunque seas fuerte, yo tengo a Geos a mi lado! ¡No pienso perder si cuento con su ayuda!

-¡No te creas que por ser bruto dejaré que me humilles delante de mi kouhai, Bderobi!

-¡AAAAAAAAH! –con Bderobi bajo control, el paso siguiente fue flexionar el cuerpo hacia atrás, de manera que ambas quedaron de espalda y el taladro de su enemigo se clavó en el asfalto, provocando una nube de polvo hasta que el taladro de Bderobi dejó de girar, dejándolo semiinconsciente por el golpe.

-¿Estás bien, Bios?

-¡Sí, vamos allá! –ambas se incorporaron todo lo rápido que pudieron y se dispusieron frente a él y los Prionpire, totalmente fuera de combate.

-Pretty Cure Sylvan Beam!

-Pretty Cure Wild Eruption! –ambas usaron ambas fuentes de energía para impulsar a Bderobi y empotrarlo contra los monstruos durmientes.

-¡Aaaaaaah! –de tal manera que Bderobi reaccionó, aunque totalmente vulnerable al ataque de las guerreras. Al chocar éste contra sus invocaciones, sin embargo, frenó su avance, por lo que Bios sacó más potencia de su interior y consiguió enredar a sus rivales en una maraña de lianas.

-¡Tienes que golpear con más energía, Geos! –gritó Bios al ver que su ataque no era suficiente. Por lo que la centinela de la tierra se concentró, cerrando los ojos y desviando todo su poder hacia su Pegasus Mystic -. ¡Vamos, puedes hacerlo! –tras un rato acumulando energía, abrió los ojos y tensó su cuerpo.

-¡Aaaaaaaaaaah! –de su palma enseguida surgió una explosión salvaje de lava que, junto con piedras y cenizas varias, se dirigió furiosamente hacia la maraña de lianas. Todo esto, al juntarse, culminó en una explosión que mandó a Bderobi por los aires y exterminó a los Prionpire, cayendo los icosaedros al suelo para romperse y devolviendo las casas a su lugar correspondiente. Poco a poco los destrozos causados por el combate fueron enmendados por la estela milagrosa y misteriosa que siempre envolvía las victorias de las Pretty Cure.

-¡Ya está! –Bios salió al encuentro de Yukari y lo cogió en brazos mientras le dedicaba una sonrisa. Al coger al hada del suelo, se acercó de nuevo hacia su compañera, que no se dejaba de mirar en la dirección en la que había salido disparado Bderobi -. Pues no ha salido tan mal, ¿verdad? –exclamó Bios con diversión manifiesta en su voz. Se acercó hasta quedar a unos pasos de Geos, quien seguía sin moverse, con Yukari en brazos -. Está claro que nos falta un poco de coordinación, pero eso será cuestión de entrenar. ¡Pero eres mala conmigo, jo! Nunca sabes cuándo parar con la ironía. Esta Geos… ¿Geos? –cambió súbitamente su actitud cuando vio que no obtenía respuesta alguna, ni siquiera se movía. Al fin la guerrera se dio la vuelta y clavo una fría mirada en los ojos de Bios con una expresión seria. La chica pensó entonces que hasta ahora no la había visto con ese semblante tan maquiavélico.

-¿Sabes? He estado reflexionando bastante sobre esta situación –la chica levantó su brazo y extrajo la Lágrima Fungi del aparato y la agarró con el índice y el pulgar de su mano derecha -. Desde que Yukarin me contó su historia, hay una cosa que me perturba. ¿Por qué las lágrimas son útiles para esos tipos? No tiene mucho sentido que Chimaera intente ayudarlos, especialmente si tenemos en cuenta que a las que está ayudando es a nosotras –hace rato que la guerrera había dejado de mirar a Bios y se había perdido en el color y la forma de la perfectamente pulida piedrecita.

-Ellos no las quieren por su poder, sino por su capacidad de resucitar a Chimaera-sama antes de tiempo, como ya os lo expliqué-kari –Yukari hablaba con miedo y precaución en sus palabras. Algo no iba bien.

-Así que ellos únicamente nos atacan por estas pequeñas piedras, ¿verdad? Por lo que si las destruimos, acabará todo –Geos levantó la mirada y descubrió la sorpresa en ambos rostros -. ¿No es así?

-¡Pero Chimaera-sama vive en ellas! ¡Si las destruimos, nunca podremos devolverlo a la vida! –Yukari saltó de los brazos de Bios, aun teniendo la pata lastimada.

-Es un sacrificio que estoy dispuesta a hacer.

-No lo digas ni en broma –Bios avanzó unos pasos -. Le hice una promesa a Yukari-kun. Le prometí que volvería  a ver a su Chimaera y pienso cumplirlo.

-Dame las lágrimas, Yukarin –Geos extendió su mano izquierda hacia el hada. Bios avanzó todavía más, de modo que Yukari quedó detrás de ella y se encaró a tan sólo unos centímetros de ella. Estuvieron así unos segundos.

-Muy bien, entonces-

-¡Kari! –antes de que Geos hiciera nada, Yukari se ayudó del cuerpo de Bios para saltar y arrebatarle la Lágrima Fungi de la mano y caer detrás de ella, lastimándose aún más la pata. Aprovechando la confusión, Bios empujó a Geos a un lado y corrió hacia la criatura, cogiéndola en brazos y saliendo corriendo de allí. Cure Geos no hizo otra cosa más que observar cómo su compañera, la defensora de la vida, desaparecía en el horizonte sin volver la vista atrás. El ceño fruncido de la guerrera legendaria se acentuó aún más.

[ENDING&PREVIEW]

CURE GEOS: Las lágrimas deben desaparecer, ¿es que no te das cuenta? ¡Hagamos lo que hagamos esos tipos no pararán de perseguirnos hasta que las tengan en su poder! ¿Quién sabe qué podría pasarnos mañana con esto en nuestro poder?

CURE BIOS: ¡Me niego a destrozar los sueños de Yukari-kun! Me enfrentaré a quién haga falta para proteger mi ciudad y mis amigos, No dejaré que nadie sufra mientras esté en mi mano.

CURE GEOS: ¿Es eso? Pues no me queda más remedio que darte una lección para que entres en razón.

CURE BIOS: Si lo que quieres es pelea, no pienses que seré floja contigo. No permitiré que le pongas un dedo encima a Yukari-kun.

Episodio 7: ¡Choque de ideales, corazones enfrentados! ¡Cure Bios vs. Cure Geos!

______________________________________________________________________________________________________________________

El siguiente capítulo va a ser de los que me gustan a mí, tensos. Tengo la sensación de que tengo un problema, y es que trato de meter demasiada relevancia en los capítulos y poco relleno, a pesar de que tengo planeados episodios puramente relleno, al igual que lo fue en gran parte el del Yomisan. El caso es que estoy muy satisfecho con el resultado, la verdad, y espero de corazón que a vosotros también os esté gustando y que sigáis leyéndolo :)

P.D.: Elegance, empezaré mañana con tu fanfic, aprovechando que todavía no tengo demasiadas cosas encima. Voy a ir haciendo un word en el que ponga las cosas destacables, seguro que me hará falta XD


Última edición por Bunbee-san el Lun 24 Mar 2014, 21:03, editado 1 vez
avatar
Phoenix Mode
Cure Favorita :
Cure Lemonade

Fecha de inscripción :
16/01/2013

Localización :
Mystic Forest

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por pablot8806 el Lun 17 Mar 2014, 21:43

umm capitulo intersante, he leido mas veces "guerrera legendaria" de lo q la escuche en alguna temporada, yo senti q has querido meter a Wakako con Rei como pensando "somo precure tenemos que estar juntas todo el dia" si bien es lo normal de la saga, ahi veces por ahi q no es notorio, no se si me explico, quizas es diferente a leerlo de verlo, y tambien me resulto raro q Rei llame sempai a su compañera, no se si las HC llamaban asi a Itsuki o Yuri,
y lo nuevo para mi es q geos quiera destruir algo q tienen q proteger, me resulto raro por el hecho de q no es propio de precure, es como si una Yes hubiese querido destruir el Dream Collector para q los malos dejasen de molestarla, pero bueno eso se vera en el proximo cap, y quizas expliques el porq..
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
todas

Fecha de inscripción :
13/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Cure Elegance el Lun 24 Mar 2014, 17:28

No sé por qué, pero todo mi amor por Wakako se fue al cuerno con la introducción. No lo tengo claro, quizás por su falta de educación y respeto en ese momento, quizás porque no se la notó tan llena de energía como en el otro capítulo, o quizás porque va con pantalones. Esperaba más que tendiera por la airhead tosca y divertida pero incomprendida, tipo Ranmaru de Binbougami Ga, más que por la chulesca y cerrada chica que siente que nadie la entiende. Bueno, recuperó +1 de estima cuando le dijo NO divertida a la petición de Rei, y casi toda cuando estuvo peleando =P
 
Principalmente, debo decir que las protas este episodio me han resultado muy... extrañas. Rei en un tono timidillo hablando de su pasado para animar a la gente en especial (supongo porque había sido muy directa hasta ahora), Wakako quejándose de Rei cuando inicialmente ella había estado espiándola e interesada en ella (quiero decir, en ningún momento dio la sensación de que le pareciera pesada o que sólo le interesaba acerca de Precure)... No es que sea nada malo todo eso, quizás sólo sea simplemente el cómo me fui imaginando las escenas. Pero las chicas se me antojaron raras.
Me agradó el 'drástico giro de los acontecimientos' de los amigos de Rei hartándose de ella, no lo vi venir. Llámame cruel, pero que dure un par de episodios =P
 
La batalla, como siempre, fue épica, y Bdorobi no sólo no se ve más débil conforme va a avanzando la serie, sino que parece cada vez más habilidoso pese a estar usando siempre una misma estrategia de ataque (Bde, tío, con 3 taladros puedes hacer más, piensa un poco xD). El uso de los Prionpire no estuvo nada mal, aunque me da qué pensar si ya tienen ese nivel en el capítulo 6... O 7... El que sea xD El ataque de levadura dorada cayendo del cielo (musgo, semillas, polen, lo que sea) me gustó, considerando que nunca me agradaron ese tipo de ataques que sirven para dormir, bailar o hacer el gaitas.
Absolutamente genial el fail del yuri en el ataque dual, no lo vi venir y aparte de haber sido brutal tocaba las narices al dejar dicho ataque para el próximo episodio tras poner los dientes largos xD La idea de Wakako es también algo que debió haberse hecho hace tiempo en alguna temporada -es decir, peligra mi mundo y el tuyo que ya está destruido, pero si rompo el objeto legendario fastidio a los villanos y salvo mi mundo... Y es más seguro. Why not? Que te den, koala-, espero con ganas el próximo episodio.
 
P.D: la puya de Splash Star... Tsk, tsk... Y la de Madoka pudo haber sido un poco más obvia, que me costó verla con sólo el nombre de Meguka xC
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
Cure Elegance

Fecha de inscripción :
05/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por pablot8806 el Miér 26 Mar 2014, 21:37

se supone q las cure son guerreras protectoras, por eso no se vera en alguna temporada q alguna quiera destruir lo q esten protegiendo, ademas lo explicaron las suite en ns1 Razz
avatar
Yes! 5 Go Go
Cure Favorita :
todas

Fecha de inscripción :
13/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Bunbee-san el Dom 30 Mar 2014, 17:56

Youkoso. Como siempre, vamos a empezar con las críticas y comentarios diversos. Lo primero es que me pareció curioso aquello de que puse demasiadas veces lo de "guerrera legendaria" y es cierto, esa semana tenía grabada esa expresión por algún motivo y la utilizaba constantemente XD Y bueno pdt, en todas las temporadas las Pretty Cure son las mejores amigas, creo que es bastante normal que se quieran conocer más a fondo. Y lo de senpai no es del todo cierto, si mal no recuerdo Nozomi llamó "senpai" al menos durante los primeros episodios a Komachi y a Karen, además de que Wakako y Rei prácticamente no se conocen, así que infiero que se merece un trato más respetuoso (tu comentario me recordó a que no hay ninguna Cure que haya tratado al hada con el "kun" como lo hace Rei, lo que sí que me parece curioso, aunque no creo que lo cambie XD) Lo más importante, sin embargo, es tu comentario sobre que las chicas no deberían destruir lo que les confiere el poder. Sin embargo, independientemente de que eso sea cierto, me parece infinitamente mucho más importante el sentido común, y me parece perfectamente viable que Wakako no tenga ningún interés en arriesgarse por algo que no le confiere en absoluto. Precisamente lo que pretendo con eso es dar un toque de atención para recuperar el sentido común, y como ya dijo Elegance anteriormente, me parece que es un tema que ya se debió haber tratado con anterioridad, y mira que han tenido oportunidades para ello.

Muy bien, con respecto a Elegance, tengo que decir que entiendo tu reticencia hacia Wakako: esperabas un personaje más animado y femenino. La intención de ese personaje es, precisamente, dar un giro a lo que tenemos de Pretty Cure hasta ahora: es cierto que ya habíamos tenido personajes como Rin, pero he querido ir un poco más allá. En concreto, el fundamento de este personaje es uno de Detective Conan, Sera, que me parece increíblemente mona y no es tan femenina como otras. En cuanto a lo que respecta a su actitud, puedo entender lo de que te decepcionara por su comportamiento tosco, aunque esa faceta aún no la había mostrado y, como con todo, tiene un trasfondo que en algún momento de la historia se desvelará. En cuanto a la actitud de los personajes me he encargado de explicarlo lo mejor que he podido en este capítulo: si aún no queda claro, o bien no he conseguido expresarme correctamente o bien no te parece suficiente, y tengo que confesar que es un aspecto que me intriga. Por último, prometo limitar los chistes a otras temporadas, lo juro XD y lo de Meguka tío, si sabes qué es Madoka se me hace hartamente complicado que no pudieras asociar uno con otro.

Bueno, como siempre os doy las gracias por comentar y valorar, y aquí os traigo un episodio que, como ya os había adelantado antes, me ha encantado relatar (aunque al final terminó siendo un poco diferente de lo que había planeado en un principio, veremos qué tal). Creo que nada más, disfrutad del capítulo en cuestión.

______________________________________________________________________________________________________________________

¡Choque de ideales, corazones enfrentados! ¡Cure Bios vs. Cure Geos!


Esa misma mañana, Rei no fue al instituto. Al llegar a casa, y gracias a que su madre trabajaba y no estaba en casa, subió a su habitación, se encerró, dejó a Yukari encima de la cama y se acostó, todo sin pronunciar palabra.

-Rei- ¡Ay! –el hada intentó acercarse a la chica pero no fue capaz de avanzar por su pata, que la tenía hinchada y rojiza. Al escuchar el gemido de la criatura, la chica levantó su cabeza de la almohada, volviendo a la realidad.

-¡Yukari-kun! –enseguida la chica salió por la puerta, y volvió tras unos minutos con un botiquín -. Perdona por olvidarme de tu herida -. Rei masculló sin muchas ganas de hablar mientras le cogía la pata y la examinaba.

-Rei-san… –la chica descubrió una pequeña herida y empezó a rebuscar en el botiquín -. Siento que todo haya terminado así.

-No es culpa tuya, Yukari-kun –Rei sacó alcohol y algodón para desinfectar la herida -. Esto te va a doler un poco, ¿vale? –la mascota asintió y se preparó para ser tratado. Mientras, ella siguió hablando -. Estaba yendo todo tan bien… ¿Por qué ha decido estropearlo todo? Pensé que éramos amigas de verdad.

-A veces los amigos se pelean- ¡Ay! –exclamó Yukari al sentir el líquido en su pata -. Quizás sólo deberíais hablar las cosas-kari –la chica quedó pensativa tras escuchar las palabras del pequeño y no dijo nada mientras seguía con el tratamiento de su pata.

[OPENING]

-¿Qué tal te encuentras?

-¡De maravilla-kari! –la criatura movía su pata vendada como intentando sentir dolor -. ¡Eres genial, Rei-san!

-Anda, deja de hacer eso, que te volverás a lastimar.

-¡Sí-kari! –Yukari la miraba en todo momento con una gran sonrisa que hacía que la chica paliara sus emociones -. Pero, ¿cómo es que sabías lo que tenías qué hacer?

-Toriyama-senpai nos enseñó cómo tratar heridas de pequeñas aves y mamíferos los primeros días del club. Fue lo primero que aprendimos –Rápidamente una sonrisa amarga se dibujó en su rostro mientras se absorbía en sus recuerdos -. Recuerdo que Tsubasa, Tsubame y yo estábamos totalmente impacientes por empezar a ver aves en libertad, pero Toriyama-senpai nos miraba con seriedad siempre que se lo pedíamos y decía “¿queréis salir ahí fuera sin tener la más mínima idea de cómo debéis ayudar a los animales en problemas? ¡Por encima de mi cadáver!” Y no nos dejó en paz hasta que gastamos todas las vendas de la enfermería jajaja… –el hada observaba cómo la chica pronunciaba esas palabras con melancolía. Ante esto, Yukari cambió su semblante a uno más serio, y anduvo unos pasos hasta posarse casi en el regazo de su interlocutora.

-¡Rei-san! –Rei escapó de sus memorias y observó a su pequeño amigo con una mirada seria y sus patas delanteras sobre su cintura de koala mágico -. Si hay algo que he aprendido desde que te conozco es que no puedes ser más apasionada. Y precisamente por cómo lo exteriorizas con tus amigos sé que los cuatro os queréis y ninguno de vosotros queréis separaros. ¡Así que escucha! –el pequeño apuntó con su pata derecha a la cara de la chica, y arrugó su pezuña de modo que pareciera que la estaba apuntando con el dedo índice -. Ya puedes ir yendo a hacer las paces con ellos porque sino no os lo perdonaréis nunca y yo me enfadaré-kari. ¡Y soy una bestia temible cuando me enfado! –no pudo evitar mirarlo con asombro.

-Yukari-kun –los ojos de Rei se empezaron a empañar hasta que no pudo reprimir las lágrimas -¡Ven aquí!

-¡Kari! –y la chica se lanzó sobre el pequeño para apretarlo con fuerza sobre su pecho. Cuando se hubo satisfecha, lo cogió con ambos brazos y lo puso delante de ella, apreciando en su cara la falta de oxígeno a la que había sido sometido.

-¡Tienes razón, Yukari-kun! La vida es un don tan maravilloso que hace falta ser tonto como para perderlo llorando. Haré las paces con todos, incluida Wakako-senpai, ya verás –Yukari observó el rostro de la chica cuando se recuperó y encontró en él la misma cara que lo había salvado la primera vez que se encontraron, por lo que la criatura le devolvió una sonrisa.

-Pero voy a necesitar que cooperes –la sonrisa de Rei era ahora bastante maliciosa, mientras que la de Yukari se truncó por completo.

-¿Kari?

(...)

Antes de hacer nada, la chica se mentalizó para el día que le esperaba. Empezó por darse un baño para despejarse y quitarse tanto el estrés acumulado como el cansancio de la batalla que había tenido no hace mucho. Tras esto, se cambió de ropa y vistió su ropa de calle favorita: un vestido azul claro largo, un cinturón blanco, unas medias negras, unas botas azul oscuro, una chaqueta del mismo color, un bolsito negro y su complemento preferido, una boina negra alta debido a su abundante cabellera. La gente normalmente decía que su forma de vestir la hacía parecer mayor de lo que era, cosa que por algún motivo hacía que Rei se sintiera orgullosa. Una vez vestida, le pidió a Yukari que se girara para que la viera.

-¿Qué tal? –Rei levantó una pierna, guiñó un ojo e hizo el signo de la paz con su mano derecha.

-¿Qué tal qué-kari? –la ilusión de la chica se derrumbó de repente y se dispuso a agarrar su bolso para salir.

-No entiendes nada de chicas, Yukari-kun –dijo mientras se acercaba a él para cogerlo en brazos mientras la miraba con confusión -. Aún es pronto para ir a verlos, estarán todos en clase, así que vamos a ir a comprar verduras y carne para hacer un estofado y que mamá no se enfade mucho conmigo, ¿vale?

-¡Kari! Pero… ¿y cómo voy yo? –Rei observó su pequeño bolso y la pata herida de Yukari y empezó a divagar.

-Será mejor que te quedes aquí, necesitas reposo –sentenció con seriedad.

-¡Pero quiero ayudar-kari! Puedes llevarte la mochila de clase, ahí quepo perfectamente-kari.

-Pues ayúdame recuperándote –de sus brazos lo depositó en su cama y le echó una manta por encima -. No tardaré mucho, ¿vale? –y le dio un beso en la frente antes de salir. Yukari, sonrojado, observó a la chica mientras salía por la puerta.

El sol brillaba con elegancia, acompañando a un viento suave que aplacaba el efecto del calor casi primaveral. Rei salió de casa con gran decisión, y a cada paso que daba se daba cuenta de que la tristeza llevaba demasiado tiempo acompañándola, hasta el punto de que pensaba que estos últimos días no era la misma chica que solía ser. Mientras avanzaba con energía se iba convenciendo en que ya iba siendo hora de dejar de lado lo negativo para centrarse en sus amigos y en su compañera: esto de las Pretty Cure no iba a separarla de lo que ella más quería. Fue al supermercado y a los mercados de la ciudad que tan bien conocía para comprar todo lo que necesitaba para intentar evitar que su madre la colgara boca abajo en el balcón. Era la primera vez que hacía algo así y, aunque se llevaba de maravilla con su madre, cuando se enfadaba era como un volcán. Cuando se vio satisfecha con lo que llevaba para casa y terminó de hablar con los dependientes que le preguntaban trivialidades, se dirigió a la tienda en la que trabajaba para saludar a su compañero y comprarle una golosina a Yukari. Es como tener un perrito, pensó para sí mientras sonreía. Volvió a casa con unos caramelos del anime revelación, Meguka, y cuando llegó se encontró con que el pequeño se había quedado dormido. Colocó su regalo encima de la mesita y bajó para empezar a cocinar. Prácticamente estuvo ocupada hasta la hora de comer cuando su madre llegó. Tragó saliva, se enderezó, y esperó temblorosa a que apareciera su madre.

-¿Por qué huele tan bi-?

-Bienvenida~

(...)

-Hum…

-Tehe… –la chica miraba a su madre con una sonrisa nerviosa, mientras que ésta la miraba a ella con desconfianza y a Yukari, que se encontraba en el regazo de Rei lamiéndose la pata herida.

-Así que un koala en un callejón –la mujer tomaba té mientras no les quitaba la mirada de encima. La madre de Rei, Maboroshi Yuuka, trabajaba como secretaria en un bufete de abogados y estaba prácticamente todo el día fuera. Ella era la que se encargaba de sustentarlas a ambas, ya que no aceptaba la pensión de su padre por el divorcio debido a su orgullo. Aunque toda la vida había sido una mujer alegre y activa, los problemas que tuvo con su ex marido y el ambiente a veces tenso en el que trabajaba la había vuelto rigurosa y siempre dispuesta  a defenderse. Sin embargo todo el estrés que había sufrido no se reflejaba prácticamente en ella, ya que seguía siendo una mujer hermosa con bastantes admiradores, que veían frustradas sus intenciones debido a su reticencia a entrar en otra relación y a su fuerte carácter. Tenía el pelo largo y dorado, un cuerpo bien cuidado y un rostro con una expresión de seguridad en todo momento -. ¿Crees que deberíamos llevarlo a un veterinario?

-No te preocupes, en mi club mi senpai me enseñó a tratar con estas cosas –Yuuka seguía mirando con desconfianza a su hija. Pero se rindió al cabo de unos segundos ¿cómo iba a engañarla, en todo caso, con un animal herido si lo estaba viendo con sus propios ojos?

-Está bien, me rindo –exclamó la mujer mientras se levantaba para dejar la taza en el fregadero y Rei y Yukari aprovecharon para respirar con alivio -. Pero insisto en que te lo lleves a que lo vea alguien. Esos ojos tan dilatados tienen que ser mala señal.

-¡Sí! –exclamó la chica mientras Yukari se decía para sí que no tenía los ojos dilatados -. Mamá… ¿Podré quedarme a Yukari-kun?

-¿Ya le has puesto nombre? De verdad… –Yuuka miró a su hija como si no tuviera remedio -. Mañana iremos a que lo vea un veterinario, y si nadie ha denunciado su desaparición, te lo podrás quedar –los ojos de Rei se iluminaron ante sus palabras.

-¡Yay eres la mejor madre! –y se lanzó a abrazarla.

-¡Vale, vale! –exclamó divertida mientras su hija la apretaba con fuerza -. Anda, dale algo de verdura a Yukari-kun y siéntate a comer, que llegaré tarde.

La casa en la que vivían Yuuka, Rei y ahora de manera oficial Yukari no era muy grande para ser una casa. Tenía un pequeño jardín en el que las dos plantaban flores todas las primaveras, un seto que limitaba su hogar con la carretera y un enorme árbol que pertenecía a la casa ya mucho antes de que ellas vivieran allí y que oficialmente pertenecía a la chica. Dentro de la casa todas las estancias eran pequeñas, parecía más la casa de un soltero que la de una madre y su hija, pero ambas se apañaban bien con eso. La cocina no era excepción, y dentro de ella había una pequeña mesa que hacía de comedor y donde estaban sentadas en ese momento, comiendo. Las dos mujeres hablaban de sus cosas, Yuuka hablaba de la gente de su trabajo como si hablara con cualquier compañera una noche de copas y Rei trataba a su madre de la misma manera: ambas eran como dos amigas más, aunque esto era posible porque Rei tenía en cuenta en todo momento que con quien hablaba era su madre. En medio de la conversación se hallaba Yukari en el suelo, comiendo unas cuántas hojas de lechuga, pensativo ante el futuro como mascota que le aguardaba. Sin embargo sabía que era necesario pasar por esto: no podía pedirle a la chica que cargara con tanto y esta situación la ayudaría a llevar la carga de ser una Pretty Cure, o al menos eso esperaba. Cuando las mujeres terminaron su coloquio recogieron entre las dos la mesa y la cocina. Al poco la madre partió de nuevo y quedaron los dos solos, y Rei se preparó para dar su siguiente paso del día.

La chica calculó a la perfección el tiempo que tardaría en ir al instituto y la hora en la que los alumnos saldrían. No pasó mucho tiempo desde que se quedó esperando en la puerta a que sonara la campana, y no mucho después la marea verde cotidiana y repetitiva empezó a circular, envolviéndola y tragándosela, provocando algunas miradas curiosas a las que no le prestó la menor atención. Rei miraba con seriedad y analizaba la gente que salía en busca de sus amigos.

-¿Estás segura de esto-kari? Igual es un poco pronto… –escuchó que le decía el pequeño desde su bolso.

-No puedo dejar que mis amigos me odien, no lo soportaría. Tendrán que escucharme sí o sí –la decisión de sus palabras consiguió que Yukari no dijera nada más. Tras el desalojo de la mayoría de los alumnos, la corriente se hizo bastante más débil de modo que la gente se podía apreciar con mayor claridad. La chica ya estaba empezando a pensar que a lo mejor no los habría visto al salir o que ellos la habrían evitado a propósito cuando los vio en la distancia. A pesar de estar los tres juntos, no parecían muy animados, y cada uno miraba en una dirección distinta, aunque ninguno al frente. Fue Shouta quien dirigió primero la mirada por accidente hacia Rei y captó a la chica, imposible de camuflarse por destacar entre el afluente y acentuó su mirada, indicando que aún seguía enfadado. Dudó unos segundos, pero no se dejó amedrentar y se dirigió con paso firme hacia ellos. Pronto los mellizos también la percibieron y un flujo de emociones azotó sus rostros. Cuando se hubo lo suficientemente cerca paró, al igual que los otros tres. No hablaron durante unos segundos. Al ver que no decía nada, Shouta hizo ademán de apartarse y de evitarla pero la chica le cortó el paso. Iba a protestar, pero vio en su rostro una mirada seria y decidida que casi le heló el corazón. Sin embargo, cuando pensó que iba a comenzar a echarle en cara cualquier cosa, para su sorpresa inclinó su cuerpo hacia adelante y le ofreció entre sus manos su bolso.

-¡MIS MÁS SINCERAS DISCULPAS! –el grito de la chica por poco causa más de un ataque al corazón entre los presentes. Ante la escena, Shouta agarró lo que le ofrecía y la abrió, con los mellizos ya a su lado, ojeando también. Tal y como les había dicho, se encontraron con un pequeño animalillo con una pata vendada, que los miraba con desconfianza.

-¡Q-Qué mono! –exclamaron los mellizos al unísono.

-¡Ah! –esta vez fue Shouta quien exclamó al ver que la chica se había arrodillado e hincado la frente en el suelo -. ¡Re-Rei-san, levántate por favor!

-¡NO HASTA QUE ME PERDONÉIS!

-¡Vale, vale, te perdonamos, pero deja de hacer eso! –decía ya un poco ruborizado. Al levantarse del suelo y mirarlos a los tres con vergüenza, sus interlocutores emitieron una risita ahogada, luego una risa algo más sonora y al final ya una risotada bien grande. La chica se empezó a sonrojar.

-¡N-No os riais encima, que esto ya es bien difícil!

-¡E-Es que se te ha pegado un envoltorio de chicles en la frente! –alcanzó a articular Shouta. Rei comprobó lo que le decían y al rato empezó a acompañarlos. Cuando la risa, exagerada para canalizar toda esa tensión acumulada, cesó, se miraron todavía con una sonrisa en sus labios. Rei no lo reprimió más e intentó abarcarlos a los tres con un abrazo.

-Siento que-

-No Rei-san, todo es culpa mía. No te creí e influí en estos dos. Debí haber confiado en ti.

-¡Oye, que no somos títeres!

-¡No creímos a Rei por nuestra cuenta, somos tan malos como Shouta!

-¿Cómo se supone que me tengo que tomar eso? –una pequeña risa volvió a surgir. Rei se separó un poco del grupo y los miró con ternura y unas lágrimas en sus ojos. Al final clavó su mirada en quien más cerca tenía. Ambos se volvieron a ruborizar.

-¡Oye, que seguimos aquí!

-¡No somos personajes secundarios jo! –ambos empezaron a exclamar desde la retaguardia y los chicos volvieron en sí. Se giraron hacia los mellizos y empezaron a hablar.

-Así que este es el famoso Yukari-kun –dijo Shouta acercando la bolsa a los demás.

-¡Es ultra mono! –exclamó Tsubame acercando una mano con cuidado para acariciarlo sin asustarlo.

-Y es verdad que tiene los ojos dilatados –Tsubasa lo miró con malicia.

-Escuchad chicos, todavía tengo que tratar un asunto pendiente con Toriyama-senpai. Probablemente todavía siga dentro, por lo que iré a buscarla. ¿Queréis esperarme y vamos a tomar algo después?

-¡Hamburguesa ya-!

-No te preocupes por nosotros, Rei-san, habla lo que tengas que hablar con ella –Shouta interrumpió las palabras de los mellizos, que habían juntado sus cuerpos, levantado los brazos uno junto al otro mientras levantaban el pulgar y guiñaban el ojo que tenían más cerca de su correspondiente hermano, de modo que parecían otros dos Pretty Cure.

-¿¡Eeeeeeeeeeeeeeeh!? –exclamaron mirando hacia Shouta e interrumpiendo su coregrafía.

-Está bien, te los confío –agarró la bolsa con la criatura, se despidió con una ligera inclinación y salió corriendo hacia dentro.

-¿¡Eeeeeeeeeeeeeeeh!? –exclamaron mirando hacia Rei mientras se alejaba.

-¿Por qué has dicho eso? ¡Yo quería pasar tiempo con ella!

-¡Eso!

-Lo sé chicos, pero tenemos que ponerle las cosas fáciles. Sea lo que sea por lo que haya pasado ya se va recuperando, y tenemos que ayudarla a que vuelva a ser la de siempre –dijo mientras les revolvía el pelo a los dos y observaba a la chica alejándose, con una sonrisa en su rostro.

(...)

Ya en el edificio, Rei avanzó con una mezcla de alivio por lo que acababa de pasar y de nerviosismo por lo que estaba a punto de suceder. No tenía muy claro si su senpai seguiría allí, a pesar de que era normal en ella quedarse después de clase en el instituto por alguna razón que desconocía, de la misma manera que avanzaba hacia el aula en el que se reunía el club sin mucha confianza y un tanto a ciegas. A medida que avanzaba estaba menos segura de lo que hacía, pero una vez se hubo delante de la puerta del aula, se armó de valor y entró. Tras correr la puerta, se encontró con Toriyama sentada en una mesa con un montón de papeles, revisando uno de ellos en el momento en el que la chica la interrumpió. Al percibir el sonido, Toriyama levantó la cabeza ligeramente para advertirla, y luego siguió con lo suyo. Rei no supo muy bien qué hacer, pero había llegado hasta allí para arreglar las cosas y eso era lo que iba a hacer.

-Vaya, Toriyama-senpai, ¿qué es todo eso? –dijo Rei mientras avanzaba hacia la chica con cierta seguridad.

-Es extraño verte aquí a estas horas, Masayoshi-san –se limitó a decir Misaki sin desviar la vista de sus documentos.

-Quería hablar contigo porque estoy harta de esta situación –Rei dijo secamente, lo que llamó la atención de su interlocutora -. Estos últimos días me has ignorado porque te defraudé el otro día. Sé que hice mal, pero te pedí disculpas de corazón y aun así me tratas como si fuera una extraña. ¡Yo quiero volver a los antiguos tiempos en el que te gustaba enseñarme cosas, y sé que la tensión no ayudará en nada! –ahora la chica sonreía mientras hablaba, lo que provocó que Misaki reflejara un rostro perplejo -. ¡Así que te vuelvo a pedir disculpas y espero que aceptes mis sentimientos! –e inclinó su cuerpo hacia adelante. Misaki, visiblemente impresionada, se levantó y tranquilizó, y avanzó hasta quedar delante de ella.

-So-soy yo la que debería disculparse –Rei levantó el cuerpo y vio que su senpai le desviaba la mirada -. Cuando te fuiste sin más pensé que ya no te importaba seguir trabajando en el club, y eso me sentó mal. Pero no he conseguido descifrar tus intenciones, por lo que parece. No quería hacerte daño, créeme. No he sido buena persona, ¿verdad? –sus palabras adquirieron un matiz tenebroso tan de repente que un escalofrío recorrió el cuerpo de Rei. Ante esto, la chica agarró sus dos brazos y la miró fijamente con una sonrisa. Misaki la miró asustada y se sonrojó.

-Venga, dime lo que tengo qué hacer y terminamos esto en nada –la pose de confianza que adoptó la chica provocó que Misaki esbozara una sonrisa y le empezó a explicar qué era lo que hacía.

Estuvieron así alrededor de una hora. Al parecer, Misaki estaba eligiendo el programa del club y debía cumplimentar los permisos necesarios para hacer la siguiente excursión del club. Entre conversaciones esporádicas y comentarios absurdos que hacían reír a Misaki de vez en cuando, las dos chicas terminaron antes de lo previsto. Eligieron una zona lacustre, aprovechando que llegaba la primavera y las aves iban a completar la migración hacia el Norte. Al terminar, Misaki se encargó de llevar los documentos al consejo y Rei se despidió de ella. Al parecer todo iba sobre ruedas para la chica.

-Te felicito-kari –escuchó que decía la criatura cuando salía por la puerta del instituto -. Eres una chica de fiar-kari.

-Por supuesto que sí –dijo la chica con una gran sonrisa. Cuando la chica iba ya llegando a casa la noche prácticamente había inundado las calles. Las farolas alumbraban lo que podían con cierta eficacia, aunque más de una parpadeaba como queriendo apagarse. La que me va a caer, pensaba la chica para sí mientras aceleraba el paso. Sin embargo no tardó mucho en ver una silueta en la esquina que dividía el trayecto para ella y Wakako. Podría ser cualquiera, pero algo le decía que no podía otra persona que su senpai. Avanzó con paso firme hasta que pudo distinguir que, en efecto, Wakako la esperaba con un semblante serio. Rei paró cuando ambas eran alumbradas por la misma farola intermitente.

-Imaginaba que tarde o temprano aparecerías por aquí –Wakako dijo con cierta tensión. Rei, sin embargo, tenía aun la esperanza de que podía solucionar esto hablando.

-Hola –intentó seguir sonriendo sin parecer demasiado antinatural -. ¿Qué tal-?

-Déjate de rollos –la chica extendió su mano de nuevo -. Dame esas lágrimas.

-No puedo hacer eso –no tenía pinta de que la cosa se fuera a solucionar fácilmente.

-No… No entiendo el por qué –su senpai parecía irritarse gradualmente -. ¿No te das cuenta de que todo esto sólo nos traerá la desgracia?

-¿Pero acaso no ves que Yukari está sufriendo? ¡Es nuestro deber protegerlo!

-¿Por qué, eh? ¿Por qué nosotras? ¡Este planeta estaba perfectamente hasta que esa criatura llegó! ¿Qué culpa tenemos de sus desgracias?

-¡Eso es cruel e irresponsable! Me da igual de quién sea la culpa… ¡Pero si alguien necesita ayuda, es nuestro deber hacer todo lo que esté en nuestra mano!

-¿Pero es que no te das cuenta de que todo esto implica a toda la Tierra? ¡Está en peligro mi familia, la tuya, tus amigos…! ¡Así que deja de hablar como si todo esto fuera sólo asunto tuyo! No eres más que una cría, ¿lo sabes? ¡Eres una insensata que no merece tener este poder! –llegado este punto hablaban casi a gritos. Y fue entonces cuando Rei no pudo soportar más la presión.

-Estoy harta… ¡Estoy harta de que me trates como si fuera escoria! Te crees muy adulta y sabia, ¿verdad? Te crees que eres superior a los demás por tocar el saxofón y hacerte la dura, ¿a que sí? Eres la única que no se equivoca y los demás somos idiotas por tener sentimientos, ¿es eso? ¡Pues que sepas que aquí la única cría que veo eres tú! ¡Maldita antisocial!

-¡AAAAAAAAAH! –las palabras de Rei fueron el detonante necesario para que Wakako se lanzara sobre ella. Ambas cayeron al suelo y se agarraban por las manos, mirándose entre sí con furia. A pesar de que Rei tenía experiencia en el combate, en ese momento no estaba lo suficientemente lúcida como para poner en marcha su estrategia como karateka, además de que su compañera, aunque en ese momento fueran cualquier cosa menos camaradas, era más fuerte que ella -. ¡Te vas a enterar, niñata! –y tas esto le dio un puñetazo en la cara que la dejó casi inerte en el suelo, inofensiva y sangrando. Wakako paró de ejercer fuerza al ver que su rival no ofrecía resistencia. Sin embargo de repente levantó la cabeza, con una mirada de ira que no había visto jamás en nadie. Rei le lanzó una patada en el estómago y la apartó de encima de ella. Entonces dejó la mochila en el suelo y levantó su brazo. Yukari surgió con visible miedo para ver lo que estaba sucediendo.

-¡¡Por lo que más queráis, parad ya!! –entonces Rei posó su pulgar sobre su Pegasus Mystic con tanta fuerza que por un momento pensó que atravesaría el cristal, y entonces se empezó a envolver por una luz blanca.

-PRETTY CURE WAKE UP!!! –el grito que pegó casi la deja sin voz. La pantalla en forma de corazón se llenó de un brillo verde y súbitamente la luz blanca que la rodeaba se reemplazó por este color. La chica bajó el brazo derecho y de su brazo izquierdo empezó a salir seda brillante que envolvió a la chica en un capullo. Después el capullos se rompió por el centro y del cuerpo brillante de la chica surgió una falda y su torso; después se rompió la parte de los brazos y surgieron sus guantes; luego se rompió la parte de sus piernas y surgieron sus botas; y lo restante del capullo se fusionó en un remolino para dar lugar a su largo abrigo. Su cabeza, aún brillante, se transformó de tal modo que su pelo, teñido de rubio, quedó recogido en una coleta, y como detalle final, un pin con un polluelo surgió en la parte derecha de su pecho.

-¡Sobrevive! ¡La defensora de la vida, Cure Bios! –dijo la chica tras adoptar una postura en la que señalaba hacia el cielo con una mirada fría en sus labios. Wakako, con la mano en su estómago dolorido, alzó la vista para ver cómo Cure Bios la miraba con desprecio. Se empezó a levantar y adquirió la pose necesaria para transformarse.

-Pretty Cure wake up! –el brillo blanco pronto se sustituyó por uno rojizo lleno de vida. Mientras la chica apuntaba al cielo con su brazo, un volcán enseguida surgió bajo sus pies y la engulló por completo. Éste empezó a temblar, y tras un rato un brazo enguantado y formando un puño rompió la pared del volcán, seguido por el otro brazo con la palma abierta, que una vez fuera formó el puño con decisión y fuerza. Tras esto ambas piernas rompieron la escultura de un rodillazo, primero una y luego la otra, dejando ver unas largas botas que le llegaban hasta la rodilla. Una vez sus extremidades habían conseguido romper las paredes, lo que quedaba del volcán estalló, y las piedras que salieron disparadas se usaron para crear un vestido ajustado rojizo para vestir a la chica y una capa corta en su espalda con una lágrima dibujada en ella. El rostro de la chica se había mostrado en todo momento sereno, y una vez llegado este punto abrió los ojos con una gran sonrisa y una expresión agresiva, lo que provocó que su pelo se cubriera en llamas para teñírselo de rojo fuego y levantárselo, como si estuviera engominado. Como último detalle unos pequeños pendientes en forma de clave de sol aparecieron en sus orejas, contrastando con la agresividad de la escena.

-¡Vive! ¡La centinela de la tierra, Cure Geos! –dijo Cure Geos mientras levanta el brazo derecho encogido en un puño y extendía su otro brazo hacia abajo con la palma abierta.

-¡Aaaaah! –Bios se lanzó contra Geos en cuanto terminó su transformación. Intentó asestarle un puñetazo lleno de rabia en el pecho pero su contrincante lo frenó con firmeza. Siguió lanzando unos cuantos puñetazos que Geos frenó con eficiencia y, cuando ésta tuvo la oportunidad, le propinó una patada en el costado para desestabilizarla. Tras esto la lanzó con puñetazo, y justo después salió tras ella.  No tardó mucho en llegar después del impacto para meterse en la nube de polvo, y cuando iba a conferirle otro puñetazo la chica no estaba allí. Geos desvió la mirada hacia arriba pero ya era demasiado tarde: Bios la agarró de la capa y la lanzó por los aires, para luego perseguirla de un salto y asestarle un golpe con ambos puños unidos para lanzarla lejos del área residencial.

-Espero que no se maten-kari… –Yukari miraba con nerviosismo cómo las dos chicas se alejaban de allí.

Geos aterrizó como si de un meteorito se tratase en un parque amplio e iluminado por lámparas, que le daban un toque solemne, y poco después Bios cayó grácilmente a unos metros de ella, esperando que se levantase.

-¿Te das cuenta de lo inútil que es esto? ¡Intentas evadir la realidad a base de golpes! –Geos se empezó a levantar mientras esgrimía una afilada sonrisa.

-Te recuerdo que las hostilidades las empezaste tú –Bios empezó a avanzar hacia ella con paso lento -. Aquí la única que no quiere ver la realidad eres tú, Cure Geos. ¡Intentar destruir las lágrimas equivale a huir de tus problemas! Da la cara a la vida, lucha por tu destino, ¡vive!

-¡No dices más que estupideces! –Geos se lanzó de nuevo hacia la chica, y cuando Bios lo percibió, hizo lo mismo. Se encontraron en mitad del camino y empezaron a intercambiar puñetazos que bloqueaban entre las dos, entre gritos de furia y decisión. Tras unos fútiles intercambios, Geos lanzó una patada que la chica detuvo con su brazo izquierdo, y ante esto posó sus manos en el suelo y giró con las piernas abiertas, impactando con decisión sobre Bios, que se defendía con los brazos cruzados. Esto le dio ventaja a Geos para regresar sus piernas al suelo e impulsarse de frente contra su rival, pillándola desprevenida y haciéndola retroceder de un cabezazo. Justo cuando iba a empezar a acribillarla a puñetazos, Bios se agachó y le propinó un gancho que su rival bloqueó, ante lo que Bios respondió con un salto de espaldas para pasar por encima de ella, de manera que agarró su cabeza en pleno salto con ambas piernas y la lanzó contra el suelo, cayendo Bios de espalda y Geos de cabeza. La Cure verde dio un salto hacia atrás y empezó a cargar un puño con un grito. Geos se levantó visiblemente mosqueada  e hizo exactamente lo mismo.

-¡AAAAAAAAH! –las dos guerreras se lanzaron contra su rival y chocaron provocando un sonoro estruendo. Las dos se mantuvieron con el puño en contacto, levantando un vendaval a su alrededor, mientras intentaban avanzaran con ímpetu hacia su rival, lo que provocó que empezaran a saltar chispas verdes y rojas.

-¡Me niego a permitir que tu imprudencia decida el destino del planeta! ¡Por eso yo, Cure Geos, centinela de la tierra, protegeré aquello que más quiero de quien intente marchitarla! ¡Ríndete de una vez!

-¡Jamás! ¡Soy la defensora de la vida, Cure Bios! Mi trabajo es defender a todo ser que necesite mi ayuda, sea quien sea, y eso es lo que haré. ¿Quién te dice a ti que esos tipos no nos atacarán aun destruyendo las lágrimas? Y hoy he visto que tengo mucho por lo que luchar como para permitir que ellos triunfen: mi madre, mis amigos, Toriyama-senpai… –las imágenes de las sonrisas de las personas con las que había hablado hoy afloraron en su cabeza -. Todos ellos me han enseñado que tengo el poder para vencer a cualquiera. ¡Y yo te enseñaré eso que he aprendido! –Geos flaqueó y Bios avanzó con más decisión, lo que provocó que el puño de esta última avanzara exitoso e implacable y que la otra chica saliera por los aires. Al poco aterrizó de nuevo un poco delante de Bios, que se hallaba jadeando, de nuevo en guardia.

-No… Estás equivocada… Tengo que proteger… tengo que- –Geos empezó a levantarse con su mano izquierda sobre su hombro derecho, dolorida por el encontronazo. Sin embargo no le dio tiempo a terminar su frase, ya que el sonido mecánico del vuelo de Bderobi enseguida inundó el área.

-Pretty Cure contra Pretty Cure, ¿eh? –Bderobi se desensambló en el aire, cayendo pesadamente entre las dos contrincantes -. Será mejor que-

-No te metas… –Bderobi se giró hacia Bios, confuso. Tensaba sus brazos y tenía la mirada baja.

-…donde no te llaman –ahora miró a Geos, aún extrañado. Sus piernas temblaban, también con la mirada baja.

-¡NO TENGO TIEMPO PARA TI! –al tiempo que ambas exclamaron, se lanzaron como una bala y con el puño hacia delante para impactar sobre el individuo, Geos en el cuerpo, Bios en la cabeza. Fue todo tan esporádico que Bderobi no tuvo tiempo de defenderse y, tras recibir ambos impactos, ambas chicas continuaron avanzando, de modo que el humanoide comenzó a girar en el aire como si fuera una peonza.

-¡Aaaaaaaaah! –mientras aún seguía dando vueltas, Bios se acercó a él y detuvo su martirio de un puntapié, lanzándolo contra el suelo. Antes de que pudiera incorporarse del todo Geos ya se había acercado lo suficiente a él como para levantarlo con ambas manos mientras pisaba su flagelo para evitar que saliera volando.

-¡Aaaaaaaaaaaaaah! –y de un rodillazo lo mandó lejos de allí. Bios vio lo que hacía la otra guerrera y persiguió a Bderobi, de modo que cuando lo hubo sobrepasado, usó ambas piernas juntas para golpearlo y devolverlo contra Geos.

-¡YA ESTÁ BIEN! –Geos, que ya lo esperaba en posición defensiva, recibió a Bderobi en posición de ataque, y ambos empezaron a intercambiar golpes. Bderobi usaba, sin embargo, los taladros de sus brazos de manera tan torpe que por cada ataque que bloqueaba recibía inmediatamente uno con el brazo contrario. No tardó mucho en sumarse Bios al intercambio y empezó a repartirle por detrás, de modo que la armadura del humanoide sufría cada vez más el asedio del que era víctima. Ante esta situación, Bderobi usó su flagelo para agarrar la pierna de Bios y lanzarla contra Geos, y cuando se libró de las dos chicas, se empaquetó y puso en marcha su mecanismo.

-¡NO ESCAPARÁS! –ambas gritaron al unísono.

-Pretty Cure Sparkling Mould! –Geos apuntó con toda la velocidad posible para que la nieve dorada empezara a rodear a Bderobi. Para desgracia del ser, las esporas empezaron a penetrar en su mecanismo y pronto su vuelo empezó a ralentizarse. Geos agarró de una pierna a Bios justo después de lanzar el ataque y, con toda la fuerza de la que disponía, la lanzó contra la figura, de modo que el impulso que consiguió gracias a la gran fuerza de su compañera la llevó hasta ponerse a la par con Bderobi, cosa que aprovechó para lanzarle una patada similar a un chut de fútbol para desestabilizarlo y dirigirlo hacia el suelo.

-¡AAAAAAAAAAAAAAAAAH! –Sin embargo Bderobi no tardó en recuperarse del impacto y rápidamente se dirigió a por Geos, que se encontraba en el suelo observando la escena. Al ver que su enemigo se disponía a atacarla, Geos separó sus piernas, sonrió agresivamente y apretó en su Pegasus Mystic el destello rojizo. Tras esto, abrió la palma de su mano y con toda la fuerza de la que disponía la golpeó contra el suelo, flexionando sus piernas e hincando una rodilla en el proceso, sin dejar de mirar hacia Bderobi.

-PRETTY CURE WILD ERUPTION! –un vendaval rodeó enseguida a la chica, y al poco una columna de furia magmática consumió el cuerpo del humanoide, de manera que se desestabilizó por completo y empezó a dar vueltas conforme el giro del ataque -¡aaaaaaaaaaaaaAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH! –el in crescendo grito de la chica acompañaba al flujo de la energía, de manera que a cada segundo que pasaba un boquete más grande se iba abriendo bajo de la palma, y el viento que rodeaba a la chica era cada vez más agresivo, levantando su falda, su pelo, su capa y sus accesorios. Una vez en el clímax del ataque, todo el cuerpo de la chica se hundió en un agujero que se hizo todavía más profundo en la palma de su mano, levantando trozos de roca que volaron por el cielo. Esto se tradujo en la situación de Bderobi de manera que salió por los aires hasta perderse en el cielo estrellado. Sin embargo Bios no se vio contenta con esto y saltó al vórtice creado por Geos para salir en su persecución. Una vez en el cielo nocturno, Bderobi se abandonó a las heladas corrientes para relajar su cuerpo de la tremenda paliza que había recibido. Sus ojos estaban cerrados, de modo que pensaba qué le iba a decir a Discolor una vez volviera de esta manera al gran árbol. Sin embargo un destello interrumpió sus pensamientos, y abrió los ojos para ver lo que sucedía: nada más abrirlos descubrió que una palma estaba a escasos centímetros de su cara, con visibles magulladuras provocadas por la columna de Geos, dispuesta a disparar con todas sus energías.

-Esto no pu-

-Pretty Cure Sylvan Beam! –y una maraña de lianas estalló en su cara, mandándolo a toda velocidad contra el suelo del que venía. Al cabo de unos segundos se estrelló de nuevo, y tras un poco más de tiempo Bios cayó frenada por una de sus lianas. Tras esta vorágine de sucesos, las guerreras legendarias se acercaron hacia su enemigo con paso lento. Bderobi, que se intentaba incorporar como podía, observó con terror cómo ambas se alzaban por encima, mirándolo con seriedad.

-Bderobi-san –Bios retrajo su puño con fiereza y retrasó una pierna para apoyarse en el ataque. Geos imitó su postura.

-¡No vuelvas nunca más! –y ambas golpearon el torso del humanoide, con tanta fuerza que provocaron que la armadura del sujeto se resquebrajara.

-¿¡Q-QUÉ!? –ante el asombro de Bderobi, el golpe de las dos chicas se hizo lo suficientemente fuerte como para abrir más la herida, y tras unos segundos de impacto, el hombre salió volando, esta vez perdiéndose definitivamente. Al contrario que hasta ahora, sólo algunos daños fueron reparados por aquel postcombate benigno. Tras la desaparición de Bderobi en el horizonte, las dos chicas se miraron aún con odio en su mirada. Sin embargo Bios en esta ocasión vio cómo los ojos de Geos temblaban, lo que provocó que cambiara su expresión a una preocupada. Geos interpretó esto como señal de debilidad y empezó a cargar el puño para golpearla, pero antes de que se lanzara a por ella, Bios esbozó una sonrisa que la desconcentró por completo.

-¿A-A qué viene eso? –Geos empezó a hablar totalmente desconcentrada.

-Que ya he comprendido tu problema. No eres egoísta, Wakako-senpai –a medida que empezaba a hablar, se destransformaba -. Sólo estás confusa por todo esto, ¿verdad? Tienes miedo por esta situación e intentas escapar de la manera que se te ocurre, ¿verdad?

-¿Q-Qué dices? ¡Yo no tengo miedo de esos tipos! Eso sólo lo-

-Jajaja ¿pero cómo no me di cuenta antes? Yo también tenía miedo hasta hoy, ¿sabes? ¡Y he conseguido superarlo! Siento mucho no haber conseguido verlo antes, ¡pero ahora te puedo ayudar! –Rei tenía los brazos abiertos y se había acercado todo lo que Geos la había dejado.

-¡Ca-cállate! ¿Por qué tienes que sonreír de esa manera? ¡Déjalo de una vez!

-¡Wakako-senpai, por favor! –ante la escena que tenía delante, Geos se limitó a huir de allí, dejando a Rei con los brazos abiertos y con su sonrisa todavía patente. Mientras observaba cómo la chica se alejaba, se le vino de golpe un pensamiento a la cabeza.

-¡Ahí va, Yukari-kun!

(...)

-¿Qué significa esto, Bderobi-kun? –Discolor descubrió al humanoide intentando atravesar el gran árbol sin atraer su atención. Vio que estaba lleno de magulladuras y que tenía su coraza  rota, por no hablar de que hacía nada había salido en busca de las Pretty Cure.

-E-Esto, Discolor-san…

-Bderobi-kun… ¿has usado la segunda oportunidad que te di… para esto? –el rostro serio de la mujer le recordó a Bderobi al que acababa de ver en esas dos guerreras.

-Ve-vera-

-¿¡Me estás diciendo que las dos Pretty Cure acabaron contigo sin que haya pasado una hora desde que saliste de aquí!?

-Di-Discolor-san…

-¡Bderobi-kun! –unas raíces surgieron repentinamente del suelo y envolvieron a Bderobi. Rápidamente éstas lo atrajeron hasta Discolor, quedando a tan sólo unos centímetros de su cara -. ¡Un solo combate más! ¿¡Me oyes!? ¡Un solo combate más que pierdas y seré yo quien te sepulte en una tumba herbácea si antes no acaban contigo esas dos niñas! ¿¡Me he explicado con claridad!? –Los ojos de Discolor desprendían un brillo dorado y su rostro parecía a punto de estallar.

-¡S-S-Sí señora!

-¡Entonces fuera de mi vista! –tras esto la mujer lanzó a su subordinado lejos de allí y empezó a subir hacia su rama usando una de sus gruesas raíces -. ¡Velchos-kun, necesito una taza de té!

-¡Ipso facto! –Velchos no podía ocultar una sonrisa de satisfacción en su rostro.

(...)

-¡Lo siento mucho! –al día siguiente, Wakako se presentó en el lugar de trabajo de Rei. Había ido a su casa pero se encontró con su madre, que le dijo que los fines de semana trabajaba en esa tienda a tiempo parcial. Así que Wakako entró como una cliente más y acto seguido se inclinó frente al mostrador, para asombro de la chica. Tuvieron la suerte de que en ese momento no hubiera nadie más allí -. He pensado en lo que dijiste y tenías razón. Yo… no quería que me vieras como una debilucha. Soy tu senpai y pensé que era mi deber estar segura de mí misma, pero el miedo me consumió y al final no sabía lo que hacía –Rei aún no podía creer lo que veía. Era increíble el contraste entre la chica dura y sarcástica que solía ser a la chica vulnerable y arrepentida que era en ese momento. Rei, que tenía una tirita en la mejilla como recordatorio del día anterior, saltó por encima del mostrador y agarró los hombros de su interlocutora.

-No sabes cuánto me alegra que estés bien, Wakako-senpai. Yo también dije cosas duras ayer y te pido disculpas. Olvidémoslo todo, ¿vale?
Rei-san… Está bien –ante la sonrisa de Wakako, Rei se lanzó en un abrazo, pero la chica lo esquivó de nuevo con gracia.

-¡Oye! –dijo visiblemente dolida.

-¡No te confundas, kouhai! Puede que me hayas dado una lección, pero eso no significa que puedas abrazarme.

-¡Cómo que no, si me has llamado por mi nombre! –ante esto Wakako retrocedió.

-¡Ah! Bu-bueno, esto…

-Aww qué mona te pones siendo tsundere –Rei levantó las manos, moviendo los dedos siniestramente, como queriendo agarrarla, con una sonrisa maliciosa en sus labios -. ¡Ven aquí, si lo estás deseando!

-¡A-Aparta! ¡Pervertida!

-Te prometo que seré tierna~ -Rei empezó a perseguirla hasta que la atrapó y empezó a sobarla como buscando bultos. En ese momento entró alguien en la tienda y, al ver el panorama, decidió abandonar sin decir una palabra. Tras esto las dos se miraron y estallaron en una carcajada, símbolo de la amistad que se estaba empezando a forjar entre ambas.

[ENDING&PREVIEW]

REI: ¡Por fin podemos estar los cinco juntos! ¡Estoy segura de que esto será el inicio de una gran amistad!

SHOUTA: ¿Qué hacemos en el karaoke? ¡Que sepas que no pienso cantar para que te rías de mí!

WAKAKO: ¡Venga, no seas tan estirado! Empiezo yo si queréis: Lullaby of Birdland that’s what I always hear when you sigh~

TSUBAME: ¡Increíble, Tsuchimatsu-senpai, qué voz tienes!

???: ¡Venga, ahora voy yo! I was caught in the middle of a railroad track. THUNDER!

REI&WAKAKO: ¿¡Y quién se supone que eres tú ahora!?

Episodio 8: We’ve been thunderstruck! ¿¡Tarde de karaoke con un nuevo enemigo!?

______________________________________________________________________________________________________________________

En efecto, es como el capítulo 8 de Futrari pero algo más bestia XD La derrota de Gekidrago está patente, no puedo decir que no, pero desde un principio sabía que tenía que hacer un capítulo en honor a ese, que es uno de mis favoritos. En cuanto al preview, estuve mucho tiempo dudando sobre si traducir el título del siguiente o dejarlo en inglés, al final me decidí por esto último porque las traducciones suelen traer la pérdida de la referencia, si bien es cierto que dejarlo en inglés no me gusta como queda. Así que vosotros juzgadme. Llevo esperando para relatar el siguiente capítulo una eternidad, ya comprenderéis por qué, o ya lo explicaré, sin embargo con ese iré mucho más lento por exámenes y tal, quizás lo tenga para Mayo o me dé un arranque de esos míos de creatividad y lo haga en tres días, ya se verá.


Última edición por Bunbee-san el Vie 18 Abr 2014, 15:38, editado 1 vez
avatar
Phoenix Mode
Cure Favorita :
Cure Lemonade

Fecha de inscripción :
16/01/2013

Localización :
Mystic Forest

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

:dream: Re: Alive! Pretty Cure

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.